Amor es más laberinto

Front Cover
Linkgua, Aug 31, 2010 - Drama - 154 pages
0 Reviews
Amor es más laberinto está ambientada en el mundo clásico. Se trata de un texto erudito, reflejo de la excelente biblioteca que logró reunir su autora. Por otra parte destaca la visión del amor que ofrece sor Juana, desprovista de tapujos y sorprendente tratándose de una mujer dedicada a la vida religiosa.

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Related books

Other editions - View all

References from web pages

Libro - Sor Juana Ins De La Juana Ins De L Cruz - Amor Es MS ...
Titolo: Amor Es MS Laberinto; Autori: Sor Juana Ins De La Juana Ins De L Cruz, Sor Juana Ines de La Cruz; Editore: Linkgua; Data di Pubblicazione: Ottobre ...
www.webster.it/ book_usa-amor_es_ms_laberinto_sor-9788496290389.htm

sor juana ines de la cruz libri - I Libri dell'autore: Sor Juana ...
Amor Es MS Laberinto di Sor Juana Ins De La Juana Ins De L Cruz, Sor Juana Ines de La Cruz - Linkgua - October 2006. Prezzo: € 14.25 ...
www.libreriauniversitaria.it/ books-author_sor+juana+ines+de+la+cruz-sor+juana+ines+de+la+cruz.htm

About the author (2010)

Sor Juana Inés de la Cruz (San Miguel de Nepantla, 1651-Ciudad de México, 1695). México. Su nombre seglar fue Juana Inés de Asbaje Ramírez, y nació el 12 de noviembre de 1651 en San Miguel de Nepantla, cerca de Amecameca (en el actual estado de México), de padre vasco y madre mexicana, de origen andaluz. Su padre, el capitán Pedro Manuel de Asbaje, tuvo tres hijos naturales con Isabel Ramírez y murió en 1669. Su madre se casó después con Diego Ruiz Lozano, tuvo otros tres hijos y falleció en 1678. Ya a temprana edad, Juana Inés se entregó a la lectura y, como ella misma escribiría después, se le «encendió el deseo de saber». Hacia 166 fue enviada a vivir con unos familiares a Ciudad de México. Gracias a la extensa biblioteca de su abuelo materno, Juana Inés pudo leer a los escritores culteranos barrocos españoles y a los clásicos griegos y latinos, pero también aprendió la lengua indígena náhuatl y estudió latín. A los catorce o quince años de edad fue dama de la marquesa de Mancera en el palacio del virrey, donde, además de por su gran belleza, fue admirada ya por su locuacidad y sus conocimientos. Debió escribir sus primeros textos hacia los doce años de edad, aunque solo los escritos a partir de los dieciséis o diecisiete años presentan un pleno concepto literario. Juana Inés, que había mostrado tempranos deseos de estudiar en la universidad, y ante las dificultades que ello suponía para una mujer, acabó optando (por motivos no del todo diáfanos) por ingresar en el convento carmelita de Santa Teresa la Antigua, en 1667; dos años después, debido a la extrema austeridad de las carmelitas, cambió sus votos por los de las jerónimas y vivió en el convento de San Jerónimo. Desde allí siguió en contacto con virreinas, virreyes y personajes de la cultura del México colonial, participando en diversas manifestaciones literarias, teatrales y musicales. La peculiaridad de esta monja escritora es que, junto a sus textos religiosos, dejó una abundante y sorprendente producción de prosa y poesía profana, mucha de ella de tono amoroso y, por momentos, hasta erótico. Su hambre de saber la llevó a profundizar en la teología, terreno reservado entonces a los hombres; pero ella se entregó como autodidacta también a ello, como a todo lo que emprendió. No se sabe aún cómo, en 169, comenzó a difundirse un escrito suyo en el que expresaba brillantemente ideas teologales, y especialmente sobre el amor humano y el divino. El obispo publicó entonces aquel escrito, precedido de un prólogo de él mismo a modo de respuesta admonitoria, y que iba firmado con el seudónimo de sor Filotea de la Cruz; se trata de la llamada Carta atenagórica. Pero, sor Juana Inés respondió en una larga carta (Respuesta a sor Filotea de la Cruz), en la que argumenta que el saber no debería estar vetado a la mujer, aportando numerosos ejemplos bíblicos y de la historia de la cristiandad en que las mujeres han contribuido al desarrollo humano y espiritual. Es probable que este gesto no sentara bien en las instancias eclesiásticas, y que fuera el motivo de que la obligaran a vender sus útiles científicos, sus instrumentos musicales y casi toda su biblioteca («quita pesares», como ella la llamaba), para dedicar después el dinero que obtuviera a la caridad. Tras este episodio, la poeta dejó de escribir y se centro en sus ocupaciones conventuales. Cuatro años mas tarde, durante una epidemia, sor Juana Inés se contagió mientras estaba al cuidado de unas hermanas, y su enfermedad la condujo a la muerte el 17 de abril de 1695, en Ciudad de México. Se ha apuntado que algunos de sus poemas parecen revelar que mantuvo relaciones amorosas en algunos momentos de su vida. Aunque este extremo no está confirmado, no se puede negar que su obra da fe de un verdadero espíritu libre y singular en una época que censuraba a quien hablaba claro (sobre todo si era una mujer). Sus admiradores llegaron a llamarla en su tiempo «Fénix de América» y «Décima Musa».

Bibliographic information