Cartas edificantes, y curiosas, escritas de las missiones estrangeras, y de Levante, Volumen 14

Portada
en la Imprenta de la Viuda de Manuel Fernandez, y del Supremo Consejo de la Inquisicion, 1756 - 420 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Índice

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 60 - Sin hablar de los continuos peligros a que estamos expuestos, viviendo en medio de un pueblo tan brutal y cruel, ¿qué no tenemos que temer en los frecuentes viajes que hacemos? Estamos en continuos riesgos de ser comidos de los tigres, mordidos de las víboras, aplastados debajo de los grandes árboles que caen muchas veces cuando menos se piensa, de ser ahogados en ríos muy rápidos, de ser tragados por los cocodrilos u horrorosas serpientes...
Página 188 - Capitan por los maleficios que le havian dado. Viendo que una enfermedad es larga", y que no la curan los Sopladores , dicen al punto , que es algun hechizo.
Página 43 - Lo atribuyo en parte á las Guerras que tuvo Efpaña, y en parte á las defgracias, que nos han fucedido:; porque en primer lugar , un Navio que llevaba dos de nueftros Mifsioneros á Europa , es á faber...
Página 44 - Marañen, o como otros lo llaman, de las Amazonas. Llegué a esta misión en el año de 1706 y mi primer cuidado fue el de aprender la lengua del Inga, que es la general de todas estas naciones. Siendo la lengua común de los que...
Página 186 - Muriendo alguno de la familia , le ponen en una tinaja proporcionada al cadaver, y...
Página 184 - ... los trataba con imperio y les hablaba como amo. Sus lugares están dispuestos en forma de círculo, y su centro es la plaza. Se embriagan con un licor muy fuerte, que componen sus mujeres. No conocen divinidad alguna.
Página 53 - Entre tanto estaba nuestro pequeño ejército sobre dos líneas, en orden de batalla. El buen orden con que entramos en el pueblo espantó a los Payaguas, que nunca habían visto cosa semejante, y los consternó a todos. Vinieron temblando de miedo sus caciques y muchos otros, a echarse a mis pies y a rogarme que intercediese por ellos. Los hice levantar y los animé, dándoles a conocer que nada se quería hacer contra ellos...
Página 52 - Miffa; y eftando todos de rodillas, hacia la fenal de la Cruz en la Lengua del Inga, los Mandamientos de la Ley de Dios, y de lalglefía, los fíete Sacramentos, y un refumen de la Doctrina Chriftiana.
Página 167 - ... una tropa de bárbaros, los cuales, habiendo tenido noticia del paraje, donde habíamos pasado la noche antecedente, nos esperaban al paso; que parecían estar muy irritados; que...

Información bibliográfica