Guirnalda salvadoreña: colección de poesías de los bardos de la república del Salvador, precedidas de apuntes biográficos y juicios críticos sobre cada uno de sus autores, Volume 1

Front Cover
Imprenta nacional del doctor F. Sagrini, 1884 - Authors, Salvadoran
1 Review
 

What people are saying - Write a review

User Review - Flag as inappropriate

El mejor libro que he encontrado en la web.

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page iv - ¡Qué descansada vida La del que huye el mundanal ruido, Y sigue la escondida Senda por donde han ido Los pocos sabios que en el mundo han sido! Que no le enturbia el pecho De los soberbios grandes el estado, Ni del dorado techo Se admira, fabricado Del sabio moro, en jaspes sustentado.
Page 360 - Rico de cuna y rico de dinero, De setenta años largos y tendidos, Llamado don Pascual, que de Dios goce, De aquellos que comían á las doce. Hombre de honor, viudo, buen cristiano, De calzón corto, bata de indianilla, Chupa bordada, capa en el verano, Zapatos en invierno, con hebilla, • Peluquín con coleta, barbicano, De carey los anteojos, sin
Page 371 - y persigue hasta las últimas raices del amor propio y de los afectos humanos; y una poesia mística, que no es más que la traducción en forma de arte de todas estas teologías y filosofías, animadas por el sentimiento personal y vivo del poeta que canta sus espirituales amores.
Page 360 - Que rarísima vez los ocupaba, Pues sólo para leer los empleaba. Vestíase á las seis de la mañana, Iba á misa, tomaba chocolate. Asomábase un rato á la ventana, Rezaba el Pueri Dominum laúdate, Sentábase á comer con buena gana, Fumaba su cigarro por remate, Dormía siesta, y cuando no dormía La cabeza sin falta le dolía.
Page 358 - De diáfanos vapores y nublados, De negros nubarrones perfilados De oro y azul y espléndido arrebol; En que trasciende la regada tierra; De las rozas el humo al cielo sube, Y se ve sobre el fondo de la nube Caer la lluvia dorada por el sol,—
Page 370 - Ben-G-abirol; y con todo eso no es poeta cristiano: rey de los poetas cristianos es Prudencio-, y no hay en él sombra de misticismo. Porque para llegar á la inspiración mística no basta ser cristiano ni devoto, ni gran teólogo ni santo, sino que se requiere un estado psicológico especial, una
Page 360 - Dominum laúdate, Sentábase á comer con buena gana, Fumaba su cigarro por remate, Dormía siesta, y cuando no dormía La cabeza sin falta le dolía. ¿Quién habrá que al leer aquellas magistrales tradiciones, no
Page 358 - el más grandioso de los poemas épicos de la antigüedad. Pensamientos morales profundos, descripciones de la naturaleza vivas y animadas y un desenvolvimiento acertado de la teoría filosófica de la superioridad del hombre sobre los demás seres de la creación, todo esto resplandece en los castizos y sabrosos versos del poeta dominicano,
Page 370 - es el misticismo como estado del alma, y su virtud es tan poderosa y fecunda, que de él nacen una teología mística y una ontología mística, en que el espíritu, iluminado por la llama del amor, columbra perfecciones y atributos del Sér, á que el seco razonamiento no llega; y una psicología,
Page 359 - con sorpresa mueve apenas. Duerme la ninfa de una clara fuente Que deja ver su reluciente arena, Después copia los sauces de la orilla Y más en lo profundo representa La

Bibliographic information