Obras de Lope de Vega, Volume 3

Front Cover
Tip. de la "Rev. de arch., bibl. y museos", 1893
0 Reviews
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page 9 - Recuerde el alma dormida, avive el seso y despierte contemplando cómo se pasa la vida, cómo se viene la muerte tan callando...
Page 399 - Mi edad al amanecer era lustrosa azucena; dióme el sol y ya soy morena. 372 —"VELADOR que el castillo velas, "vélale bien y mira por ti, "que velando en él me perdí." — "Mira las campañas llenas "de tanto enemigo armado." — "Ya estoy, amor, desvelado "de velar en las almenas. "Ya que las campanas suenas "toma ejemplo y mira en mí "que velando en él me perdí.
Page 213 - En las mañanicas del mes de mayo cantan los ruiseñores, retumba el campo. En las mañanicas, como son frescas, cubren ruiseñores las alamedas. Ríense las fuentes tirando perlas a las florecillas que están más cerca. Vístense las plantas de varias sedas que sacar colores poco les cuesta. Los campos alegran tapetes varios, cantan los ruiseñores, retumba el campo.
Page xxii - Impresa por primera vez en i6i7. (Cuatro Comedias famosas de D. Luis de Góngora y Lope de Vega, recopiladas por Antonio Sánchez), con el título de Los Jacintos y Celoso de si mismo.
Page xxiv - Señor, nosotros somos recitantes de la compañía de Ángulo el Malo; hemos hecho en un lugar que está detrás de aquella loma, esta mañana, que es la octava del Corpus, el auto de Las cortes de la muerte...
Page 606 - Muerte viene a tu alcance, mas ten al miedo la rienda; que ya tienes nueva vida si tú sabes usar della. Ya la Muerte espera muerte, nadie sin culpa la tenga; que a manos de aquesta vida sabemos que quedó muerta. Por la puerta de la gracia entró la vida en la tierra, porque no hay vida sin gracia ni muerte sin culpa fea.
Page xxiv - Muerte, con rostro humano; junto a ella venía un ángel con unas grandes y pintadas alas; al un lado estaba un emperador con una corona, al parecer de oro, en la cabeza; a los pies de la Muerte estaba el dios que llaman Cupido, sin venda en los ojos, pero con su arco, carcax y saetas; venía también un caballero armado de punta en blanco, excepto que no traía morrión, ni celada, sino un sombrero lleno de plumas de diversos colores; con éstas venían otras personas de diferentes trajes y rostros.
Page xvi - Pieza disparatadísima, o más bien absurdo delirio, en que Colocólo aparece como símbolo de San Juan Bautista; Rengo, como figura de demonio, y Caupolicán (horresco referens), como personificación alegórica del Divino Redentor del mundo. Muy robusta debía de ser la fe del pueblo que toleró farsa tan irreverente y brutal.
Page xxxvii - Padre, con otra sábana abierta por medio y toda junto á las barbas llenas de orujo, y una vela en la mano , entendí de risa ser muerto. El pobre vulgo no sabía lo que le había sucedido. Pasó esto...
Page 607 - Mira que llega a la puerta y con deleites convida; la lámpara esté encendida, no la halle el Esposo muerta. Entra con muestras de...

Bibliographic information