Isidro: en que se escribe la vida del buenaventurado Isidro Labrador de Madrid y su patron divino (Google eBook)

Front Cover
Imp. y casa de la Unión Comercial, 1843
0 Reviews
  

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Selected pages

Common terms and phrases

Popular passages

Page 18 - P! rancio queso o membrillo, y en un limpio canastillo se levanta al fin la mesa. No se van a descansar sin dar gracias del sustento, que del ordinario aumento se las comienzan a dar los dos con igual contento. Que si al huésped que aposenta se dan gracias tras la cuenta, a quien intereses mueven, ¡ cuánto mayores se deben a quien de gracia sustenta...
Page 15 - Salió en fin la pobre cena de aquel rico labrador, sabrosa por el sudor, falta de regalo y llena de conformidad y amor. Y cuando igualmente amados comen así dos casados, la envidia, a quien todo pesa, bien puede estar a su mesa contándoles los bocados.
Page 25 - Canto el varón celebrado, sin armas, letras, ni amor, que ha de ser un labrador de mano de Dios labrado, sujeto de mi labor.
Page 65 - ¿qué mayor barbarismo que hallar el centro en sí mismo? Mas es cuerpo y tierra vil que el espíritu sutil tiene otro centro y abismo. De amor y apetito odioso deleite es el fin que veo, mas difieren en deseo, que amor lo tiene en lo hermoso y el apetito en lo feo. Si esto postrero...
Page 16 - Y cuando igualmente amados, comen así dos casados, la envidia, a quien todo pesa, bien puede estar a su mesa, contándoles los bocados. Y pues el contento importa, ¿cuánto mejor le va a quien le dio el necesario bien el cielo con mano corta, que ésa fue larga también?
Page 45 - ¿cómo podrá convidar a seis de tan buena cara ? Disculpado puede estar , puesto que no los convide, pues su pobreza lo impide, ISIDRO, aunque puede dar muy bien lo que Dios le pide. Vaya Abraham al ganado, IlM...
Page 53 - Almendras de los senderos de estas viñas mal cercadas, tiernas y apenas cuajadas, los peruétanos primeros o ciruelas más formadas. Y entre la murta y lentisco el albérchigo y el prisco, cerezas y guindas rojas, verde agraz y brevas flojas de huerta, que no de risco.
Page 58 - Vió que los bueyes andaban Entre los surcos ligeros , Y que los seis compañeros Al lado de Isidro estaban , Como el carro y los luceros. Vió las ricas aguijadas , Do piedras y oro bordadas , Y los capotes de estrellas , O porque lo fuesen ellas , O por ser imaginadas.
Page 19 - Españoles llaman humilde , no doy ninguna , porque no pienso , que el verso largo Italiano haga ventaja al nuestro , que si en España lo dicen , es porque no sabiendo hacer el suyo, se passan al estrangero , como mas largo y licencioso...
Page 74 - Isidro al jumento aplaca la sed, y él se ensancha e hincha, ya le apareja y le cincha, y ya, de ver que le saca, la yegua sola relincha. Cárgale, y la boca abierta de la pereza despierta, y luego al campo le guía, saliendo a cerrar María, oa verle desde la puerta.

Bibliographic information