La Celestina: tragicomedia de Calisto y Melibea, Volume 1 (Google eBook)

Front Cover
E. Krapf, 1899
1 Review
  

What people are saying - Write a review

User Review - Flag as inappropriate

A classic...
Taught in high school back in Spain, I had to read it then... I was surprised at the time. I thought "what can I possibly learn from it? It's so old!". But I was mistaken... It's a great book with an interesting plot.

Selected pages

Contents

I
xi
II
11
III
23
IV
73
V
84
VI
98
VII
127
VIII
136
IX
159
X
185
XI
200
XII
221

Common terms and phrases

Popular passages

Page 218 - Martin y de otros muchos lugares; y tantos que, avnque tengo la diferencia de los gustos y sabor en la boca, no tengo la diuersidad de sus tierras en la memoria. Que harto es que vna vieja como yo, en oliendo qualquiera vino, diga de donde es. Pues, otros curas sin renta..., no era offrecido el bodigo, quando, en besando el feligrés la estola, era del primer boleo en mi casa.
Page xxxiv - ARGUMENTO DE TODA LA OBRA Calixto fue de noble linaje, de claro ingenio, de gentil disposición, de linda crianza, dotado de muchas gracias, de estado mediano. Fue preso en el amor de Melibea, mujer moza, muy generosa, de alta y serenísima sangre, sublimada en próspero estado, una sola heredera a su padre Pleberio, y de su madre Alisa, muy amada.
Page 223 - ... no se desdore aquella hoja de castidad que tengo assentada sobre este amoroso desseo, publicando ser otro mi dolor que no el que me atormenta.
Page 115 - ¡Quemada seas, alcahueta falsa, hechicera, enemiga de honestidad, causadora de secretos yerros! ¡Jesú, Jesú! ¡Quítamela, Lucrecia, de delante, que me fino, que no me ha dejado gota de sangre en el cuerpo!
Page 201 - Quando ella tiene que hazer, no se acuerda de Dios ni cura de santidades. Quando ay que roer en casa, sanos están los santos; quando va a la yglesia con sus cuentas en la mano, no sobra el comer en casa.
Page 82 - ¡O desdichado de mí!; por ser leal padezco mal. Otros se ganan por malos, yo me pierdo por bueno. El mundo es tal; quiero yrme al hilo de la gente, pues a los traydores llaman discretos, a los fieles necios. Si [yo] creyera a Celestina con sus seys dozenas de años acuestas, no me maltratara Calisto.
Page 17 - Assi que viendo estas conquistas,-* estos dissonos é varios juyzios, miré á donde la mayor parte acostaua, é hallé que querían que se alargasse en el processo de su deleyte destos amantes, sobre lo qual fuy muy importunado...
Page 16 - Pero aquellos para cuyo verdadero plazer es todo, desechan el cuento de la hystoria para contar, coligen la suma para su prouecho, ríen lo donoso, las sentencias é dichos de philósophos guardan en su memoria para trasponer en lugares conuenibles á sus autos é propósitos.
Page 120 - Quiero pues en tu dudosa disculpa tener la sentencia en peso y no disponer de tu demanda al sabor de ligera interpretación.
Page 116 - ¿Perder y destruir la casa, y la honra de mi padre por ganar la de una vieja maldita como tú? ¿Piensas que no tengo sentidas tus pisadas y entendido tu dañado mensaje? Pues yo te certifico que las albricias que de aquí saques no sean sino estorbarte de más ofender a Dios, dando fin a tus días.

Bibliographic information