Curso de historia de la civilización de España: lecciónes pronunciadas en el Liceo de Valencia y en el Ateneo de Madrid en los cursos de 1840 y 1841 por el profesor de historia en ambos establecimientos literarios

Front Cover
Establecimiento Tipográfico, 1841
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page 327 - ... antiguas en algún tiempo fueron nuevas; lo que hoy se ejecuta sin ejemplo, se contará después entre los ejemplos; lo que seguimos por experiencia, se empezó sin ella. También nosotros podemos dejar loables novedades que imiten nuestros descendientes; no todo lo que usaron los antiguos es lo mejor, como no lo será á la posteridad todo lo que usamos agora.
Page 331 - Pero no se debe descuidar en fe de su buena institución; porque no hay república tan bien establecida »que no deshaga el tiempo sus fundamentos ó los «desmorone la malicia y el abuso. Ni basta que esté »bien ordenada cada una de sus partes, si alguna vez »no se juntan todas para tratar de ellas mismas y del »cuerpo universal. Y...
Page 336 - ... todo lo alteró la posesión y abundancia de tantos bienes. Arrimó luego la agricultura el arado, y, vestida de seda, curó las manos endurecidas con el trabajo. La mercancía con espíritus nobles trocó los bancos por las sillas jinetas, y salió a ruar por las calles. Las artes se desdeñaron de los instrumentos mecánicos.
Page 295 - ... que sobrello vos habrá seido é será «presentada. E porque el alcaide Gonzalo de Saavedra de mi «consejo é mi veinticuatro de esa cibdad é Alvar Gómez mi se«cretario é fiel ejecutor della son personas de quien yo fio é ofi...
Page 221 - Si los delitos eran de mayor cantía , después de estar largo tiempo presos , y después de atormentados los quemaban ; si ligeros, penaban á los culpados con afrenta perpetua de toda su familia.
Page 335 - No se han de imponer los tributos en aquellas cosas que son precisamente necesarias para la vida, sino en las que sirven á las delicias, á la curiosidad, al ornato y á la pompa; con lo cual, quedando castigado el exceso, cae el mayor peso sobre los ricos y poderosos, y quedan aliviados los labradores y oficiales, que son la parte que más conviene mantener en la república.
Page 223 - Desta manera entonces hobo pareceres diferentes: algu»nos sentían que á los tales delinqüentes no se debía dar pena » de muerte ; pero fuera de esto confesaban era justo fuesen » castigados con cualquier otro género de pena. Entre otros »fue deste parecer Hernando de Pulgar, persona de agudo y »elegante ingenio, cuya historia anda impresa de las cosas y »vida del Rey D. Fernando...
Page 222 - ... manera de aspa, para que entre los demás anduviesen señalados y fuese aviso que espantase y escarmentase por la grandeza del castigo y de la afrenta , traza que la experiencia ha mostrado ser muy saludable, maguer que al principio pareció muy pesada á los naturales.
Page 285 - Que los hombres buenos pecheros tuviesen arancel ajustado de todos los derechos de ministros de justicia, prisiones y carcelajes. En todo lo cual antes eran muy oprimidos con excesos y molestias, que pedían moderación y remedio.
Page 222 - ... que acusaba, ni le confrontasen con el reo, ni hubiese publicación de testigos; todo contrario a lo que de antiguo se acostumbraba en los otros tribunales. Además de esto, les parecía cosa nueva que semejantes pecados se castigasen con pena de muerte.

Bibliographic information