Poemas christianos ...: por el autor del Evangelio en triunfo. Publicados tor (Google eBook)

Front Cover
J. Doblado, 1799 - 378 pages
0 Reviews
  

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Selected pages

Common terms and phrases

Popular passages

Page 110 - ... inspiras el deseo. Lejos de que consigan mis pecados, aunque tan grandes y multiplicados, arrancar de mi pecho la esperanza, ellos animarán mi confianza, y te diré con ansia reverente, imitando al Profeta penitente, perdónalos, Señor, como tú sabes; porque son muchos, porque son tan graves, porque son sin medida y desusados. Cuanto mayores son mis atentados, y cuanto más me aflige su memoria, tanto es mayor el triunfo de tu gloria.
Page 1 - ¿Yo para que nací ? Para salvarme. Que tengo de morir es infalible. Dexar de ver á Dios y condenarme Triste cosa será, pero posible : ¡ Posible ! ¿y duermo, y rio, y quiero holgarme ? ¡ Posible ! ¿ y tengo amor á lo visible ? ¿ Qué hago ? ¿ en qué me ocupo ? ¿ en que me encanto ? Loco debo de ser, pues no soy santo.
Page 1 - Yo, ¿para qué nací? Para salvarme. Que tengo de morir, es infalible. Dejar de ver a Dios, y condenarme, triste cosa será, pero posible. ¿Posible, y duermo, y río, y quiero holgarme? ¿Posible, y tengo amor a lo visible? ¿Qué hago, en qué me ocupo, en qué me encanto? Loco debo de ser, pues no soy santo.
Page 352 - ... se acabarán mis males pasajeros, y empezarán los bienes verdaderos. Yo aspiro a un trono de inmortal grandeza, trono que nunca acaba cuando empieza, y debo con mis méritos ganarlo; yo he sido delincuente, debo expiarlo. Yo me dirijo a celestial destino, fuerza es sufrir las penas del camino. ¿Qué importa que esta vida deleznable se pase en la amargura, si de vida mejor y perdurable puedo ganar con ella la dulzura? El mal dura muy poco, y con la muerte en corona de gloria se convierte.
Page 109 - ... puerto, y cuando entrando en tu sagrado templo, atónito contemplo, que en la santa y divina Eucaristía te ofreces nuevamente cada día, para obtener de Dios y su clemencia las gracias del perdón y penitencia; ¿cómo mi corazón, aunque culpado, viendo en ti tanto amor, tantas finezas, no aguardará tranquilo y confiado el perdón de sus míseras flaquezas? Bien sé, Señor, que a fin de que no sea mi confianza vana y presuntuosa, debo con alma firme y generosa hacer las obras que tu amor...
Page 337 - Dios viene, y que su boca besa! El recibe con ansia enardecida esa carne, que al alma da la vida, esa carne de un Dios sacramentado, que destruye el pecado. que de su fuego el corazón aviva, de la inmortalidad simiente viva, que con activo ardor el pecho enciende, ya más alta virtud subir pretende. Arde de nuevo en el amor divino; pero la paz le descubrió el camino, el dolor se la trajo, la esperanza puso en el corazón la confianza y encendió de la fe la antorcha oscura, despertando su amor...
Page i - Christianos, en que se exponen con sencillez las •verdades más importantes de la Religión, por el autor del Evangelio en triunfo. Publicados por un amigo del autor. Segunda edición, en Madrid, en la imprenta de Joseph Doblado.
Page i - Poemas cristianos en que se exponen con sencillez las verdades mas importantes de la Religión, por el autor del Evangelio en triunfo, Madrid, año de MDCCXCIX.
Page 109 - Calvario haciendo el sacrificio necesario 20 para salvarle del terrible infierno; cuando te miro compasivo y tierno derramar en la cruz tu sangre pura, y sufrir tanto horror, tanta amargura para lavarle del fatal pecado; cuando veo tu pecho traspasado, que está herido y abierto para abrigarle en él como en un puerto, y cuando entrando en tu sagrado templo atónito contemplo...
Page 330 - ... que en oscuro asilo, donde no hay resplandor ni nacen flores, pueda habitar un ánimo tranquilo, que no envidia tan frivolos errores.

Bibliographic information