Obras sueltas de Lupercio y Bartolomé Leonardo de Argensola: Bartolomé Leonardo

Front Cover
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Selected pages

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page 379 - Ya vee dónde voy a parar con mi erudición; pero yo le perdono el silencio pasado, si todo este tiempo se ocupó en lamer el parto de los desiguales; y como quiera que sea, le perdono su silencio, por lo bien que habla en sus tercetos. Elegantísima cosa, mi Rector, y un traslado muy puntual de la verdad.
Page 89 - Pero confía en tu justicia, amigo, Que aunque ese tu contrario poseyera El bien que poseyó y perdió Rodrigo, Quedarás victorioso de esa fiera; Cortarás, como Alcides, sus cabezas, Y, cual él, subirás á su alta esfera. Y no tengas por vanas mis bravezas, Que hoy he tenido yo algunos barruntos Que las hacen verdades y finezas. Hoy estuvimos yo y el Nuncio juntos, Y tratamos de algunas parlerías, Echando canto llano y contrapuntos. Mas no se han de contar como poesías, Pues no eres Filis tú,...
Page 398 - Así á la flor, que en real jardín secreta, Ni el huésped raro, ni el cultor se atreve, La lluvia , el sol , y el mismo soplo leve, Que juega con sus hojas , la respeta.
Page 388 - ... atesoraban entrambos hermanos. Apenas contaba Lupercio dieciocho años de edad, y ya dedicó un soneto ágil y de elevado tono, a su maestro de la Universidad de Huesca, P. Jaime Torres, que hizo concebir fundadas esperanzas...
Page 320 - In amore haec omnia insunt vitia : injuriae, ôO.suspiciones, inimicitiae, indutiae, bellum, pax rursum : incerta haec si tu postules ratione certa facere, nihilo plus agas quam si des operam ut cum ratione insanias.
Page 391 - ... alma el suelto pensamiento con alto y de dolor lloroso acento, casi en sombra de muerte un nuevo Orfeo. No halla la memoria o la esperanza rastro de imagen dulce y deleitable con que la voluntad viva segura: cuanto en mí hallo es maldición que alcanza, muerte que tarda, llanto inconsolable, desdén del Cielo, error de la ventura.
Page 39 - Cual cisne, que con últimos alientos vive y muere cantando a un mismo punto, y en el sepulcro y nido todo junto, más vivos articula los acentos, tal en la dura cama, en fuegos lentos, el invicto español vivo y difunto, levantó este divino contrapunto cercado de tiranos y tormentos. Yo, celestial Señor, yo, aquel Laurencio, a cuyo corazón fuerza enviaste, para mayor martirio suficiente...
Page 368 - O mil veces dichoso aquel camino De tantos alabado, mas seguido De pocos hasta ahora con buen tino! ¡Dichosa soledad, seguro nido De las águilas reales , que contemplan El claro sol con ojo no torcido ! En tus aguas sus fuertes armas templan Los que de la mentira y del engaño A espada y lanza la soberbia tiemplan. Los que buscan el simple desengaño, Y huyen...
Page 314 - Y aun regalado en uno de los senos Mas sordos , y profundos del abismo. Y andas entre nosotros con ofensa De la virtud : mas no me desconsuelo De que dilate un rayo la venganza. XXXIX. Quando los ayres , Párraeno , Con el estoque negro , no te acuso, Si por ángulo recto , ó por obtuso, Atento al arte , las distancias mides.
Page 382 - ... mucho del gabancillo verde. Lindamente lo dice todo, y muestra cómo se han de juntar con gentileza virtudes contrarias en un sujeto. Digo que me agrada. No hay que decir.

Bibliographic information