Poesias

Front Cover
Impr. a Cargo de Focion Mantilla, 1866 - 80 pages
0 Reviews
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Selected pages

Common terms and phrases

Popular passages

Page 75 - Exegi monumentum aere perennius Regalique situ pyramidum altius, Quod non imber edax, non Aquilo impotens Possit diruere aut innumerabilis Annorum series et fuga temporum.
Page 11 - Sin tí qué hiciera La pobre humanidad? Ciega y perdida En sombras falleciera. Tú al Dragón quebrantaste la garganta, Virgen, con tierna planta: Tú eres nuestra salud, tú nuestra vida! Tú eres nuestra dulzura; Tú, Madre de piedad, nuestra esperanza! Tus favores, bondades y ternura, Quién a decir alcanza? Tú, bendita entre todas las mujeres, Nuestra dulzura eres, Tú, Madre de piedad, nuestra esperanza! Señora, a tí clamamos Los hijos de Eva en nuestro valle triste.
Page 60 - ... padres en el Edén. Obligado el pastor Melibeo a abandonar sus tierras, pinta así la felicidad de Títiro, que ha logrado recobrar las suyas : [Oh anciano muchas veces venturoso! Tú en medio reclinado De esas fuentes sagradas conocidas Gozarás en reposo Airecillos fragantes a deseo; Mientras la flor de salce en el cercado Libando, en torno del panal hibleo, Las doradas abejas Con zumbido te...
Page 40 - Suenan en uno, y cantos de poeta. No tuyo entero clames El lauro antiguo que en tus sienes brilla, ¡España! Y tú no infames, América, a Castilla, Que ese insulto dos veces te mancilla!
Page 28 - Cuándo será que unida estrechamente Al caro genitor el alma mía, Goce en asombro mudo y reverente, La angélica armonía Que auguró su terrena poesía ? ¡ Tú que velas por mí, tú, generoso Ángel confortador, conduce en tanto Al que acatas, del Todopoderoso Pedestal sacrosanto, Mi deseo ardentísimo y mi llanto ! INMORTALIDAD Teme el amor la muerte aborrecida ; Pero no la del cuerpo, fácil muerte, Perpetua compañera de la vida.
Page 17 - GROOT, en Anuario de la Academia Colombiana, tomo X (19421943), Bogotá, 1943, págs. 151-178 y 561-568. Marón divino! al eco de tu canto, Yo revelaba el armonioso encanto, La dulce luz de la dorada edad; Campos amenos de gayadas flores, Pláticas inocentes de pastores, Ecos y sombras, grata soledad. Las leves flautas y el cantar ligero Troqué después por el clarín guerrero, Y seguí por doquiera a tu adalid: Del mar airado a las tremendas olas, Y a las del Orco, pálidas y solas; Al blando sueño...
Page 11 - ... esperanza! Tus favores, bondades y ternura ;. Quién a decir alcanza? Tú, bendita entre todas las mujeres, Nuestra dulzura eres, ¡Tú, madre de piedad, nuestra esperanza! Señora, a tí clamamos Los hijos de Eva en nuestro valle triste. ¡Oh Madre! a tí los ojos levantamos. Nuestra flaqueza asiste. Si peregrinos, de la patria ausentes, Con lágrimas ardientes Los ojos levantando, a tí clamamos. Clamamos; caen al suelo Lágrimas de dolor, hondo gemido Brota de nuestro labio y sube al cielo....
Page 76 - Yo al roble, rey de la montaña, abato; Yo, si hallo a mis hermanos, los combato Fuerte y sonante por el ancho cielo; Que ese es mi campo! en dilatado estruendo Tiembla el éter al choque tremebundo, Y cruje el rayo, de la nube huyendo, Yo, si en la tierra lóbrega me hundo, Yo, si en sus antros íntimos me extiendo...
Page 17 - Con él narré en la cuna de Cartago La última noche y funeral estrago De las cansadas torres de Ilion; Y de futuras eras y países Hice el destino revelar a Anquises Del Elíseo en la plácida región. También la voz del venusino vate Probé a imitar; ya en bárbaro combate A los Claudios corone de laurel; Ya, partiendo Virgilio, a Citerea Pida en el puerto que propicia sea Al coronado, alígero bajel 52. No valieron a desviarlo las amonestaciones recibidas cuando dio a conocer los primeros ensayos...
Page 27 - A más seguro término desvías Las pensosas miradas : Del cielo á las espléndidas moradas. ¿ Cuál tan oscuro error la mente ofusca Del mísero mortal, que de contino En cieno inmundo su tesoro busca, Y olvida su destino Veloz de la maldad en el camino ? Al que ama la .virtud con pecho fuerte Es el suelo morada transitoria De recio batallar : 'dale la muerte La palma de victoria, Y otra región coronará su gloria. Mientras vive, con ceño desabrido Le mira el mundo : apenas desparece Le llama...

Bibliographic information