Obras poéticas, Volume 1

Front Cover
 

What people are saying - Write a review

User Review - Flag as inappropriate

ODA
Este libro se abre con la composición titulada "La campaña de Portugal", subtitulada "Oda al Exc. Señor Príncipe de la Paz".

Selected pages

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page 20 - Milán se goza, y sobre su ruina la república eleva Cisalpina. Así por todas partes va cantando tus hazañas la fama voladora ; así va recobrando la Galia su esplendor y sus derechos, que los hijos del Sena fijarán en los muros de Viena. Ella también despojo hubiera sido del héroe valeroso, si en Campo-Formio el ramo de la oliva no la diera su brazo generoso, • el verde ramo que la paz anuncia, objeto de los hombres suspirado. El labrador cansado, alzando al cielo la abatida frente, estrecha...
Page 16 - ... yacen cansados los guerreros ; sus corazones fieros marcial ardor con tu presencia anima; suena tu voz, y sienten en su pecho renacer el coraje y el despecho. "¡Oh! ciudadanos, dice, ¿así desnudos, hambrientos, indefensos, la dura muerte sufriréis en vano? Mirad el enemigo ; en sus inmensos batallones habita la abundancia. Para salir de males tan atroces pelear y vencer manda el destino ; si os faltan armas, mutilad los troncos del alto fresno y la robusta encina: ved la Italia vecina, que...
Page 18 - ... la desesperación rugiendo gira : todo es fuego y horror, y sangre y muerte. En vano el alemán, en polvo envuelto, lidia contra la suerte : él huye derrotado, de ardiente rabia y de sudor bañado. Ya, Buonaparte, logran tus guerreros víveres, ropas, armas abundantes ; ya el paso de los Alpes te promete mil lauros venideros; ya la fértil Italia en sus campañas presenta nuevo objeto a tus hazañas. ¿ Cómo podré de triunfos tan heroicos el torrente seguir por las riberas del Tánaro, y el...
Page 19 - ... celebrar este rasgo de tu genio, que de Cienfuegos el sublime canto eligió para asunto de su ingenio? Vuelas de un triunfo en otro, y victorioso llegas a Lodi, cuyo estrecho paso el alemán te impide, y de la Galia los valientes guerreros intimidan sus huestes numerosas, parando el raudo curso a sus aceros. Tú, semejante al rayo desprendido del hórrido nublado, fuerzas el puente solo, y el pabellón francés enarbolado en la ribera opuesta por tu brío, decidió en este día, a pesar de las...
Page 17 - ... mal seguro a su inquieto poder opuso en vano ; que al choque repetido de unas olas suceden otras olas con ligereza suma, saltan, se rompen en rabiosa espuma, hasta que el austro con atroz silbido agita el seno de su inmensa mole, y ensanchando la espalda cristalina se precipita, llega, y lo arruina. Así por todas partes en el choque, a uno que muere, suceder se mira otro que, ardiendo en ira, busca el negro placer de la venganza, y al enemigo intrépido se lanza. Oigo precipitar de las alturas...
Page 12 - ... llanto, recuperas también de inmensos males; tanta es tu compasión, tu celo tanto, que imitas a los seres celestiales ; todo siente a tu vista la terneza que te inspira la fiel naturaleza. Si a ti fué dado de la real Luisa elogiar las virtudes, también fué dado con benigna mano practicarlas por ti ; gozosa acudes al socorro que anhela el ser humano ; por sus alivios velas y te afanas, y en su conservación el lauro ganas.
Page 36 - ... la confusa armonía El nombre de aquél Héroe repetía. Apresuro mis pasos Y donde Apolo estaba, Vi el coro de los dioses congregado Que a tan plausible objeto festejaba Con el himno sagrado Que él mismo componía Para aumentar la gloria de este día. Neptuno sin tridente, Minerva sin la égide, Sin su lanza Belona y Marte fiero Sin la sangrienta espada con que mide La suerte del guerrero, Cantaban el destino Y el mérito y virtud de este Argentino. Y entonces vi a las Musas Brillantes y festivas...
Page 20 - ... también despojo hubiera sido del héroe valeroso, si en Campo-Formio el ramo de la oliva no la diera su brazo generoso, el verde ramo que la paz anuncia, objeto de los hombres suspirado. El labrador cansado, alzando al Cielo la abatida frente, estrecha entre sus brazos cariñoso la amada esposa ya sus tiernos hijos, bendiciendo la paz, que en dulce calma a su antiguo afanar torna el reposo, y los bueyes unciendo, de sudor baña la fecunda tierra que dejó estéril la sangrienta guerra. Vive...
Page 13 - Lu1sa el amparo soberano; allí suena su nombre; allí está Amira la piedad publicando que ella inspira. Allí triunfa mi sexo; la nobleza de la corte española a su reina benéfica imitando, la gloria de hacer bien disfruta sola: la inocencia a su vista está implorando en su favor la bendición del Cielo por su prosperidad y su consuelo. Las madres de estos niños desgraciados ante el Criador postradas, a ellos unen sus votos fervorosos en tierno llanto de placer bañadas: y yo también, ¡ oh...
Page 11 - ... de gratitud sublime hasta el trono elevarse ; del genio y la piedad arrebatada, contra el prestigio de razón armarse : por la virtud y compasión llevada, ella ofrece a la España, en su elocuencia, de su reina la gloria y la clemencia. Yo te admiro, y te sigo en las tareas de tus tiernos cuidados; penetras la mansión adonde gimen los desvalidos niños desgraciados; allí con la miseria los oprimen de la orfandad los males horrorosos, y allí gozan tus dones generosos. Cual suele el austro...

Bibliographic information