El cautivo de doña Mencía

Front Cover
Linkgua Ediciones, S.L., Jan 28, 2005 - Fiction - 30 pages
0 Reviews
Era su nombre doña Mencía. Sobrina del conde de Cabra, se había criado en la casa de aquel ilustre prócer. Apasionadamente enamorada del gentil caballero don Jaime, venido de Aragón a ponerse al servicio del conde, y muy señalado ya por su habilidad y su brío en todos los ejercicios caballerescos, por sus notables proezas y, hasta por su talento y maestría en el gay saber, el conde no tuvo que oponer razón alguna contra la boda, y consintió en que don Jaime y doña Mencía se casasen, dando en dote a la doncella el dominio y la alcaidía del castillo de que voy hablando. Sin duda para mostrarse más digno de su encumbramiento, don Jaime acometió la arriesgadísima empresa que causó su muerte. Diecisiete años acababa de cumplir doña Mencía cuando se quedó viuda. Amarga y desconsoladoramente lloró la muerte de su gentil e idolatrado esposo. Vistió severísimo luto, hizo una vida retirada, y en los veinte años que se siguieron hasta el día en que empieza esta historia, no salió del castillo sino para dar solitarios paseos.

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Other editions - View all

About the author (2005)

Juan Valera y Alcalá-Galiano (Cabra, Córdoba, 1824-Madrid, 1905). España. Era hijo de José Valera y Viaña y de Dolores Alcalá-Galiano. Estudió Lengua y Filosofía en el seminario de Málaga entre 1837 y 1840 y en el colegio granadino de Sacromonte en 1841. Luego estudió Filosofía y Derecho en la Universidad de Granada. Su carrera diplomática empezó en Nápoles junto al embajador y poeta Ángel de Saavedra. Duque de Rivas. Viajó muchísimo por Europa y América y sus viajes y sus numerosas aventuras amorosas quedaron recogidos en su epistolario, publicado sin su consentimiento. En 1858 Valera se estableció en Madrid, y ocupó diferentes puestos políticos: fue diputado por Archidona, oficial de la secretaría de estado, secretario del Congreso, subsecretario y ministro de Instrucción Pública con Amadeo de Saboya. En 1861 se casó en París con Dolores Delavat y un año después fue aceptado como miembro de la Real Academia Española. Valera fue embajador en Lisboa, Bruselas, Viena y Washington; en esta última ciudad mantuvo una relación amorosa con Katherine C. Bayard, hija del entonces secretario de estado americano, y esta acabó suicidándose. Durante los últimos años de su vida Valera mantuvo una conocida tertulia en su casa de Madrid a la que asistían Marcelino Menéndez y Pelayo y Ramón Pérez de Ayala. Juan Valera colaboró y dirigió diversos periódicos y revistas, fundó El Cócora y El Contemporáneo y escribió en la Revista de Ambos Mundos, la Revista Peninsular, El Estado, La América, El Mundo Pintoresco, La Malva, La Esperanza, y El Pensamiento Español entre otras. Conocedor de los clásicos grecolatinos; hablaba, leía y escribía en francés, italiano, inglés y alemán. La novela más famosa de Valera es Pepita Jiménez (1874), publicada por entregas en la Revista de España, traducida a diez lenguas en su época y que vendió más de 100.000 ejemplares.

Bibliographic information