Historia jeneral de Chile: pte. 2. Descubrimiento i conquista (continuacion) pte. 3. La colonia desde 1561 hast 1620 (Google eBook)

Front Cover
R. Jover, 1884 - Chile
0 Reviews
  

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Contents


Common terms and phrases

Popular passages

Page 170 - Aquí llegó, donde otro no ha llegado, don Alonso de Ercilla, que el primero en un pequeño barco deslastrado, con solos diez pasó el desaguadero el año de cincuenta y ocho entrado sobre mil y quinientos, por febrero, a las dos de la tarde, el postrer día, volviendo a la dejada compañía...
Page 302 - La justicia y regimiento le tenían aparejado un recebimiento, el mejor que ellos pudieron, conforme a su posible. En la calle principal, por donde había de entrar, hicieron unas puertas grandes, a manera de puertas de ciudad, con un chapitel alto encima, y en él puestas muchas figuras que lo adornaban; y la calle toldada de tapicería, con muchos arcos triunfales, hasta la iglesia; por todos ellos muchas letras y epítetos que le levantaban en gran manera, dándole muchos nombres de honor...
Page 409 - ... insufrible por los excesivos trabajos que les dan. Deseo esté Vuestra Alteza advertido que si fuere servido proveer algo para bien de este reino, aprovechará poco si no hay persona que en nombre de Vuestra Alteza lo ejecute. Y con haber dicho lo que hay en esta tierra, quedo sosegado en la conciencia, esperando (que) Vuestra Alteza descargue la suya"6.
Page 283 - En el orden y encadenamiento de los sucesos, en los accidentes y detalles, hay una exactitud casi irreprochable. Los elogios prodigados a don García, la alabanza de casi todos sus actos, la defensa o la disculpa de sus faltas, al paso que dejan ver el espíritu de aquel alto personaje como inspirador del libro, pueden ofuscar a veces la verdad moral, pero no dañan a la verdad material de la historia.
Page 201 - Por falta de pilotos, o encubierta causa, quizá importante y no sabida, esta secreta senda descubierta quedó para nosotros escondida, ora sea yerro de la altura cierta, ora que alguna isleta removida del tempestuoso mar y viento airado, encallando en la boca, la ha cerrado.
Page 171 - Voy pasando por esto a toda priesa, huyendo cuanto puedo el ser prolijo, que aunque lo fueron mucho los trabajos, es menester echar por los atajos.
Page 307 - Jil, en las oraciones que hacia a los soldados, añade el cronista citado, les decia se iban al infierno si mataban indios, i que estaban obligados a pagar todo el daño que hiciesen i todo lo que comiesen, porque los indios defendian causa justa, que era su libertad, casas i...
Page 39 - Cabildo, y expresarle terminantemente "que no venga a esta ciudad (de Santiago) con la gente de guerra que trae, ni entre en los términos de ella, por excusar escándalos y alborotos que se podrían recrecer entre él y el general Francisco de Villagrán y su gente, que está en esta ciudad al presente".
Page 170 - Aquí llegó donde otro no ha llegado, Don Alonso de Ercilla que el primero En un pequeño barco deslastrado. Con solo diez pasó el desaguadero; El año de cincuenta y ocho entrado Sobre mil y quinientos por febrero A las dos de la tarde, el postrer dia Volviendo a la dejada compañía".
Page 376 - Y como no nos queda cosa con que sustentar los gastos de esta guerra, sino el ánima, deseamos darla a Dios de quien la recibimos; porque es cierto que de los conquistadores que en esta ciudad somos vecinos, no hay tres que puedan tomar las armas, porque están viejos, mancos y constituidos en todo extremo de pobreza.

Bibliographic information