Escritos póstumos de J. B. Alberdi, Volume 11

Front Cover
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Selected pages

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page 609 - Facundo, en fin, siendo lo que fue, no por un accidente de su carácter, sino por antecedentes inevitables y ajenos de su voluntad, es el personaje histórico más singular, más notable, que puede presentarse a la contemplación de los hombres que comprenden que un caudillo que encabeza un gran movimiento social, no es más que el espejo en que se reflejan, en dimensiones colosales, las creencias, las necesidades, preocupaciones y hábitos de una nación en una época dada de su historia.
Page 30 - Oid, mortales, el grito sagrado Libertad, libertad, libertad: Oid el ruido de rotas cadenas: Ved en trono á la noble igualdad. Se levanta en la faz de la tierra Una nueva gloriosa nación Coronada su sien de laureles, Y á sus plantas rendido un León.
Page 499 - SMB, reconoce ser la navegación del Río Paraná una navegación interior de la Confederación Argentina, y sujeta solamente a sus leyes y reglamentos, lo mismo que la del Río Uruguay en común con el Estado Oriental.
Page 495 - ... 7°. del Tratado de Reconocimiento, Paz y Amistad, celebrado en Madrid el 9 de Julio de 1859, y teniendo en cuenta que el restablecimiento de la Unidad Argentina, felizmente llevada d cabo en virtud de...
Page 686 - ... convicciones, y de predicar que el engrandecimiento de nuestra Provincia consiste en el empobrecimiento de las otras, que componen nuestra República. No, mil veces no. En nuestro modo de concebir el amor á la patria, de buscar su prosperidad y su lustre, no entran los elementos cordobes, entreriano ó porteño : entra solo la idea colectiva de argentinos...
Page 616 - Las hordas beduinos que hoy importunan con su algazara y depredaciones la frontera de la Argelia, dan una idea exacta de la montonera argentina, de que se han servido hombres sagaces o malvados insignes. La misma lucha de civilización y barbarie de la ciudad y el desierto existe hoy en Africa, los mismos personajes, el mismo espíritu, la misma estrategia indisciplinada, entre la horda y la montonera.
Page 613 - ... su país en dos campos, representando el uno la barbarie y el otro la civilización. Tal división es falsa, además de ser calumniosa. La barbarie no tiene más representantes en su país, según las clasificaciones etnográficas recibidas por el mundo civilizado, que los indígenas salvajes del desierto. Llamar bárbaros a los argentinos que habitan las campañas, que viven del trabajo rural, y cuyo origen, religión y lenguaje, son europeos, greco-latinos, es cambiar el sentido de las cosas...
Page 154 - Rosas sin sus groseras atrocidades. El año 1880 no inaugura una era histórica, sino que la consolida, haciéndola ya irreconocible en adelante. La explicación que da Alberdi en 1879 (Escritos póstumos, t. XI) no es ya comprensible para casi ningún argentino: Con Rosas cayó el tirano, pero no la tiranía, que vive constituida y organizada en el estado tradicional de los intereses económicos de que fué producto el mismo Rosas. Todos los que le sucedan en el gobierno serán tiranos a su vez,...
Page 291 - Aires, ella sola hace todo el comercio de tránsito con las demas Provincias. Estas, por el contrario, tienen el mas alto interés mercantil, económico y político en hacer el comercio directo con el extranjero; en no pagar á Buenos Aires los derechos y gastos del comercio de tránsito, en participar de las rentas de las aduanas; y en no permanecer en impotente dependencia de la voluntad del Gobierno de Buenos Aires»...
Page 291 - De todas ellas, sólo esta última tiene interés — interés según el sistema antieconómico y estrecho que hasta ahora se ha seguido — en que buques extranjeros no suban el Paraná; porque mientras el término final de las expediciones de ultramar sea la rada de Buenos Aires, ella sola hace todo el comercio de tránsito con las demás provincias.

Bibliographic information