Ensayo de un catálogo de periodistas españoles del siglo XIX, Volumen 1

Portada
Imprenta y litografía de J. Palacios, 1903 - 508 páginas
1 Reseña
Las reseñas no se verifican, pero Google comprueba si hay contenido falso y lo retira una vez identificado
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

Las reseñas no se verifican, pero Google comprueba si hay contenido falso y lo retira una vez identificado
Reseña de usuario - Marcar como inadecuado

p 508 Salcedo Ruiz (Angel>, i Pág. 409.) La dirección de «La Ilustración Católica», que le atribuí, corresponde á su hermano D. Francisco. Ha colaborado en »El Diario de Cádiz». «Anales del Ejército», «Revistado Infantería y Caballería» é ..
Largacha (Florencio). Colaborador de la «Revista Popular» (Guadalajara, 1891). Larmig. Véase Martínez y Güertero (Luis). Larra (Luis Mariano de). Fecundo y aplaudido autor dramático, hijo del famoso Fígaro. Había nacido en Madrid en 17
 

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página i - Ser periodista es serlo todo y no ser nada. Para ser periodista no se necesita, en realidad, más que un rimero de papel y una caja de plumas. Después hablar como persona civilizada y participar de las pasiones, de los errores y de las virtudes de todo el mundo. El vocablo exquisito, la colocación sabia de las palabras, la percepción de la belleza, el arte de los efectos no se improvisan...
Página ii - El periodista no es más bueno ni más malo que su tiempo, ni que sus conciudadanos; por más que se diga, él no ha hecho el siglo; es el siglo quien le ha hecho á él. Lo que hay es que la letra de imprenta grita más que una garganta y hace más sangre que un puñal; que el periodista mete la reticencia injuriosa, la frase obscena, el comentario irreligioso en máquinas de 30.000 ejemplares por hora, y la injuria y la frase y el comentario procrean infinitamente, y son turbión, nube, plaga....
Página ii - ... el sacerdocio de la prensa, su martirologio y su apostolado. En cambio, siempre me ha sorprendido como absurda extravagancia, y he oído ó leído, ya con enojo, ya con risa burlona, los dicterios y anatemas que contra la prensa fulminan no pocos sujetos, sobre todo si presumen de aristócratas, de conservadores ó de morigerados y juiciosos.
Página 251 - Mucho yerran quienes crean cumplidas las obligaciones del periodista con solo poner una pluma palabrera, por vistosos y gallardos que sus giros sean, aliviada de bagaje doctrinal, suelta de toda convicción y emancipada del deber, a merced de las veleidades y los arrebatos del vulgo inmenso, cuyos vaivenes ha de extremar para impresionarle vituperando hoy lo que ayer enaltecía...
Página 242 - Las mujeres del Evangelio son algo más que una obra literaria, algo más que la explosión de una imaginación poética; son un libro de combate, una protesta, una queja contra ese viento tempestuoso que pasa sobre la tierra removida de Europa, derribando tronos, altares, tradiciones, sentimientos y creencias.
Página ii - ... él. Lo que hay es que la letra de imprenta grita más que una garganta, y hace más sangre que un puñal ; que el periodista mete la reticencia injuriosa, la frase obscena, el comentario irreligioso en máquinas de 30.000 ejemplares por hora ; y la injuria, y la frase, y el comentario procrean infinitamente; y son turbión, nube, plaga. El periodista es una figura en cien mil espejos ; un cuerpo con cien mil sombras; una persona que se desdobla en cien mil.
Página 158 - ... algún día la historia de las artes españolas. Emprendió »segundo viaje y escribió el tomo segundo, que no ha »visto todavía la luz pública. Fue el Sr. Bosarte individuo »de número de la Real Academia de la Historia, y de »honor de las Academias de Zaragoza y Valladolid, y en »todas partes apreciado por su mérito, y mucho más en »la de San Fernando, que aun después de su muerte pro»curó recompensar en su familia los méritos de tan labo»rioso individuo».
Página i - Multiplicación enorme de ideas y de sentimientos, porque la idea y el sentimiento de cada uno viene a reflejarse en los demás ; circulación prodigiosa de vida, y al fin solidaridad de todas las conciencias; propaganda sin término de cuanto la ciencia y el arte crean, sin que por lo demás se anulen ni peligren ni la conciencia individual ni la voluntad del ser libre.

Información bibliográfica