Padre, el último mono

Front Cover
Grupo Planeta Spain, Mar 6, 2012 - Fiction
2 Reviews

Instrucciones para leer un libro de instrucciones

1. Coja el libro de la estantería de la tienda de libros.
2. Empiece a leerlo por delante (al revés de como lo está cogiendo ahora mismo).
3. Hojéelo para ver si le interesa.
4. En caso afirmativo, diríjase a la caja y pague lo que le digan.

Una vez en casa, descubrirá todo lo que necesita saber un padre y que, hasta ahora, nadie se atrevió a contarle. Capítulos tan útiles como:
- Bienvenido a la secta
- Enhorabuena. Está a punto de adquirir un producto líder
- Compruebe que el producto está en perfecto estado
- Instalación del producto en su casa
- Complementos necesarios para el producto
- Uso correcto de los otros miembros de la familia
- Cargado de baterías y suministro de combustible
- Habilidades básicas del producto adquirido
- Puntos de cuidado y mantenimiento de su producto
- Acuda a un técnico autorizado
- Y el segundo, ¿para cuándo?

Cuidado, este libro no es sólo humorístico, es también un libro con el que aprenderá cosas útiles. Si tiene alergia o intolerancia a nuevos conocimientos, deje el libro en la estantería.

 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Selected pages

Contents

Section 1
Section 2
Section 3
Section 4
Section 5
Section 6
Section 7
Section 8
Section 16
Section 17
Section 18
Section 19
Section 20
Section 21
Section 22
Section 23

Section 9
Section 10
Section 11
Section 12
Section 13
Section 14
Section 15
Section 24
Section 25
Section 26
Section 27
Section 28
Copyright

Other editions - View all

Common terms and phrases

About the author (2012)

Berto Romero Tomás (Cardona, 1974). Tiene un hijo, Lucas (un año). Es humorista profesional, pero su verdadera pasión es inseminar mujeres, hobby al que ha dedicado toda su vida. Extremadamente perfeccionista y autodidacta, sólo lo ha conseguido en una ocasión, tras una larga trayectoria de pruebas y experimentos fallidos, la mayoría de ellos llevados a cabo en solitario, en el cuarto de baño. Actualmente dedica la mayor parte de su tiempo a sacar juguetes pequeños de los cajones de la ropa y de detrás de los radiadores, tarea que compara en importancia y misticismo a la de los zahoríes que buscan agua con un palo. Suya es la frase: «Duérmete, por el amor de Dios.»

Bibliographic information