Verdaderos principios de la lengua castellana; or, True principles of the Spanish language (Google eBook)

Front Cover
1827
0 Reviews
  

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Common terms and phrases

Popular passages

Page 1 - hechas, por él: y nada de lo que fué hecho, se hizo sin él, 2 Este era en el principio con Dios. 4 En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres: . 5 Y la luz en las tinieblas resplandece; mas las tinieblas no la
Page 79 - Solo el Tibre quedó, cuya corriente Si Ciudad la regó, ya sepultura La llora con funesto son doliente. O Roma, en tu grandeza, en tu hermosura, Huyó lo que era firme, y solamente Lo fugitivo permanece y dura.
Page 63 - no me falta nada de eso, respondió Sancho, verdad es que no tengo rocin, pero tengo un asno que vale dos veces mas que el caballo de mi amo. Mala pascua me dé Dios, y sea la primera que viniere, si le trocara por él, aunque me diese
Page 62 - me le ha prometido muchas y diversas veces. Yo, dixo el del Bosque, con un Canonicato quedaré satisfecho de mis servicios, y ya me le tiene mandado mi amo. Y que tal debe de ser, dixo Sancho, su amo de Vuesa merced, Caballero á lo eclesiástico, y podrá hacer
Page 62 - pobres, algunos melancólicos, y finalmente el mas erguido y bien dispuesto, trae consigo una pesada carga de pensamientos y de incomodidades, que pone sobre sus hombros el desdichado á quien le cupo en suerte. Harto mejor seria que los que profesamos esta maldita servidumbre, nos
Page 62 - dixo el del Bosque, con la esperanza que tenemos del premio; porque si demasiadamente no es desgraciado el Caballero andante á quien un Escudero sirve, por lo menos á pocos lances se verá premiado con un hermoso Gobierno de alguna ínsula, ó con
Page 7 - á su Hijo Unigénito: para que todo aquel que cree en él, no perezca, sino que tenga vida eterna. 17 Porque no envió Dios su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el
Page 63 - Sancho, que se pueden presentar al Papa en persona, especialmente una muchacha á quien crio para Condesa, si Dios fuere servido, aunque á pesar de su madre. ¿Y qué edad tiene esa Señora, que se cria para Condesa
Page 62 - le querian aconsejar personas discretas. (aunque á mi parecer mal intencionadas) que procurase ser Arzobispo: pero él no quiso sino ser Emperador, y yo estaba entonces temblando, si le venia en voluntad de ser de
Page 55 - tempestades del mundo, no hallan adonde quebrar las fuerzas de sus impetus furiosos. Blandamente se allanan las grandes ondas de la mar en la arena, que con grande ruido suenan y baten en las altas peñas. Qualquiera encuentro que venga á dar sobre el humilde, como no le resiste, antes baxa la cabeza;

Bibliographic information