La guerra hispano-americana: Santiago de Cuba (con tres planos á cuatro colores, cuatro planos parciales y 23 fotograbados.)

Front Cover
Cuerpo de Artillería, 1901 - Spanish-American War, 1898 - 242 pages
0 Reviews
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page 71 - Ninguna medida se tomó para detener ó contrarrestar este ataque inminente, del que dependía la suerte de la única escuadra que poseía España.* Es cierto que la parte Oriental de Cuba estaba casi toda entera en poder de la insurrección...
Page 174 - V1zcaya y uno del Oquendo no ofrecen confianza, habiéndose mandado cambiar por otros; el mayor número de los estopines ofrece poca confianza; carecemos de torpedos Bustamante; al Colón le falta su artillería gruesa; Vizcaya está muy sucio y ha perdido su velocidad; Teresa no tiene cañones de desembarco y los del Vizcaya...
Page 176 - ... míos. La falta de baterías que mantengan á distancia la Escuadra enemiga, hace que esté siempre cerca de la boca del puerto, que iluminan, imposibilitando toda salida que no sea á viva fuerza. En mi juicio la salida implica seguramente la pérdida de la Escuadra y del mayor número de sus tripulantes, determinación que yo no tomaría nunca por mí, pero si VE me lo ordena lo ejecutaré. — La pérdida de la Escuadra se decretó, en mi juicio, al hacerla venir para aquí, de modo que no...
Page 183 - En vista estado apurado y grave de esa plaza que me participa General Toral, embarque VE con la mayor premura tropas desembarcadas de la Escuadra y salga con ésta inmediatamente.
Page 166 - Para resolverla, se llamó al práctico llamado Miguel, que es el que ha piloteado á la capitana, el cual, según opinión del Capitán del puerto, es el más inteligente de todos (á excepción del mayor, que se halla enfermo). Este práctico dijo que no encontraba dificultad para sacar á cualquier hora del día ó de la noche con el tiempo reinante al Teresa, al Vizcaya y al Oquendo, que sólo calan de...
Page 171 - ... pesar sobre mí sus consecuencias, pues han variado por completo, á causa de entrada y permanencia de aquélla en Santiago de Cuba, el nuevo objetivo y aspecto de la campaña, las existencias, de víveres y de carbón, y el aprovisionamiento de algunas plazas. Si por lo menos hubiese tratado ponerse acuerdo conmigo, con general Linares y con el general del Apostadero, es posible que entre todos hubiéramos encontrado más ventajosa solución en un principio que las que hoy se ofrecen...
Page 189 - Comandante, que como su buque era tan pequeño, no podía recibir aquella masa de gente, é iba á buscar un buque mayor que los embarcara. — Los insurrectos, con quienes yo había hablado, me habían dicho que con ellos tenían unos 200 hombres, entre los que había cinco ó seis heridos, y me añadieron de parte de su Jefe que si queríamos irnos con ellos, les siguiéramos y nos auxiliarían con lo que ellos tenían, á lo que les contesté que dieran las gracias á...
Page 125 - Chaffee se encontró desplegada, pero sin poder avanzar un paso, y la de Ludlow se vio también detenida. Mientras el fuego de la Infantería aumenta progresivamente, la batería americana comienza á disparar. Como loa españoles no cuentan en El Caney con un solo cañón, el fuego puede hacerse con la misma tranquilidad que en un campo de maniobras: las piezas pueden hacer daño, sin peligro alguno de recibirlo. A los pocos momentos las granadas estallaban por encima de las trincheras, alcanzaban...
Page 187 - ... que el buque estaba perdido y pensé desde luego en dónde lo vararía para perder menos vidas, pero continuando el combate en tanto que fuera posible. Desgraciadamente, el fuego ganaba terreno con mucha rapidez y voracidad, por lo que envié uno de mis ayudantes con...
Page 175 - Yo, que soy hombre sin ambición ni pasiones locas, creo que lo que sea más conveniente, y declaro, del modo más categórico, que la horrible y estéril hecatombe que significa la salida de aquí á viva fuerza, porque de otro modo es imposible, NUNCA sería yo quien la decretara, porque me creería reoponsable ante Dios y la Historia, de esas vidas sacrificadas en aras del amor propio, pero no en la verdadera defensa de la Patria.

Bibliographic information