Libros de antaño, nuevamente dados á luz por varios aficionados, Volume 11

Front Cover
A. Duran, 1882
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page vii - ... no vayan ni pasen, ni consientan ir ni pasar en tiempo alguno, ni por alguna manera, so pena de la nuestra merced y de cincuenta mil maravedís para la nuestra cámara a cada uno que lo contrario hiciere.
Page 273 - ... acierta; que nuestra pelleja viva, desque a muerte hu cautiva, cúbrese de cosa muerta. Por muchas partes aparecen en Sánchez de Badajoz las apreciaciones sobre el valor de la vida humana. Así en la Farsa Moral que figura en el primer tomo de su Recopilación (Libros de Antaño, 1882 p. 273), dice 'Job': Homo natus de muliere, que vive tan corta vida, tan penosa y combatida, decid: ¿para qué la quiere? ¿Quién hay que no desespere cuando a la fortuna mira tantos tiros con que tira, tantos...
Page vi - ... inconveniente, por la presente os damos licencia y facultad, y mandamos que vos ó la persona ó personas que vuestro poder para ello hobieren, y no otras algunas, puedan imprimir y vender, impriman y vendan las dichas obras en los dichos reinos y señoríos de Castilla; ni traerlas á vender de fuera dellos por tiempo de diez años primeros siguientes, que se cuenten desde el...
Page vi - ... vendieren, y los moldes y aparejos con que lo hicieren, y más, incurran cada uno en pena de treinta mil maravedís por cada vez que lo contrario hiciere; la cual dicha pena se reparta en esta manera: la tercia parte para la persona que lo acusare; y la otra tercia parte para el juez que lo sentenciare, y la otra tercia parte para nuestra Cámara y Fisco. Y mandamos que cada pliego de molde de el dicho libro se venda al precio que fuere tasado por los del Consejo de Su Majestad. Y mandamos á...
Page 216 - ... muy gran falta de pan} : PAsT. Jamas falta qué tragar Al que fuer buen tragador, Que en fin, fin, nuestro Señor Nunca nos deja de dar. Quizá que por castigar Estas carnes bellacotas, Por trigo nos da bellotas ; Cuales somos, tal manjar. Desque emporcados andamos En mil respetos malinos, Bellotas, como á cochinos, Nos hace Dios que comamos ; Como hilamos, andamos. Diros he qué aconteció En mi casa, asando yo Las bellotas que hurtamos, A la noche.
Page 24 - Invidia y desasosiego, ¿ Por qué lo llamamos juego Y no muy cruda batalla, , Donde peor que cosarios, A solas ó con testigos , Hacen tiros adversarios, No en la guerra á sus contrarios , Son en juego á sus amigos? ¿ Adónde pudo hallarse Un siniestro más sin riendas, Los que deben ayudarse Trabajar por despojarse Uno á otro sus haciendas? El vulgo, juego lo llama, Siendo tan fiera contienda Que toda amistad derrama, Daña la honra y la fama, Y la vida y la hacienda. ¡Donde al amigo y hermano,...
Page 326 - ... Si la ley no la vedase, A la que moza enviudase Enterrarse aquese dia, Pues le muere su alegría, Y le nasce el amargura, Hiciese en la sepoltura Al marido compañía. ; Para qué es vivir ansí; Sola y llena de pasion, Sin fruto y sin bendicion, Llorando lo que perdí > Triste ¿ para qué nascí En este mundo cruel, Pues que vivo en él sin él, Y mi alma en mí sin mí? Mi suegro me ha prometido Un hijo que le ha quedado, Desque fuese emancipado, De me lo dar por marido. He esperado ya crecido,...
Page 248 - ... cojuelo; sé jugar la corregüela tan bien como los gitanos; sé tañer a palancianos, rabel, guitarra, vigüela y otros mil juegos de manos. Bailo y taño las gambetas con infinita mudanza; sé guiar bien una danza, tengo mil gracias secretas que nadie me las alcanza. A partir de aquí, los dos introitos se separan completamente. Por el mayor esmero de la forma parece que, hecho el Introito de los Siete pecados, ya hiciera también la farsa correspondiente, o se quedara en proyecto, utilizó...
Page 321 - Dios i no sabeis vos Lo que diz el nuestro cura ? Que su nombre y escretura Puso en la cara de nos. i Veis ? o : o : los ojos dos. ¿ Veis la m en la nariz? O, m — o — homo, hombre diz, D — e — de — i — dei — de Dios. ¿Veis cómo á Dios representa Por letras el rostro humano, Y estar debajo su mano Confiesa la cara esenta : Quien tapa ¿sabeis qué inventar Poner ramo de ramera : Dicen los ojos de huera ; «Ojo, ojo, que acá es la venta», Las pu pu no puras viejas Alaban por devocion,...

Bibliographic information