El mito de la revolución masónica: La verdad sobre los masones y la Revolución Francesa, los iluminados y el nacimiento de la masonería moderna

Front Cover
Ediciones Nowtilus, Apr 1, 2007 - Education - 304 pages
4 Reviews

Para unos, los masones fueron los artífices de la Revolución Francesa, sin embargo fueron perseguidos y exterminados tras ella,
en las hordas represoras también había masones.

La participación de los masones en la Revolución Francesa es todavía un misterio, ayuda a oscurecer las investigaciones el hecho de que existieran masones tanto en el bando represor como en el bando reprimido. Sí parece incuestionable el hecho de que los masones están presentes en la mayoría de los avances y tratados que han contribuido desde la modernidad hasta hoy, a crear sociedades más democráticas: aparecen masones como firmantes de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, también en la Constitución de los Estados Unidos de América, estuvieron al frente de la mayoría de movimientos republicanos de Europa y de América Latina, impulsaron el matrimonio civil, los cementerios seculares? El mito de la Revolución Masónica trata, desde el rigor y el conocimiento de la masonería y de sus distintas facciones, del desarrollo de las mismas en la modernidad y de la contribución de los masones a la Revolución Francesa.

El conocimiento de la masonería de Eduardo R. Calley es indudable, no en vano además de historiador y periodista ha sido presidente de dos logias masónicas y ha sido Gran Consejero de la Orden. No le impide esta circunstancia mostrar las contradicciones que, desde el S. XVIII se dan en la masonería entre la corriente esotérico-religiosa y la corriente racional-agnóstica. Comienza el libro aclarándonos los conceptos masónicos más importantes, sus símbolos y cómo nace la masonería moderna; tras esta introducción, necesaria para poder sumergirse en este credo simbólico y misterioso, no detallará el proceso que en los 40 años siguientes a 1750 llevará a la aparición de la identidad masónica y a la creación de los distintos grupos de Masones Iluminados; en la segunda parte entrará de lleno en el tema, las relaciones entre la nobleza ilustrada y la francmasonería, la participación de masones como Voltaire en la Revolución Francesa, la creación de logias militares y la persecución que sufrieron los masones en la época del Terror llevada a cabo, en muchas ocasiones, por los propios masones.

El libro, además, muestra la confrontación que existe desde ese momento entre una masonería tradicional y una masonería revolucionaria, entre una masonería esotérica y una masonería agnóstica, un problema que se encuadra en la eterna confrontación entre razón y fe. Un apéndice final servirá para aclarar los ritos y creencias de los masones con el fin de mostrar su situación actual y su relación con el mundo contemporáneo.

Razones para comprar la obra:

- La obra trata en profundidad el conflicto entre la masonería espiritualista y la masonería religiosa.

- Describe aspectos poco conocidos del nacimiento de la francmasonería europea y del origen de las distintas corrientes que hoy conforman sus ramas.

- Revela la existencia de una poderosa corriente masónica cristiana que suele ser ignorada por los manuales especializados en el tema.

- El autor, además de historiador, es masón y, por tanto, tiene pleno conocimiento del tema y expone desde dentro las profundas contradicciones de la masonería además de ahondar en el concepto de masonería iniciática.

Desde las antiguas organizaciones de canteros, que conservaban unos símbolos, unos ritos y unos conocimientos arcanos, hasta las distintas ramas masonas de la actualidad, la historia de los masones es un proceso de fragmentación y secularización al que han pertenecido algunas de las personalidades más importantes de la historia.

What people are saying - Write a review

User Review - Flag as inappropriate

Comentario de Jorge Sanguineti
Eduardo Callaey ha puesto en claro y ha descubierto muchas fuentes, que hacen a la comprensión de los orígenes de la Masonería, y de esa herramienta masónica específica
de formación personal que es el simbolismo.
Desde los comienzos de la historia ha existido la iniciación, aún en pueblos de bajo desarrollo cultural, como práctica que despierta la capacidad de ver, o dicho de otra manera, como pasaje de superación de la común vulgaridad hacia el descubrimiento de la potencialidades creativas del propio íntimo ser, y en consecuencia al establecimiento de los fundamentos de la cultura y la civilización; sin embargo la Masonería -organizada como una Orden de hombres juramentados en la búsqueda del conocimiento y de la virtud para el logro de la mayor perfección posible del ser humano, institucionalizada en principios, leyes, prácticas y ritos iniciáticos tan bien establecidos que han permitido su rápido desarrollo en los más diversos países y culturas sin perder jamás las características propias- es una creación del siglo XVIII, aunque, como bien lo demuestra Callaey, haya sido la cristalización de tradiciones monacales, templarias, cabalísticas y rosacruces, tradiciones en donde los masones de hoy encuentran a sus maestros y sus modelos fundacionales.
La importancia capital del De Templo Salomonis libro de Beda el Venerable, descubierta por Eduardo Callaey -tratada en su libro La masonería y sus orígenes cristianos, y en el primer volumen de esta tetralogía El otro Imperio Cristiano- no puede descuidarse lo más mínimo, porque cuando Beda se propuso centrar en el Templo de Salomón la espiritualidad de los maestros constructores de catedrales y palacios, y al describir los aspectos simbólicos de las partes de ese Templo, no hizo otra cosa, ni nada menos, que crear el método de desarrollo personal que la Masonería ha asumido como método característico y gradual de perfeccionamiento de la personalidad humana.
Cierto es que Beda tenía alto conocimiento del método simbólico de los Padres de la Iglesia y de las prácticas de la Cábala, pero es él quien le imprime el estilo propio de interpretar los símbolos y convertirlos en modelos emblemáticos de conducta y vida espiritual.“Como un río que atraviesa un lago, sin perderse en él” esta tradición iniciada por Beda fue atravesando tiempos y lugares manteniendo siempre encendida la antorcha de la espiritualidad laica, fecunda en hallazgos ingeniosos para las necesidades de cada época, auténtica sal de la tierra, que, superando dogmas y fundamentalismos, fue la serena creadora y multiplicadora de la semilla original en todos los órdenes de la actividad humana. ¿Qué otra cosa ha sido esta estupenda saga masónica que hilvana Eduardo Callaey, sino la historia de esa energía de Renovación en el Orden, de Humanismo en el Espíritu, la historia de ese Espíritu que alienta por dentro toda la estructura?
Hasta el siglo XVIII. Hasta allí la unidad y la multiplicidad fueron custodiadas por hombres y doctrinas, dentro de una ágil jerarquía, por la cual siempre se tenía el derecho de ascender una vez cumplidos los requerimientos de formación y de fidelidad a los principios que eran el sostén de todo el cuerpo masónico. Cábala, hermetismo, el Temple y la Rosacruz: fueron los estudios y doctrinas rectoras de las logias francesas y alemanas, las cuales hallaron en estas formas de la espiritualidad los principios que les posibilitarían superar la desorganización surgida de la rápida expansión y del masivo ingreso de nuevos miembros a la Orden. Espíritus selectos y de rara excelencia intelectual como Martinez de Pasqually, Dom Pernety y el titánico Jean Baptiste Willermoz, lograron superar la vulgaridad reinante por medio de estas fascinantes escuelas de pensamiento, y edificaron estructuras jerárquicas estables que permitieron el ordenado actuar de las logias junto al progreso de sus miembros, que era precisamente lo que se buscaba, es decir hacer de la Masonería el espacio adecuado
 

Other editions - View all

About the author (2007)

Eduardo Roberto Callaey (1958). Historiador, periodista y guionista argentino. Su labor vinculada a los medios de comunicación le ha llevado por diferentes televisiones, productoras y revistas de su país. Además, como historiador ha publicado numerosas obras sobre la Edad Media, la francmasonería, sobre religión y simbolismo.
Desde 1989 es miembro de la masonería argentina y ha presidido dos logias y ocupado el cargo de Gran Consejero de la Orden. Fue miembro fundador de la Academia de Estudios Masónicos de la Gran Logia de la Argentina y Editor Ejecutivo de la Revista Símbolo desde 2003 al 2006. Actualmente integra la Comisión Directiva Nacional de la Sociedad Argentina de Escritores y es Miembro de Número del Centro de Estudios Históricos de la Masonería Española.

Bibliographic information