Parnaso peruano

Front Cover
José Domingo Cortés
Imprenta Albion de Cox y Taylor, 1871 - Peruvian poetry - 814 pages
0 Reviews
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page 335 - Si eres un bien arrebatado al cielo ¿Por qué las dudas, el gemido, el llanto, La desconfianza, el torcedor quebranto, Las turbias noches de febril desvelo ? Si eres un mal en el terrestre suelo ¿Por qué los goces, la sonrisa, el canto, Las esperanzas, el glorioso encanto, Las visiones de paz y de consuelo? Si eres nieve ¿por qué tus vivas llamas? Si eres llama ¿por qué tu hielo inerte? Si eres sombra ¿por qué la luz derramas? ¿Por qué la sombra, si eres luz querida?
Page 671 - Y brilla siempre en tus azules ojos Mi sol, mi porvenir! Mi recuerdo es más fuerte que tu olvido; Mi nombre está en la atmósfera, en la brisa, Y ocultas al través de tu sonrisa Lágrimas de dolor; Pues mi recuerdo tu memoria asalta, Y a pesar tuyo por -mi amor suspiras, Y hasta el ambiente mismo que respiras Te repite mi amor!
Page 670 - ... más hondo el de tu olvido que el abismo del mar! Pero ¿qué es este mar? ¿qué es el espacio, qué la distancia ni los altos montes? Ni qué son esos turbios horizontes que miro desde aquí; si al través del espacio y de las cumbres, de ese ancho mar y de ese firmamento, vuela por el azul mi pensamiento y vive junto a ti?
Page 662 - Yo sé que eres la estrella de la tarde que ve el anciano entre celajes de oro, cual postrera ilusión de su alma, bella; y aunque tu luz para mis ojos no arde, engáñame...
Page 356 - ... de parecerlo, para que, tal cual es, no puedan verlo, se presenta por siempre disfrazado; ya su acción más infame y la más fea de la justicia con el traje arrea, ¿qué hace nuestro hábil lobo, en astucias tan diestro cual la más vieja zorra, y ya por experiencia padre maestro en el carnericidio y en el robo? Su lid empieza por buscar camorra, para dar colorido al atentado que ejecutar pretende: y poder sin escándalo, en el prado del sencillo rebaño y de tanto animal que no le entiende...
Page 139 - ... la luz que en el éter lentamente se derrama se abre al fin un panorama que el ojo puede medir: cuando las aguas dormidas de los lagos se estremecen al primer rayo, y parecen acariciarlo al pasar: cuando en las pintadas flores brilla y se mece el rocío, y cual ola de colores se ven las aves cruzar: cuando la mirada absorta en derredor se pasea y allá el monte, aquí la aldea reconociéndose va, allí el triste cementerio de un blanco cerco rodeado, aquí la cuesta, acá el prado, la cruz del...
Page 350 - Huye de mi corneta, nieta de Juan de Aprieta, almorrana inflamada y moco de candil de una posada. La beata que oyó tal tarabilla, armando la golilla en tono protestante, le responde con tono altisonante : Siga usted ño cojete, cojo y recojo, cojo con bonete, cojo con muletilla, cojo y cojín con sudadero y silla, cojo...
Page 355 - ... río, y no falta quien diga que charcazo; pero todo es lo mismo para el caso. Pues, señor, como digo de mi cuento, el lobo que de sangre más sediento mil veces más estaba que no de agua, y que apagar resuelve la gran fragua de su vientre con ese corderito, con la cabeza gacha, le, mira de hito en hito, jurándole de echarle a la capacha: y los pies al tunante le comen por correr a echarle el guante. Pero como el más ruin, el más...
Page 496 - Yo sólo así merezco gozar de tu cariño ; y tú sólo en mí puedes gozar días tranquilos. Vuelve, mi palomita, vuelve a tu dulce nido. N'o seas, pues, tirana ; haz las paces conmigo. Ya de llorar cansado me tiene tu capricho. N'o vueles más. no sigas tus desviados giros; tus alitas doradas vuelve a mí.
Page 669 - Ni hay queja al labio ni a los ojos llanto; ¡muerto para el amor y la ventura, está en tu corazón mi sepultura y el cadáver aquí! En este corazón ya enmudecido cual la ruina de un templo silencioso, vacío, abandonado...

Bibliographic information