DE MADRID A FILIPINAS

Front Cover
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Selected pages

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page 153 - Apreciaron la fertilidad de aquel suelo, la inagotable abundancia de sus aguas; y entonces enseñaron al indígena la forma de cultivar aquella tierra, virgen aún del arado y del abono, y le indicaron también la manera de utilizar aquellas aguas, á fin de invertirlas en el riego. La plantación de árboles frutales y de construcción no fué tampoco descuidada; y mientras que la abundancia de sabrosas frutas daban lo necesario para el consumo y para acometer las nacientes transacciones comerciales...
Page 153 - ... errlas condiciones propias del hombre civilizado, variaron de rumbo las miras de los apóstoles de la fe. Apreciaron la fertilidad de aquel suelo, la inagotable abundancia de sus aguas; y entonces enseñaron al indígena la forma de cultivar aquella tierra, virgen aún del arado y del abono, y le indicaron también la manera de utilizar aquellas aguas á fin de invertirlas en el riego. La plantación de árboles frutales y de construcción no fue tampoco descuidada; y mientras que la abundancia...
Page 153 - Sembraron la primera semilla para la construcción naval, que ha dado y sigue dando brillantes resultados.» «La escultura no fué tampoco descuidada por aquellos sabios preceptores del indígena, y la facilidad que para la imitación poseía el discípulo, exaltada por el fervor religioso, se ha traducido bien pronto en altares, retablos, imágenes», etc. (A. Sáenz de Urraca.) De esta suerte, gradualmente, fueron los...
Page 152 - Cuando el indio pudo ya vivir en las condiciones propias del hombre civilizado, variaron de rumbo las miras de los apóstoles de la fe. Apreciaron la fertilidad de aquel suelo, la inagotable abundancia de sus aguas; y entonces enseñaron al indígena la forma de cultivar aquella tierra...
Page 174 - Batangas, se embriaga con el suave aroma del cáviquiy de la rosa de China. Cádiz, en su aproximación al mar, contempla con placer el quebradizo terreno de Huelva y la pródiga abundancia de sus minerales, de los cuales parece ser austero guardador el elevado monte de San Cristóbal; mas Cavite á su vez, al inclinarse al mar...
Page 174 - Mediterráneo hizo brotar de su seno la transparente perla simbolizada en Málaga para ofrecer su vecindad á Cádiz, la Oceanía, en el postrer esfuerzo de las convulsiones que le imprimió la mano de la naturaleza, hizo brotar del mar otra perla también, representada eri Manila, á fin de hacer igual ofrecimiento al puerto de Cavite.
Page 173 - ... del mar que circundan á Cádiz, el Pasig estampa un beso igual en las llanuras manileñas, uniendo también su corriente á las salobres olas que espiran eti las playas de Cavite.

Bibliographic information