D. Gaspar de Jovellanos A sus compatriotas: memoria en que se rebaten las calumnias divulgadas contra los individuos de la Junta central : y se dá razon de la conducta y opiniones del autor desde que recobró su libertad : con notas y apendices (Google eBook)

Portada
En la oficina de d. Francisco Cándido Perez Prieto, 1811 - 203 páginas
0 Reseñas
  

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 67 - Jovellanos. •Señor: La reputación de que gozáis en Europa, vuestras ideas liberales, vuestro amor por la patria, el deseo que manifestáis de verla feliz y floreciente, deben haceros abandonar un partido que sólo combate por la Inquisición, por mantener las preocupaciones, por el interés de algunos grandes de España y por los de la Inglaterra.
Página 68 - España y levantarla al grado de esplendor que ha tenido algún día, y que en adelante tendrá, es mirado por nosotros •como una de nuestras principales obligaciones. Acaso no pasará mucho tiempo sin que la Francia y la Europa entera reconozcan que la misma nación que sabe sostener con tanto valor y constancia la causa de su rey y de su libertad contra una agresión tanto...
Página 30 - VM, después de haber llenado dignamente los cargos de Ministro de la Real Audiencia de Sevilla, de Alcalde de Casa y Corte, de Consejero de Ordenes, de Secretario de Gracia y Justicia, y desempeñado con celo y desinterés muchas...
Página 68 - Os presento una gloriosa carrera: no dudo que acojáis con gusto la ocasión de ser útil al Rey José y á vuestros ciudadanos.
Página 68 - ... y que todos habernos jurado seguir y sostener a costa de nuestras vidas. No lidiamos, como pretendéis, por la Inquisición, ni por soñadas preocupaciones, ni por el interés de los grandes de España; lidiamos por los preciosos derechos de nuestro rey, nuestra religión, nuestra constitución y nuestra independencia. Ni creáis que el deseo de conservarlos...
Página 69 - ¿a quién serán imputados estos males? A los que los causan violando todos los principios de la naturaleza y la justicia, oa los que lidian generosamente para defenderse de ellos y alejarlos de una vez y para siempre de esta grande y noble nación?
Página 69 - ... armas oprimen, que no sienta en su pecho la noble llama que arde en el de sus defensores. Hablar de nuestros aliados, fuera impertinente, si vuestra carta no me obligase...
Página 103 - Nuestra constitución entonces se hallará hecha, y merecerá ser envidiada por todos los pueblos de la tierra que amen la justicia, el orden, el sosiego público y la verdadera libertad, que no puede existir sin ellos. 26. Tal será siempre en este punto mi dictamen, sin que asienta jamás a otros que so pretexto de reformas, traten de alterar la esencia de la constitución española.
Página 103 - Soberano y de los súbditos, y los medios saludables de preservar unos y otros? ¿Y quién duda que España tiene estas leyes y las conoce? ¿Hay algunas que el despotismo haya atacado y destruido? Restablézcanse. ¿Falta alguna medida saludable para asegurar la observancia de todas? Establézcase. Nuestra constitución entonces se hallará hecha, y merecerá ser envidiada por todos los pueblos de la tierra que amen la justicia, el orden, el sosiego público y la verdadera libertad, que no puede...

Información bibliográfica