La lira mexicana: colección de poesías de autores contemporáneos

Front Cover
R. Velasco, 1879 - Mexican poetry - 456 pages
0 Reviews
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Selected pages

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page 56 - ¡Qué hermoso hubiera sido vivir bajo aquel techo, los dos unidos siempre y amándonos los dos; tú, siempre enamorada; yo, siempre satisfecho; los dos, una sola alma; los dos, un solo pecho, y en medio de nosotros, ¡mi madre como un Dios!
Page 60 - Allí acaban la fuerza y el talento, allí acaban los goces y los males, allí acaban la fe y el sentimiento... Allí acaban los lazos terrenales, y mezclados el sabio y el idiota, se hunden en la región de los iguales.
Page 40 - NARANJOS Perdiéronse las neblinas En los picos de la sierra, Y el sol derrama en la tierra Su torrente abrasador: Y se derriten las perlas Del argentado rocío, En las adelfas del río Y en los naranjos en flor. Del mamey el duro tronco Picotea el carpintero, Y en el frondoso manguero...
Page 57 - ¡Bien sabe Dios que ese era mi más hermoso sueño, mi afán y mi esperanza, mi dicha y mi placer; bien sabe Dios que en nada cifraba yo mi empeño, sino en amarte mucho bajo el hogar risueño que me envolvió en sus besos cuando me vió nacer!
Page 54 - Yo quiero que tú sepas que ya hace muchos días estoy enfermo y pálido de tanto no dormir; que ya se han muerto todas las esperanzas mías; que están mis noches negras, tan negras y sombrías, que ya no sé ni dónde se alzaba el porvenir.
Page 266 - Haz el bien sin temer el sacrificio, El hombre ha de luchar sereno y fuerte, Y halla quien odia la maldad y el vicio Un tálamo de rosas en la muerte. " Si eres pobre, confórmate y sé bueno ; Si eres rico, protege al desgraciado, Y lo mismo en tu hogar que en el ajeno Guarda tu honor para vivir honrado. " Ama la libertad, libre es el hombre Y su juez más severo es la conciencia ; Tanto como tu honor guarda tu nombre, Pues mi nombre y mi honor forman tu herencia.
Page 61 - La tumba sólo guarda un esqueleto, Mas la vida en su bóveda mortuoria Prosigue alimentándose en secreto. Que al fin de esta existencia transitoria...
Page 42 - Perdona, bien mío; cedes al fin a mi ruego; y de la pasión el fuego miro en tus ojos lucir. Ven, que tu amor, virgen bella, néctar es para mi alma; sin él, que mi pena calma, ¿cómo pudiera vivir? Ven y estréchame, no apartes ya tus brazos de mi cuello, no ocultes el rostro bello tímida huyendo de mí.
Page 60 - Y allí, a la vida en apariencia ajeno, el poder de la lluvia y del verano fecundará de gérmenes tu cieno. Y al ascender de la raíz al grano irás del vegetal a ser testigo en el laboratorio soberano. Tal vez para volver cambiado en trigo al triste hogar donde la triste esposa sin encontrar un pan sueña contigo. En tanto que las grietas de tu fosa verán alzarse de su fondo abierto la larva convertida en mariposa. Que en los ensayos de su vuelo incierto irá al lecho infeliz de tus amores a llevarle...
Page 53 - Pues bien ! yo necesito Decirte que te adoro, Decirte que te quiero Con todo el corazón ; Que es mucho lo que sufro, Que es mucho lo que lloro, Que ya no puedo tanto, Y al grito en que te imploro, Te imploro y te hablo en nombre De mi última ilusión.

Bibliographic information