Jaime, el Barbudo: ó, Los bandidos de Crevillente, Novela histórica original

Front Cover
Marzo y Fernandez, 1868 - 828 pages
0 Reviews
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Common terms and phrases

Popular passages

Page 192 - ... de berzas y otros desperdicios tomaron valor en los cambios y permutas , y se buscaban con ansia. La miseria se mostraba por calles y plazas, y se mostraba espantosa. Hormigueaban los pobres, en cuyos rostros representábase la muerte, acabando muchos por espirar desfallecidos y ahilados. Mugeres , religiosos , magistrados , personas antes en altos empleos, mendigaban por todas partes el indispensable sustento. La mortandad subió por manera, que desde el setiembre de 1811 que comenzó el hambre...
Page 20 - ... plaza (2 de febrero), con tal que los suyos no fuesen prisioneros de guerra, sino que se pudiesen retirar donde quisiesen. Vióse á las claras su deslealtad oprobiosa, cuando se publicó la comunicacion en que ofrecia rendirse, la cual comenzaba: «El gobernador y la junta militar de Peñíscola, convencidos de que los verdaderos españoles son los que unidos al rey don José Napoleon procuran hacer menos desgraciada su patria, ofrecen entregar la plaza...
Page 729 - Procedía después á señalar las causas de aquella intranquilidad y descontento, y designaba como una de las principales la conducta de algunos ministros del santuario, prelados y religiosos, «que difundían la superstición y la «desobediencia con máximas y consejos contrarios á la justa libertad asegu«rada en la Constitución...
Page 759 - Junta en la cual había de decidirse «si no estando garantida su vida, quedaba ó no disuelto el pacto social, y entraba de nuevo en la plenitud de sus derechos ». No...
Page 517 - ... habia arrestado en el Palmar á los jefes militares que intentaban proclamarla. Este inopinado golpe acabó de desconcertar á la...
Page 260 - De este modo, ó por el delito de afrancesados, ó por el crímen de liberales, ó como escritores peligrosos, ó como desafectos á las instituciones levantadas por el fanatismo y por la tiranía, los hombres que descollaban por su...
Page 813 - Barbudo conducido entre dos auxiliantes, exhortándole a bien morir. Llegado al pie de la horca se reconcilió con el sacerdote... Su confesión fue larga, y esta circunstancia admiró mucho y dio lugar a diversos rumores. Subió la escalera. . y una vez en alto, paseó su mirada por toda aquella apiñada muchedumbre que había acudido de la huerta y pueblos inmediatos, formando una inmensa sábana de seres humanos que se perdía en lontananza. Allí volvió a entretenerse con el sacerdote que le...
Page 98 - Villalobos, que habia acompañado á Freiré, se colocó en Molina. Luego que el general Sebastiani llegó á Lebrilla hizo varios reconocimientos; y arredrado del modo con que los nuestros le aguardaban, se apartó del intento de penetrar en Murcia, y en la noche del 29 al 30 se replegó á Totana. Hostilizáronle en la retirada los paisanos, particularmente los de Lorca, y en esta ciudad y en otros pueblos cometió el francés mil tropelías. Bien le vino á éste no insistir en la empresa proyectada,...
Page 813 - Allí volvió a entretenerse con el sacerdote que le auxiliaba... Jaime algo espera; pero este algo no apareció... Maese Diego, el verdugo, hizo su oficio... El cuerpo del célebre bandido se bamboleó en el aire. Levantóse un prolongado murmullo en todo el vasto circuito del patíbulo... Todos los labios oraban por el alma del ajusticiado

Bibliographic information