El diablo coxuelo: verdades soñadas,y novelas de la otra vida

Front Cover
s.e., 1822 - 120 pages
0 Reviews
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Selected pages

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page 12 - Cleofas, desde esta picota de las nubes, que es el lugar mas eminente de Madrid, mal año para Menipo, en los diálogos de Luciano te he de enseñar todo lo...
Page 37 - ... cada uno á recoger á su aposento, porque habian de tomar la madrugada para llegar con tiempo á Madrid , y don Cleofas hizo lo mismo en el que le señaló el huésped , sintiendo la...
Page 43 - No hay que reirse, que si Dios me tiene de sus consonantes, he de rellenar el mundo de comedias mías, y ha de ser Lope de Vega prodigioso monstruo español y nuevo Tostado en verso, niño de teta conmigo...
Page 68 - El estudiante se incorporó entonces, supliendo con bostezos y esperezos lo que le faltaba por dormir, y prosiguió el diablillo diciendo : Todo este estruendo trae consigo la casa de la Fortuna, que pasa al Asia Mayor á asistir á una batalla campal entre el Mogor y el Sofl, para dar la victoria á quien menos la mereciere.
Page 103 - Y a estotra parte estaba el estrado de las señoras, sobre una estera de esparto, de retorno del invierno pasado; tan remendados todos y todas, que parece que les habían cortado de vestir de jaspes de los muladares.
Page 9 - Zambullo, que ya le sé el suyo, o los suyos — dijo el Cojuelo — , porque hemos sido vecinos por esa dama que galanteaba y por quien le ha corrido la justicia esta noche, y de quien...
Page 83 - Triana, y sé echar las habas, y andar el cedazo mejor que cuantas hay de mi tamaño; y tengo otros primores mejores, que fiaré de vuesas mercedes, si me la hacen , aunque todos los que son entendidos me dicen que son disparates. No dicen mal , dijo el Cojuelo , pero con todo eso, señora Rufina María, de tan gran talento se pueden fiar los que yo quiero enseñar á mi camarada; esté atenta.
Page 103 - ... ellos, un candelero de barro con una antorcha de brea, y los naipes con dos dedos de moho hacia cecina, de puro manejados de aquellos príncipes, y el barato que se sacaba se iba poniendo sobre el candelero.
Page 57 - Corredera, que es la plaza donde siempre se hacen estas festividades, se pusieron a ver un juego de esgrima que estaba en medio del concurso de la gente, que en estas ocasiones suele siempre en aquella provincia preceder a las fiestas...
Page 25 - Pero salgámonos muy apriesa de aquí; que con tener estómago de demonio y no haberme mareado las maretas del infierno, me le han revuelto estas sabandijas, que nacieron para desacreditar la naturaleza y el rentoy. Con...

Bibliographic information