Revista chilena, Volume 12

Front Cover
Diego Barros Arana, Miguel Luis Amunátegui
J. Nuñez., 1878
0 Reviews
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Selected pages

Contents

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page 557 - Usted formó mi corazón para la libertad, para la justicia, para lo grande, para lo hermoso.
Page 469 - Mas ahora y siempre el argonauta osado Que del mar arrostrare los furores, Al arrojar el áncora pesada En las playas antípodas distantes, Verá la cruz del Gólgota plantada, Y escuchará la lengua de Cervantes.
Page 558 - ... dos eternidades me contemplan: la pasada y la que viene; y este trono de la naturaleza, idéntico a su autor, será tan duradero, indestructible y eterno como el Padre del Universo.
Page 558 - ... ya que no puedo yo volar hacia usted, hágalo usted hacia mí; no perderá usted nada; contemplará usted con encanto la inmensa Patria que tiene, labrada en la roca del despotismo por el buril victorioso de los libertadores, de los hermanos de usted.
Page 367 - Allí fui yo por mi deber llamado, Y haciendo altar la tierra endurecida, Ante el sagrado código de vida, Extendidas mis manos, he jurado: Ser enemigo eterno del tirano: Manchar, si me es posible, mis vestidos Con su execrable sangre, por mi mano Derramada con golpes repetidos, Y morir a las manos de un verdugo, Si es necesario, por romper el yugo.
Page 557 - ¿Se acuerda Ud. cuando fuimos juntos al Monte Sacro en Roma a jurar sobre aquella tierra santa la libertad de la Patria? Ciertamente no habrá Ud. olvidado aquel día de eterna gloria para nosotros; día que anticipó, por decirlo así. un juramento profetice a la misma esperanza que no debíamos tener.
Page 373 - Tell la heroica frente. Yace en la playa el déspota insolente, con férrea vira al corazón clavada, despidiendo al infierno acelerada, el alma negra en forma de serpiente. El calor le abandona, sus sangrientos miembros bota la tierra al oceano; tórnanle a echar las ondas y los vientos; • no encuentra humanidad el inhumano...
Page 22 - Bello, para con el cual nos comprometimos a saldarle los costos, obligándose él a publicar una Revista mensual, en caso de que la prueba diera buenos resultados. Los materiales nos sobraron, pues sólo necesitamos publicar por nuestra parte la introducción en verso titulada El aguinaldo...
Page 558 - ... encorvada con el peso de los años, de las enfermedades y del hálito pestífero de los hombres; aquí está doncella inmaculada, hermosa, adornada por la mano misma del Creador. No, el tacto profano del hombre todavía no ha marchitado sus divinos atractivos, sus gracias maravillosas, sus virtudes intactas.
Page 568 - Una noche estaban ambos solos en casa de aquél (Bello), después de haber comido juntos. El espacioso salón estaba iluminado por dos altas lámparas de aceite, y en un extremo, en el sillón más inmediato a una mesa de arrimo, en que había una lámpara, estaba el señor Bello con el brazo derecho sobre el mármol, como para sostenerse, y su cabeza inclinada sobre la mano izquierda, como llorando. Don Simón estaba de pie, con un aspecto impasible, casi severo.

Bibliographic information