Observaciones sobre la historia de la guerra de España que escribieron los señores Clarke, Southey, Londonderry y Napier, Volumes 1-3

Capa
 

Opinião das pessoas - Escrever uma crítica

Não foram encontradas quaisquer críticas nos locais habituais.

Outras edições - Ver tudo

Palavras e frases frequentes

Passagens conhecidas

Página 333 - Junta cuya formación deberá servir de modelo en adelante a los pueblos que quieran elegirse un gobierno representativo digno de su confianza.
Página 197 - de Sagasti, don Sebastian Ignacio de Álzate, don Fran«cisco Antonio de Barandiaran, don Rafael de Bengoechea, «don Manuel de Riera y don Domingo de Galardi, todos «vecinos de dicha ciudad, á una conmigo el infrascrito «secretario de ayuntamiento de la misma, no habiendo «asistido otros muchos por no habérseles pasado aviso á «causa de ignorarse su paradero por la total...
Página 333 - Mas para que el gobierno de Cádiz tuviese toda la representación legal y toda la confianza de los ciudadanos, cuyos destinos más preciosos se le confían, se procedió a petición del pueblo y propuesta de su síndico, a formar una Junta de Gobierno, que nombrada solemne y legalmente por la totalidad del vecindario, reuniese los votos, representase las voluntades y cuidase de los intereses.
Página 73 - ... días que duró la vez pasada; si no supe rendirme entonces con menos fuerzas, no debe VE esperarlo ahora, cuando tengo más que todos los ejércitos que me rodean. La sangre española vertida...
Página 226 - José Napoleón; así, todas las partidas que existan en las provincias, cualquiera que sea su número, y sea quien fuere su comandante, serán tratadas como reuniones de bandidos... Todos los individuos de estas compañías que se cogieren con las armas en la mano serán al junto juzgados por el preboste, y fusilados; sus cadáveres quedarán expuestos en los caminos públicos.
Página 73 - El general en jefe del ejército de reserva responde de la plaza de Zaragoza. Esta hermosa ciudad no sabe rendirse. El señor mariscal del Imperio observará todas las leyes de la guerra y medirá sus fuerzas conmigo. Yo estoy en comunicación con todas partes de la Península y nada me falta. Sesenta mil hombres, resueltos á batirse^ no conocen más premio que el honor, ni yo que los mando.
Página 200 - ... los sitiadores, tratando á los habitantes de una Ciudad tan Patriótica, fiel y adicta á la gloriosa causa de la Nación mucho peor que si fuera enemiga; mas todos los individuos del Congreso, sofocaron sus resentimientos particulares, conociendo importaba mucho conservar la reputacion de los aliados en un tiempo en que iban á entrar en el territorio Enemigo y que perjudicaría á la causa de la Nación publicar en estas circunstancias su atroz y bárbara conducta.
Página 258 - ... española. — Que todos los papeles del Gobierno queden depositados en el archivo del Ayuntamiento, sin poder ser extraviados, ni extraídos ni quemados. — Que á los que habrán sido vocales ó empleados en las Juntas en tiempo de esta guerra de...
Página 231 - De orden de la Regencia del Reino lo comunico á V. para su inteligencia y cumplimiento en la parte que le corresponde. Dios guarde á V. muchos años. Cádiz, mayo 24 de 1812. — Ignacio de la Pezuela.
Página 74 - ... en proporción de hablar al señor Mariscal de rendición, si no quiere perder todo su ejército en los muros de esta plaza. La prudencia, que le es tan característica y que le da el renombre de Bueno, no podrá mirar con indiferencia estos estragos, y más cuando ni la guerra ni los españoles los causan ni autorizan. Si Madrid capituló, Madrid habrá sido vendido, y no puedo creerlo; pero Madrid no es más que un pueblo, y no hay razón para que éste ceda.

Informação bibliográfica