Cartas sobre los obstáculos que la naturaleza, la opinión y las leyes oponen a la felicidad pública

Front Cover
Imprenta de Collado, 1813 - Debts, Public - 389 pages
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page 172 - ... otros expiraban en el camino; y me parece que estoy viendo todavía uno de estos infelices muerto al pie de un árbol, inmediato a la casa en que me hallaba. La fuerza de la enfermedad y del hambre había acallado en la madre y los hijos los gritos de la sangre: rodeaban el cadáver yerto de su marido y padre, sin lágrimas y sin ninguna de aquellas expresiones dolorosas que alivian el propio sentimiento: su actitud, su silencio anunciaban la calma horrible de la desesperación.
Page 133 - ... y quince mil párrocos; esto es, dos mil menos de los que se necesitan; pero para esto tenemos cuarenta y siete mil beneficiados y cuarenta y ocho mil religiosos; de forma que, siendo así que hay muchas parroquias sin pastor, distribuyendo mejor nuestros sacerdotes actuales podría haber siete en cada una de ellas. Es evidente, por consecuencia, que hay un exceso enorme, y que, sin sondear demasiado esta llaga funesta, se puede atribuir a la demasiada facilidad con que se recluían las órdenes...
Page 119 - La constitución del Estado, los derechos y obligaciones del ciudadano, la definición de las leyes, la utilidad de su observancia, los perjuicios de su quebrantamiento: tributos, derechos, monedas, caminos, comercio, industria: todo esto se puede y debe comprender en un librito del tamaño de nuestro catecismo por un método sencillo que cierre el paso a todos los errores contrarios. Se nos inculcan en la niñez los dogmas abstractos de la teología; ¿y no se nos podrían enseñar los principios...
Page 141 - ... confiarse enhorabuena a algunos magistrados instruidos, pero a la cual deben también concurrir hombres desprendidos de aquellas preocupaciones de cuerpo, de oficio y de hábito, harto poderosas. Un código arreglado a los verdaderos principios será siempre fácil y obra de poco tiempo. ¿De qué se trata?, ¿de asegurar la libertad y la propiedad de los individuos con toda la fuerza común? Pues suprímanse los tomos enormes dedicados a dirigir a los ciudadanos donde sus intereses sólo basta,...
Page 297 - El argumento de ser el matrimonio un sacramento me parece tan débil como los demas, pues nada impide que este sacramento se repita siempre que se verifique un matrimonio, como sucede en las segundas bodas, ya con motivo de muerte ó de impotencia, ú otras causas reputadas por justas.
Page 141 - Suponga Ud. el cuerpo que quisiere. Como sea permanente y exclusivo, será impune, y por consecuencia esencialmente malo. No me avanzaré a decir otro tanto.
Page 157 - ¿Ha pensado vmd. algunas veces en el efecto que tiene para nosotros aquel comercio tan ponderado de las Indias, y el único que nos haya quedado? Vienen aquellos ríos de oro y plata de América, y asolando cuanto tocan en su funesto tránsito, encarecen todas las producciones, dejándonos esta casi única señal de su corta mansión.
Page 133 - Abro el censo español, hecho en 1788, y hallo que tenemos diez y seis mil feligresías y quince mil párrocos; esto es, dos mil menos de los que se necesitan; pero para esto tenemos cuarenta y siete mil beneficiados y cuarenta y ocho mil religiosos; de forma que, siendo así que hay muchas parroquias sin pastor, distribuyendo mejor nuestros sacerdotes actuales podría haber siete en cada una de ellas. Es evidente, por consecuencia, que hay un exceso enorme, y que, sin sondear...
Page 139 - ... precisas, análogas a nuestras costumbres, a nuestra política, a las luces del siglo en que vivimos? ¿Están observadas? ¿No causa su aplicación un mal mucho mayor que el que debían evitar? ¡Ah! no es mi sensibilidad la que en este punto habla, no: es toda mi alma, acusando de lentitud a los cielos, y provocando su rayo vengador para que descienda sobre este horrible edificio de jurisprudencia, que con la sagrada y fatal inscripción de la ley no es en realidad más que una cueva humedecida...
Page 294 - ... tan poca duda sobre la lucha funesta del corazón que resiste, y de la mano que se entrega! Todo esto lo vemos, lo tocamos, lo padecemos diariamente. Un matrimonio proporcionado, dichoso y puro, es un fenómeno en las clases acomodadas; y parece reconcentrado en aquellas chozas inaccesibles a las seducciones del oro, de la credulidad, y al contagio de nuestras guarniciones. Por lo demás, el adulterio reina impunemente por todas partes: cuando no el vicio y la prostitución, las separaciones...

Bibliographic information