El Amor de las Marías en Chanchulandia: Mis Nenas

Front Cover
Xlibris Corporation, Sep 30, 2009 - Fiction - 113 pages
1 Review
El Amor de las Marías en Chanchulandia. No era necesario que dieran muestras de alegría, todos estaban inquietos, pendientes de los carros y esparcidos por las calles en cruz después de horas de espera; unos sentados, otros acostados y recostados en los árboles, con los ojos listos viendo en toda dirección por aquello que vinieran los “siquiuris”; todo dominado por ellos y la grama pelada dejaba ver las enormes raíces que saltan de la tierra. Las manos y la cara quemada por el sol, todos con ropas sucias y maltratadas; de pronto corren como conejos y se aglomeran a un auto que paraba por la calle, unos se meten y otros quedan viendo con paciencia milenaria la oportunidad de ir a trabajar. Así es todos los días no importando si llueve o hace un infernal calor como en el verano, lo importante es estar allí y tener paciencia. Chanchulandia Chuntalalandia, ha sido el lugar donde muchos hemos venido a vivir, trabajar y sufrir, con algunas excepciones por supuesto, porque en todo hay diferencias y aspectos positivos de las actitudes humanas y su lucha. He visto varios llorar en las calles, abandonarse al alcohol, retornar a nuestros países y otros que por la falta de agudeza mental y pensamientos cristianos o ayuda, pasan los días cabizbajos y han perdido el humor. Hay unos sin embargo que han hecho la diferencia donde viven y en su trabajo, inclusive en donde hemos esperado por contratistas para ganarnos alguna “lana, plata, feria, monis o mosca, dinerillo, pisto, verdes,” como decimos en jerga popular para la moneda. Esa diferencia a la que me refiero es al positivismo y lucha, al humor y resistencia, la ayuda mutua y persistencia en la convicción de poder ir a trabajar, entre ellos quien se los dice, el chingón, el que no tiene nombre, sin nombre, amigo. Somos no los olvidados de la tierra porque en nuestros pueblos nos esperan siempre, hablamos con la familia casi a diario y se nos recuerda con incondicional cariño, y tenemos muchas habilidades que han hecho diferencia en cada parte que nos alberga o donde trabajemos. Algunos profesionales nos enseñan con su sabiduría y conducta, tanto como aquellos que las ciudades, ranchos o pueblos han legado a la tierra, para bien de ella y de nosotros mismos. A todos los inmigrantes me refiero, sin sexo y con el, pero sobre todo dedico mis ideas a la mujer hermosa que lucha a la par nuestra y nos complace siempre, y debo incluir aquí a aquellas de todas las razas y países porque aquí las vemos, nos inspiran, nos hacen creer en la vida y arrancan sin quererlo tantos suspiros y sueños, a nuestras lindas latinoamericanas que son las más bellas y dulces en todos los sentidos, mi cariño sin igual por siempre. Yo no quise que mi estancia en este lugar, pasara sin sentido para mi propia vida ni la de muchos que he conocido. Reconozco que lo que ahora hago quedará para siempre en la historia, en la mente de mis amigos y amigas, en la importancia de las emociones y las satisfacciones psico-sociales y carnales, de los que habitamos este barrio canalero de la ciudad de San Rafael California, Chanchulandia chuntalalandia; cuyo nombre ha derivado de un modismo guatemalteco y que es chanchullo, significa engaño y sinvergüenzada, incluso robo. Muchos venimos de Latinoamérica, El Caribe, Asia y porque no conocemos otros amigos o familiares es que empezamos a vivir aquí. No es nada extraño que tantas personas vengan acá y se queden, algunos reniegan del lugar poco tiempo después y se alejan para otras áreas, pero nunca podrán olvidar que fue en el donde encontraron alojo, alimentos, amigos, trabajo y quizá el amor de quien sea ahora su compañera y esposa. Sus travesuras y desmanes también se dieron constantemente junto a sus buenas acciones, porque hay de lo bueno entremezclado con lo malo; hay virtud en el malvado y maldad en el cristiano o no creyente. El ser humano es bueno y malo por su naturaleza débil y creación, se deja llevar por los amigos y las circunstancias, por el olvido y por l

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Bibliographic information