Eglogas del pastor de Extremadura: D.M. de la R. (Google eBook)

Front Cover
Imp. de la Capitanía General, 1821
0 Reviews
  

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Selected pages

Common terms and phrases

Popular passages

Page 194 - Y exclamaba, añadiendo lágrimas abundosas : « Oye mis puros votos, dulce hija de las ondas. La Jacinta me llaman, y tengo con las borras de mi hermana y hermano mi piara aunque corta. En mi sentido pecho, entre mil llamas, mora otro segundo Adonis. ¡Ay, Citeres!, perdona, no sé lo que me digo, enamorada y loca. Mi corazón palpita y en temores se ahoga. Puede ser que él me ame, mas mi pasión ignora, si no es por presunciones que tal vez la conozca. El Euro combatido por el violento Bóreas...
Page iv - ¡o que ven escrito ó citado en verso, nace sin duda, de que ademas dt tratar ordinariamente materias adaptables á la capacidad de cualesquiera , como su principal obje"to es divertir y agradar, vamos prevenidos ya en favor suyo, suponiendo que solo han de emplearse en las mas notables, y dichas con especial cuidado y esmero; y por consiguiente nos prometemos de antemano que nos han de gustar. Con efecto, los buenos poetas, no solo han hecho siempre un estudio particular de la palabra con la mira...
Page xxxvi - ... -aun adoptamos gustosos por el m'o-do con que nos las presentan: esto es, indirectamente, por cuenta de la credulidad agena. A la manera que nos agradan en Hornero y en Virgilio las muchas con que adornan y entretejen sus poemas', hasta el punto de olvidar que son mentiras, solo por ser ellos quien las dicen, pues las mismas en boca- de los modernos se nos hacen como tales insufribles.
Page xxvi - De losfenómenos mas raros se sabe dar razon en el dia. Hasta con los héroes estamos, por decirlo así , familiarizados. Nada tienen ya de sobrenatural ni extraordinario á nuestros ojos las hazañas del mayor guerrero, ni los talentos y recursos del político mas hábil del mundo: á pesar de que mas hacen los de ahora en realidad, que los antiguos en boca de los poetas. De consiguiente habiendo dado pasos tan agigantados la razon, poquísimo campo queda á la imaginacion para lucir sus bríos,...
Page lviii - ... é incitativos. Si pues las presentes églogas (tales como son, porque nadie puede dar mas de lo que tiene) no desagradan al público, aun podré dar á luz algunas mas, y otras varias poesías, de las cuales para muestra pondré algunas al remate, concluyendo con una fábula, que es la única que conservo de memoria de muchas que he perdido. Finalmente, advierto que salen sin...
Page xiii - ... es necesario que para el cambio no nos ofrezca preciosidades de que no podamos hacer uso alguno: mas claro; que las ocupaciones de los interlocutores en esta poesía^ sus pasiones, sus gustos y disgustos se parezcan , avengan y conformen hasta cierto punto con los nuestros: circunstancia sin la cual es imposible nos interesen ni diviertan, Mas por otra par'te, es menester igualmente que...
Page xxxiv - ... por las brillantes y seductoras lisonjas de la sociedad, ó en proporcionarnos al menos ficticiamente los. encantos y recreos del campo para atemperar y dulcificar con ellos nuestros afanes y disgustos^ Pero lo que mas distingue á este precioso género de poesía, es el que admite mejor que ninguno las ficciones y las fábulas , así las antiguas, como otras nuevas que se...
Page xxx - La mayar parte recurren á la tan trillada como mezquina ficcion de • algun éxtasis ó sueño, de alguna matrona, ó mago que le sale al encuentro preparado á pintarle y profetizarle cuanto necesite para su asunto: otros se valen de paraninfos, de diablos, y aun de santos: máquina la mas ridicula y chocante del mundo; porque precisamente es mentira y demasiado palpable cuanto el poeta forge por sí en este punto, tan fuera de su jurisdiccion.
Page xl - Príncipe', al instante una égloga á la boda, por supuesto epitatámica, y en la cual el Príncipe es un mayoral insigne, y la esposa una graciosa y apuesta zagala á cuya vista reverdece el campo. Si al Mecenas le nace un hijo ; si se muere; si adquiere un alto empleo; si gana una batalla, todo se solemniza con églogas, que vienen á ser- una alegoría continua, sin interés ordinariamente^ sin gusto, sin velo nigra-.
Page liii - Verdaderamente es un genio original, y el único a mi parecer que merece ponerse al lado de Teócrito, como cabeza, patriarca y modelo de la bucólica, por haber osado buscar y sabido encontrar en ella sendas nuevas y desconocidas anteriormente, que ha dejado abiertas á los que en adelante quieran cultivarla...

Bibliographic information