Del arcaismo y el neologismo. ¿Cuando se debe considerar fijada una lengua? Discurso

Front Cover
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Selected pages

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page 34 - ... que desprecia los fundamentos de nuestra prosodia, y quebranta con todo el descaro de la insipiencia las leyes generales de la acentuación castellana, reflejo casi siempre de la latina. Este neologismo prosódico es el que nos hace ya pronunciar análisis, fárrago, médula,, parálisis, etc. ; y, si Dios y los eruditos no lo remedian, acabará por hacernos decir colega, cónclave, expedito, intervalo, méndigo, opimo, perito y testigo.
Page 17 - Jijado ya, por último, en medio de una atmósfera de triunfos y de glorias, de varones eminentes y de obras imperecederas. Apresurémonos ahora á consignar que la fijación de una lengua hablada debe entenderse siempre en sentido relativo, porque el idioma es la voz de las naciones, es el eco prolongado de las ideas y de las instituciones de los pueblos, y las ideas son de por sí versátiles, y las...
Page 39 - ... confío en que lo mismo hará de hoy más el Castellano, dándose por satisfechos nuestros neógrafos con las concesiones que han arrancado y las llamadas reformas que han conseguido ver sancionadas ; concesiones y reformas que aplaudirá quien guste, pero que yo deploro en el alma, pues toda innovación posterior al primer Código ortográfico que publicó (en 1742) esta Real Academia ha sido, es y será, en mi opinión, una calamidad para el esplendor y el porvenir de nuestro idioma.
Page 118 - ... una A ridicula en vez de una O racional , viene á convertir en papel viejo é inservible todas las maravillas del invento de Guttemberg. >Es, por último, un falsario, porque el título original, el sello bautismal (si...
Page 16 - LEBRUA componer la primera Gramática (1492), y Juan de VALDÉS su precioso Diálogo de las lenguas (1536). En una palabra, las lenguas no pueden considerarse fijadas hasta que tienen una literatura propia, rica y completa. Entonces han alcanzado el máximum de su estatura, y entonces cabe medirlas, ó sea formar el inventario de sus vocablos, consignar su sistema gramatical , declararlas idiomas nacionales, y asegurarles un porvenir en la Historia, como expresion fiel é indeleble que serán del...
Page 35 - ... alfabéticos. El signo del sonido se ha transformado ya en signo de la idea; la palabra se ha elevado á la categoría de símbolo, y como símbolo se fija en nuestra mente, y como tal lo transmitimos á los ausentes y á la posteridad, sin intervencion alguna del eco fugaz de la pronunciacion.
Page 111 - No hay , por lo tanto , ni filiación ni parentesco , porque el éuskaro , eskuaro ó vasco , ni siquiera pertenece á la familia indo-europea. Esto , sin embargo, no es negar que el Castellano tenga cierto número de vocablos, tales ó cuales nombres geográficos, etc., de origen ibero, ó, si se quiere, vascongado.
Page 34 - Una cosa es, en efecto, la neología, arte de formar analógicamente las palabras indispensables para significar las ideas nuevas, ó mal expresadas, y otra cosa es el neologismo, manía caprichosa de trastornar el vocabulario de la lengua sin necesidad, sin gusto y por ignorancia. La neología nutre y engruesa el idioma; el neologismo no hace más que inflarle, entumecerlo. ¿Qué nutrimento ha de sacar el Castellano de banal, concurrencia, debutar, financiero, y otros mil neologismos de todo punto...
Page 119 - ... se altera la ortografía de modo que cause duda ó error ; pero respétense las características radicales que, como en angina, sirven de guia al entendimiento para descubrir la verdad. No parecerá inoportuna esta advertencia á las personas que hayan notado la espantosa y lamentable anarquía ortográfica en que de algún tiempo á esta parte procuran sepultarnos muchos ignorantes, para quienes es mas cómodo corromper la lengua y despojarla de su noble carácter, que dedicarse á estudiarla...
Page 29 - El pueblo, en su certero instinto, habia fundado, de tiempo inmemorial, su sistema métrico en el dedo, la palma de la mano (palmo}, el codo, el brazo (braza), el pié y el paso, medidas longitudinales cuyo patrón se halla en el hombre mismo, y que pueden comprobarse á cualquiera hora. Para las medidas itinerarias, las sandalias del peregrino y el curso del sol tenían marcadas las horas y las jornadas; y el labrador no necesitaba el área, ni la hectárea, teniendo su obrada y su jornal.

Bibliographic information