Manuela: novela de costumbres colombianas ...

Front Cover
Garnier hermanos, 1889
0 Reviews
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Selected pages

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page 137 - ... familia terrenales, ¡no!, sino de la que sirve a consolar al hombre, al individuo humano, de haber nacido, de la que se cifra en el tuétano de la fe cristiana popular — dentro de sus huesos dogmáticos, que no le cabe roer al pueblo — y se expresa en aquellas palabras del Credo que dicen: "Creo en la resurrección de la carne y en la vida perdurable.
Page 242 - Dámaso Bernal? — Sí, señor, contestó la moribunda, dejando ver sobre sus ojos un brillo pasajero, y en sus labios amortiguados una ligera sonrisa que se disipó como el reflejo de la luz que pasa por el frente de la puerta de una pieza oscura. Entonces el cura, levantando la mano y dejando caer la bendición nupcial sobre el lecho de muerte, unió a Manuela y Dámaso "en nombre de Dios Omnipotente", ya las palabras de la bendición añadió: "Parte, alma cristiana, de este mundo", viendo que...
Page 79 - Chamisera? — Sí, hombre. — Pues le contaré á su merced, que cuando yo estaba allá de concertado se murió un toro cerca de la casa, de la enfermedad de ranilla, y como le quitamos el cuero se regó la sangre fresca en el llano ; pero ¡ Avemaria ! no se puede figurar mi amo don Demóstenes la bramería que se levantó esa noche por todos esos llanos, peor que cuando tocan las trompas, los violones, las cornetas, flautas y los violines en el entierro de alguno de sus mercedes los ricos en...
Page 242 - Manuela, entréguese usted á la misericordia infinita del creador ; renuncie á todas las cosas de la tierra, no piense sino en Dios... — Si no pensara yo en Dios, dijo Manuela, ¿qué muerte sería la mía? — La conciencia de usted está pura... — Pero morir sin ser la esposa de Dámaso... — Lo será usted, dijo el cura. Y abreviando allí mismo los preparativos, porque había sacristán, padrinos y testigos, rezó las preces de la iglesia, y volviéndose...
Page 56 - Elías, representaban el género cerdoso. Los papagayos tan aborrecidos de Pía, estaban reunidos en cuatro variedades; los yátaros en tres; los carpinteros en dos; las palomas en seis, desde la doméstica hasta la abuelita, que cabe en la mano cerrada. Del Paraíso se fue la gente de zapatos a dar un paseo por el frente de los bosques que estaban en las bocacalles, adornados con hoja de palma, ramas de laurel, flores amarillas y algunos espejos pequeños. El primer bosque representaba la hoyada...
Page 56 - ... familias, especies y géneros de todos los animales. Después de hablar largamente sobre la raza humana, les hizo notar las cuatro clases de monos existentes en las montañas de la parroquia; el oso hormiguero y el oso negro El perro doméstico estaba representado por Ayacucho, con su hijo adoptivo a las costillas; el ulamá y las zorras lo acompañaban. El ñeque, la boruga con el conejo y el curí formaban el género de la liebre; la marrana de Manuela, de gran nombradla en los fastos de la...
Page 52 - ... doce columnas vestidas de laurel y de una cornisa formada de flores de montaña y bejucos de pasiflora, de flor lacre. El frontal era una lámina formada con musgo, liquen y vistosas flores, representando en relieve las tablas del Decálogo Del centro de la cúpula pendía una araña plateada con pie de motua, y colgada con una cinta hecha de cáscara de majagua. El altar de la Hondura fue despojado de prisa, por orden del señor cura, de algunas sabanas y colchas de cama con que lo habían adornado,...
Page 241 - ... sus facciones el dolor y la desesperación que despedazaban su alma. — Dámaso, volvió a decir, la infeliz Manuela, le suplico que perdone al que nos ha perseguido, como Dios nos ha de perdonar a los dos. — Lo perdono, respondió Dámaso, limpiándose las lágrimas que le brotaban al recuerdo de sus persecuciones. — Dámaso, balbuceó Manuela, apretando la mano de su amigo: la justicia de la tierra nos ha sido contraria; pero esperemos la de Dios. — Sí, dijo el cura, la de Dios es infalible,...
Page 19 - ... hombres. Lo mismo que en el trapiche de don Cosme y de don Blas. Cosa muy parecida... De allí condujo Matea á la bella parroquiana á la factoría que dejaron hecha los españoles, que es un' edificio sólido y muy capaz, que sirve de oficina de aliño; pero del corredor se volvió Manuela tapándose las narices con su pañuelo por el olor pestilente de las garras podridas de los cueros y del neme con que se zuaquean las petacas de cuero. En todas partes orden y actividad, y peones esforzados...
Page 54 - ... sectas distintas, estarían riéndose unos, con el sombrero puesto otros, fumando muchos y con la espalda vuelta algunos; y se suscitarían fuertes disgustos por la falta de cultura de nuestras gentes. — A mí me encanta la multiplicidad de religiones. Si usted viera en los Estados Unidos — A mí lo que me gusta es la unidad, la conformidad, la regularidad, como que es la tendencia general de nuestra sociedad y la fuente de la perfección humana. Es un hecho que la unidad de nación, idioma....

Bibliographic information