Discursos leidos en las recepciones públicas que ha celebrado desde 1847 la Real Academia Española, Volume 1

Front Cover
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Selected pages

Contents

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page 295 - Más precia el ruiseñor su pobre nido De pluma y leves pajas, más sus quejas En el bosque repuesto y escondido, Que agradar lisonjero las orejas De algún príncipe insigne, aprisionado En el metal de las doradas rejas.
Page 303 - Trescientos Zenetes eran deste rebato la causa, que los rayos de la luna descubrieron las adargas ; las adargas avisaron a las mudas atalayas, las atalayas los fuegos, los fuegos a las campanas ; y ellas al enamorado, que en los brazos de su dama oyó el militar estruendo de las trompas y las cajas.
Page 265 - Dios sus ojos, con yerto cuello y corazón ufano sólo atendieron siempre a los despojos! Y el Santo de Israel abrió su mano, y los dejó, y cayó en despeñadero el carro, y el caballo y caballero.
Page 303 - Del cuello pendiente ella, viéndole tomar la espada, con lágrimas y suspiros le dice aquestas palabras: — Salid al campo, señor, bañen mis ojos la cama; que ella me será también sin vos, campo de batalla.
Page 295 - Desde el primer sollozo de la cuna. Dexémosla pasar como a la fiera Corriente del gran Betis, cuando airado Dilata hasta los montes su ribera. Aquel entre los héroes es contado Que el premio mereció, no quien le alcanza Por vanas consecuencias del estado.
Page 296 - ¡Qué redundante y llena de ruido por el vano, ambicioso y aparente! Quiero imitar al pueblo en el vestido; en las costumbres sólo a los mejores, sin presumir de roto y mal ceñido. No resplandezca el oro y los colores en nuestro traje, ni tampoco sea igual al de los dóricos cantores. Una mediana vida yo posea, un estilo común y moderado, que no lo note nadie que lo vea.
Page 296 - Cuan callada que pasa las montañas el aura, respirando mansamente! ¡ Qué gárrula y sonante por las cañas!; ¡ qué muda la virtud por el prudente! ¡qué redundante y llena de ruido por el vano, ambicioso y aparente!
Page 304 - Y los volantes de Venus Sus bien seguidos pendones. Desnuda el pecho anda ella, Vuela el cabello sin orden; Si lo abrocha, es con claveles, Con jazmines si lo coge.
Page 296 - ¿Será que pueda ver que me desvío de la vida viviendo, y que está unida la cauta muerte al simple vivir mío?
Page 93 - Libro prodigioso aquél, en que se calcula todo antes de haberse inventado la ciencia de los cálculos; en que sin estudios lingüísticos se da noticia del origen de las lenguas ; en que sin estudios astronómicos se computan las revoluciones de los astros; en que sin documentos históricos se cuenta la Historia ; en que sin estudios físicos se revelan las leyes del mundo. Libro prodigioso...