Novelas cortas de varios autores, Volume 1

Front Cover
V. Agüeros, 1901 - Mexican fiction
0 Reviews
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page 503 - VIRGEN DE GUADALUPE. Primera y segunda parte. DOS TOMOS FOLIO, PROFUSAMENTE ILUSTRADOS. Todo católico amante de Nuestra Señora de Guadalupe-, debe tener...
Page 110 - Las tres dio el reloj de una iglesia cercana. — Oye, oye las tres, continuó el joven con voz apresurada. Un instante después quizá será tarde. — ¡Si vieras cómo tiemblo! . . . — ¡Madre mía, perdón! ¡Oh! ¡madre mía!, si me puedes ver desde la morada de los justos, cuida de tu desgraciada hija! . . . Y cayendo de rodillas, se puso a orar. El joven abrió la puerta, tomó a su amante en los brazos y la sacó fuera del aposento. — ¡Dios mío! exclamaba Juanita con apagada voz, tuya...
Page 104 - ... la vuelta realizaron el plan que habían formado de antemano. Juanita llegó a su casa espantada: contó que habían asaltado a su padre tres ladrones, y que estaba en grave peligro su vida. Los que en ella estaban se alarmaron al instante; salieron varios a socorrer al oidor, y en medio de esta confusión el mendigo, o el licenciado Verdad, se fue a ocultar allá en el aposento de la imprudente joven. IV LA GANZÚA Las dos de la mañana habían dado, y Juanita estaba sentada en su aposento,...
Page 106 - ¿Y serías tan bárbaro de ir a ponerme en manos de tus enemigos? — No; pero seguiría la ruta que el destino me señaló. Yo he nacido entre la virtud, sí, mis padres fueron un modelo de honradez y de nobleza de alma. ¡Miserable de mí, también hay flores olorosas y bellas que dan veneno por fruto! . . . Yo no tengo la culpa de lo que soy; mi corazón se ha estremecido siempre de mis acciones, pero mi suerte, mi suerte fatal me ha conducido . . . Yo no culpo al cielo . . . yo culpo a ese sino...
Page 503 - En la 1a parte está la Historia de la Aparición y del culto de Nuestra Señora en su advocación de Guadalupe, la historia detallada de su Colegiata, hasta las últimas obras ejecutadas, con mil noticias curiosas é interesantes.
Page 108 - Pero si al cabo hemos de volver: volveremos, sí y él nos llamará y nos abrazará luego que se haya pasado su cólera. — ¿Y nos bendecirá, y nos dirá hijos míos, y viviremos con él? — No lo dudes. — ¿Y dilatará mucho tiempo? — Un año. — ¡Un año! — Un año se pasa como quiera, dijo el joven con cierto aire de serenidad y de confianza; un año a más tardar: puede ser antes; el cielo se compadecerá de nosotros y nos volverá la dicha que tanto ansiamos. Yo escribiré al oidor,...
Page 293 - Octai habla del libertador, y dirige á su hija palabras que respiraban toda su gratitud : alaba su hermosura, su gracia, y el valor y la fuerza sin igual con que había atravesado, con ella en los brazos, todos los torrentes, todos los precipicios. Netzula sonríe al escucharla ; mas esta sonrisa estaba muy lejos de ser la expresión pura de la felicidad. Octai entre tanto había perdido en aquella noche todas las fuerzas que le quedaban : la edad había deslucido...
Page 93 - ... dijo el hombre e hizo un movimiento como para acostarse. El oidor prosiguió su camino arrojando sobre él una mirada amenazadora. Pero apenas había andado un corto espacio, cuando el infatigable cantarín continuó su bolero: Hay sujetos en México que son ladrones; y libres se pasean... si son oidores. El oidor sintió un trastorno general en todo su cuerpo; no entendió una sola palabra de lo que el hombre cantaba, pero no podía sufrir la burla que se le hacía desobedeciendo sus órdenes.
Page 295 - ... repentinamente se encuentra rodeada por cuatro soldados cuya lengua es ignorada de ella; no puede dudarlo; ha caído en manos de los españoles; conoce todo el horror de su desgracia, y se resigna al sufrimiento; todo lo ha perdido para siempre: sus padres, su patria y aun su amante. La memoria de la aflicción de su querida madre no es el menor de sus tormentos. Inclina la cabeza, derrama una lágrima, y marcha como la víctima al sacrificio del sol. Pocos pasos ha caminado, y sus opresores...

Bibliographic information