Reseña verídica de la revolución filipina (Google eBook)

Front Cover
A. Camarines, "La Bicolana", 1899 - Philippine American War, 1899-1902 - 35 pages
0 Reviews
  

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Selected pages

Common terms and phrases

Popular passages

Page 24 - Manila y la guarnición española que defendía con firmeza y tenacidad la plaza. Pero el general Merrit tenaz en su propósito, rogóme ya no por medio del almirante, si no por el del mayor Bell, retirase mis tropas de los arrabales, a fin de prevenir peligros y conflictos que son siempre de temer en una doble ocupación militar y evitar también en ello a las tropas americanas, el ridículo; ofreciendo en sus tres escritos, negociar, después de realizados...
Page 14 - Gobierno, por la animación y actividad que se notaban a favor de la campaña, manifestándome al propio tiempo, que entendía muy próximo el día fijado para empezar el levantamiento, y que debía transferirlo para otro más lejano en el que las tropas revolucionarias estuvieran mejor organizadas. Le contesté por dicho secretario, que podía estar tranquilo el señor almirante, porque estaba todo preparado, y los filipinos tenían muchas ansias de sacudir y librarse del yugo de los españoles,...
Page 24 - ... con objeto de que todos los habitantes de Manila fueran testigos de nuestros hechos militares, y de la consecuente conducta con nuestros aliados americanos." "Hasta entonces y hasta la fecha en que rompieron los americanos abiertamente las hostilidades contra nosotros,, había abrigado en mi alma las más fundadas esperanzas de que los jefes americanos harían valer, ante su gobierno los pactos celebrados...
Page 30 - Comisión alcanzara el estado de paz, era ya probada, accedí, sin embargo a la citada invitación, tanto porque la vi oficialmente confirmada en orden de 9 de enero, dada por el indicado general, como para demostrar ante el mundo, mis evidentes deseos de conservar la paz y amistad con los Estados Unidos, solemnemente pactados con el almirante Dewey. XVIII. LA COMISIÓN MIXTA Celebráronse en Manila las conferencias de la Comisión mixta de americanos y filipinos, desde el día 11 al 31 de dicho...
Page 15 - ... de 1896 a 97, combate que duró desde las diez del día hasta las tres de la tarde, en que por falta de municiones se rindieron los españoles con todas sus armas a los revolucionarios filipinos, que entraron en Cavite con los prisioneros, cuya gloriosa ocasión aproveché para sacar a luz y hacer ondear la bandera nacional, que fue saludada por un inmenso gentío, con aclamaciones de delirante alegría y grandes vivas a Filipinas independiente ya la generosa nación de los Estados Unidos, habiendo...
Page 14 - Cavile, porque la aglomeración de personas que de todas partes acudían, hacía estrecha la primera que se tomó de un particular, y en esta fue donde recibí la grata noticia de la llegada de la expedición de armas, que fueron desembarcadas en el mismo dique del Arsenal á la vista del cañonero Petrell, siendo 1,999 el número de rifles, y 200,000 el de municiones con otros armamentos particulares.
Page 33 - Schurman. ¿Qué paz puede concertarse al estruendo de los cañones y al silbido de las balas? ¿Qué procedimiento ha seguido y sigue el general Brooke en Cuba? ¿No siguen hasta ahora armados los cubanos, sin embargo, de estarse tratando de la paz y del porvenir de aquella isla? Y ¿somos, por ventura, menos dignos, que aquellos revolucionarios, de la libertad y de la independencia? ¡Oh, amada Filipinas! inculpa á tus riquezas, á tu hermosura, la inmensa desgracia que pesa sobre tus fieles hijos.
Page 14 - ... favor de la campaña, manifestándome al propio tiempo, que entendía muy próximo el día fijado para empezar el levantamiento, y que debía transferirlo para otro más lejano en el que las tropas revolucionarias estuvieran mejor organizadas. Le contesté por dicho secretario, que podía estar tranquilo el señor almirante, porque estaba todo preparado, y los filipinos tenían muchas ansias de sacudir y librarse del yugo de los españoles, y esto suplía la disciplina, como lo justificaría...
Page 11 - ... campaña. Contéstele que los sucesos darían prueba de ello; pero mientras no llegara la expedición de armas encomendada al cónsul Wildman en uno de los puertos de China, nada podría hacer; pues, sin armas cada victoria costaría muchas vidas de valientes y temerarios revolucionarios filipinos. El almirante ofreció enviar un vapor para activar la referida expedición de armas, aparte de las órdenes que tenía dadas al cónsul Wildman, poniendo inmediatamente á mi disposición todos los...
Page 22 - Singalong; á lo que también accedí, debido á las solemnes promesas del repetido almirante y naturales esperanzas de ellas nacidas sobre el apoyo y reconocimiento de nuestra independencia. Diez días después de ocupado por las fuerzas americanas Maytubig, sabedores de ello los españoles que estaban en frente fortificados en el polvorín de San Antonio Abad, durante la noche sorprendieron las avanzadas americanas que, compuestas de pocos individuos, no tuvieron más tiempo que para saltar de...

Bibliographic information