EL FILIBUSTERISMO

Front Cover
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Contents

I
1
II
10
III
17
IV
22
V
31
VI
36
VII
42
VIII
53
XIV
99
XV
109
XVI
117
XVII
126
XVIII
131
XIX
138
XX
148
XXI
156

IX
56
X
58
XI
68
XII
81
XIII
89
XXII
167
XXIII
180
XXIV
187
XXV
196

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page 46 - ... sus últimas manifestaciones. El español nunca será lenguaje general en el país ; el pueblo nunca lo hablará, porque para las concepciones de su cerebro y los sentimientos de su corazón no tiene frases ese idioma: cada pueblo tiene el suyo, como tiene su manera de sentir. ¿Qué vais á conseguir con el castellano los pocos que lo habéis de hablar?
Page 46 - ... cerebros, y en vez de haceros libres, ¡haceros verdaderamente esclavos! Nueve por diez de los que presumís de ilustrados, sois renegados de vuestra patria. El que de entre vosotros habla ese idioma, descuida de tal manera el suyo, que ni lo escribe ni lo entiende, y ¡ cuántos he visto yo que afectan no saber de ello una sola palabra ! Por fortuna tenéis un Gobierno imbécil. Mientras la Rusia para esclavizar á...
Page 186 - ... animan las libélulas y mariposas con su vuelo incierto y caprichoso, como si jugasen con el aire; en el silencio de nuestros bosques, en el canto de nuestros arroyos, en la lluvia de brillantes de nuestras cascadas, á la luz resplandeciente de nuestra luna, en los suspiros de la brisa de la noche, en todo, en fin, que evoque la imagen de lo amado, te hemos de ver eternamente como te hemos soñado: bella, hermosa, sonriente como la esperanza, pura como la luz, y sin embargo, triste y melancólica...
Page 45 - Ahora he vuelto [al país] para destruir ese sistema, precipitar su corrupción, empujarle al abismo á que corre insensato, aun cuando tuviese que emplear oleadas de lágrimas y sangre... Se ha condenado, lo está y no quiero morir sin verle antes hecho trizas en el fondo del precipicio»...
Page 48 - ... que ni por los- derechos, ni por las costumbres, ni por el lenguaje el español se considere aquí como en su casa, ni sea considerado por el pueblo como nacional, sino siempre como invasor, como extrangero, y tarde ó temprano tendréis vuestra libertad.
Page 46 - ¿Queréis añadir un idioma más á los cuarenta y tantos que se hablan en las Islas, para entenderos cada vez menos?... — Al contrario (repuso Basilio); si el conocimiento del castellano nos puede unir al Gobierno, en cambio puede unir también á todas las islas entre sí.
Page 44 - ... atacado, con gran sorpresa de Onaisín, se dio vuelta con rapidez asombrosa y antes de que el indio pudiera escapar o ponerse en . guardia recibió un formidable puñetazo que lo estrelló contra la pared. Sus compañeros, asustados, huyeron y él se quedó inmóvil, arrimado a la muralla. El hombre se le acercó y, poniéndole una mano sobre el hombro, le dijo con voz en que se notaba el acento inglés: — ¿Qué buscas, amiguito? Onaisín no contestó. — Estás asustado, ¿no? Ven, quiero...
Page 101 - Las barreras que la política establece entre las razas desaparecen en las aulas como derretidas al calor de la ciencia y de la juventud.» Y es lo que anheló para su patria: ciencia y juventud — juventud, no niñez — que derritieran las barreras entre las razas. Estas barreras, y más aún que las legales las establecidas por las costumbres, atormentaron el alma generosa de Rizal. La conciencia de su propia raza, conciencia que debía...
Page 114 - Pasta) criado de todos los frailes; les he preparado el chocolate, y mientras con la derecha lo remo vía... con la izquierda sostenía la Gramática, aprendía y, gracias á Dios, que no he necesitado de más maestros, ni de más academias, ni de permisos del Gobierno... Créame usted: el que quiera aprender, aprende y llega á saber».
Page 186 - ¡Duerme en paz, hija infeliz de mi desventurada patria! ¡Sepulta en la tumba los encantos de tu juventud, marchita en su vigor! Cuando un pueblo no puede brindar á sus vírgenes un hogar tranquilo, al amparo de la libertad sagrada; cuando el hombre sólo puede legar sonrojos...

Bibliographic information