Fantasías indíjenas: episodios i leyendas de la época del descubrimiento, la conquista i la colonización de Quisqueya

Front Cover
García Hermanos, 1877 - Indians of the West Indies - 253 pages
1 Review
 

What people are saying - Write a review

User Review - Flag as inappropriate

This book should be read by the President of the country whose intellectual writers have ridiculed the term Quisqueya, as a non-existing word. In the year 1861, the forefather of the country suggested that the "Dominican Republic" adopted this proper word of "Quisqueya" as the name of the nation, since he himself wrote in "The Trinitarian Pledge" that "Dominican" was just the denomination, derived from the name of the island "Santo Domingo", not to be its proper name. The writers, educators and politicians were convinced that the term "Quisqueya" was not part of the language spoke by pre-Colombian inhabitants of the island that Christopher Columbus baptized as Hispaniola ("La Española") in 1492, which, due to the confusion it brought those years in Spain when "meztisos" born in the island claimed to be 'Spaniards" based on the name of the island, the King gave the official name of "Island of Santo Domingo" instead, in 1506. The book "Quisqueya, un pais en el mundo" (Quisqueya, a country in the world), gives all the arguments necessary for the adoption of Quisqueya as the name of the country. It should be added in the Constitution to read: Dominican Republic of Quisqueya.  

Common terms and phrases

Popular passages

Page 22 - La Pinta", que se avanza, "¡Tierra!", dice una voz, y el eco vibra; y ese grito sublime de esperanza conmueve el corazón en cada fibra . . . Allá — entre la infinita muchedumbre de las galas que espléndida atesora tras la bruma lejana — , enhiesta cumbre surge al beso del rayo de la aurora.
Page 104 - ... Maguana. ¡ paloma tropical que el ala tiende y del águila el nido amante guarda! Su mirada es de luz y amor ; su areito eco dulce del valle y la montaña; preludio del laúd de ocultos genios que el aire pueblan cuando asoma el al[ba. Todo es perfume si su labio mueve, y aliento de su voz le presta al aura; todo es contento, si, al pasar, le -ofrece sus sonrisas al indio en su cabana.
Page 66 - El, de pie y en la prora, absorto mira en lontananza vago punto verde, que, cual juguete de las ondas, gira, y en la vasta extensión del mar se pierde. "A virar...
Page 30 - EL VOTO DE ANACAONA Esbelta como junco de la orilla de Ozama rumoroso, y sonrosada como esos caracoles que tapizan el extenso arenal de nuestras playas; por finas plumas de variados tintes las sienes levemente acariciadas, y de perlas y conchas carmesíes moviendo el cuello entre radiantes sartas; con primor exquisito elaborado...
Page 159 - Nació del árbol, en tan bella hora, fecunda, esbelta, misteriosa flor, castísima gemela de la aurora, hija inocente del primer amor. Y, a la sombra del árbol, dulce arrullo alzaron las palomas de Marién cuando el naciente, virginal capullo abrió la flor para esparcir el bien. Pobláronse las vastas soledades de seres mil en infinito amor, que el inmenso confín de las edades llenan de gloria, de virtud y honor. El santuario del bosque, las cabañas que sombrean...
Page 69 - III Después que de Colón y de Castilla la fama el triunfo por doquier pregona y ya «Quisqueya» conquistada brilla cual joya de la ibérica corona; Colón regresa a sus antiguos lares, y al pie de los monarcas protectores, de sus conquistas en lejanos mares depone los magníficos primores. Pero en su pecho, y recamado de oro, de ricas perlas y coral, se mira portentoso y espléndido tesoro reliquia santa que entusiasmo inspira. Es un pedazo de aquel «junco verde* que en las algas del mar vió...
Page 108 - Pasan instantes en mortal angustia... y ya — en vez de fatídicos clamores del combate — los víctores anuncian estrago y ruina, en los vecinos montes. Luego . . . Caonabo, en el altar postrado, ceñido el arco de triunfales flores, de Anacaona en los amantes brazos a su hija salva, y su poder impone.
Page 68 - ¡Tierra!", dice una voz, y el eco vibra; y ese grito sublime de esperanza conmueve el corazón en cada fibra . . . Allá — entre la infinita muchedumbre de las galas que espléndida atesora tras la bruma lejana — , enhiesta cumbre surge al beso del rayo de la aurora. "¡Mundo de amor, risueño paraíso! ¡Verde oasis de luz en mi desierto! Yo te bendigo, porque en ti Dios quiso brindarme al fin de salvación el puerto.
Page 21 - ¡Hosanna! ¡Gloria!" — de rodilla entona. "¡Oh! ¡Bendito el Señor por siempre sea!" C' V TxAxvVCX> L/ .Manuscrito de .losé Joaauín Pérez Y a un éxtasis de dicha se abandona aquel genio inmortal que un mundo crea. Agrúpase la turba que, insolente, sacrificarlo a su furor quería, y dobla humilde, con fervor, la frente ante el noble coloso que la guía...
Page 13 - ... y codiciada: Tal es la digna esposa del valiente e indómito cacique de Maguana; paloma tropical que el ala tiende y del águila el nido amante guarda. Su mirada es de luz y amor; su areito, eco dulce del valle y la montaña; preludio del laúd de ocultos genios que el aire pueblan cuando asoma el alba. Todo es perfume si su labio mueve y aliento de su voz le presta a el aura; todo es contento si al pasar le ofrece sus sonrisas al indio en su cabaña.

Bibliographic information