El doncel de don Enrique el Doliente

Front Cover
Linkgua digital, Aug 31, 2011 - Fiction - 352 pages
0 Reviews
El doncel de don Enrique el Doliente relata una intriga cortesana en el siglo XIV. Se trata de un retrato de época que mantiene la tensión del lector todo el tiempo con una descripción casi paranoica de una trama llena de conspiradores y ambiciosos.
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page 14 - ya abrir una ancha fuente de sangre humana en el pecho de su adversario, invocando a un tiempo, por una inexplicable contradicciOn, el nombre santo de Dios y el nombre profano de
Page 14 - de religiOn y de pasiones, de vicios y virtudes, de saber y de ignorancia, era el carácter distintivo de nuestros
Page 25 - que en semejantes casos se dicen. —Ya he dicho que no sé sino que sospecho que el conde
Page 13 - idea, que procura inculcarnos nuestro sagrado dogma, de que hacemos en esta vida transitoria una breve y
Page 10 - de hierro, sirve de estribo al poderoso Tamurbec, rayo de Dios. —Recibo vuestra embajada, valiente Mahomat
Page 10 - dos hermosas damas que te traje para tu harem, que al hijo de OsmIn ha cogido en
Page 17 - de hecho) de vidas y haciendas en sus inmensos dominios; sus bien defendidos castillos

About the author (2011)

Mariano José de Larra (Madrid, 189-Madrid, 1837), España. Hijo de un médico del ejército francés, en 1813 tuvo que huir con su familia a ese país tras la retirada de las fuerzas bonapartistas expulsadas de la península. Como dato sorprendente cabe decir que a su regreso a España apenas hablaba castellano. Estudió en el colegio de los escolapios de Madrid, después con los jesuitas y más tarde derecho en Valladolid. Siendo muy joven se enamoró de una amante de su padre y este incidente marcó su vida. En 1829 se casó con Josefa Wetoret, la unión resultó también un fracaso. Las relaciones adúlteras que mantuvo con Dolores Armijo se reflejan en el drama Macías (1834) y en la novela histórica El doncel de don Enrique el Doliente (1834), inspiradas en la leyenda de un trovador medieval ejecutado por el marido de su amante. Trabajó, además, en los periódicos El Español, El Redactor General y El Mundo y se interesó por la política. Aunque fue diputado, no ocupó su escaño debido a la disolución de las Cortes. Larra se suicidó el 13 de febrero de 1837, tras un encuentro con Dolores Armijo.

Bibliographic information