Romancero castellano: ó Colección de antiguos romances populares de los españoles, Volume 3

Front Cover
F. A. Brockhaus, 1846 - Ballads, Spanish
0 Reviews
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Selected pages

Contents

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page 26 - Que le tenéis en prisión. —Pláceme, le dijo, hermana , Mañana os le daré yo. — Vivo le habéis de dar, vivo, Vivo, que no muerto, no.
Page 29 - Va á reptar los zamoranos — con gran enojo encendido por el alevosa muerte — del rey don Sancho su primo. Vido estar...
Page 12 - Bastardo me llaman, rey, siendo hijo de tu hermana, y del noble Sancho Diaz, ese conde de Saldaña: dicen que ha sido traidor, y. mala mujer tu hermana. Tú y los tuyos lo habéis dicho, que otro ninguno no osara: mas quien quiera que lo ha dicho miente por medio la barba; mi padre no fue traidor, ni mi madre mujer mala, porque cuando fui engendrado ya mi madre era casada. Pusiste á mi padre en hierros, y...
Page 94 - Ven tocar los alambores, ven pendones campeando, ven poner los escuadrones los de pié y los de caballo; vieron mil moros mancebos, tanto albornoz colorado; vieron tanta yegua overa, tanto caballo alazano, tanta lanza con dos fierros, tanto del fierro acerado, tantos pendones azules y de lunas plateados, con tanta adarga ante pechos, cada cual muy bien armado.
Page 34 - Pláceme, respondió el Cid, que son viejas, y no nuevas; irme he yo para las mías que son de brocado y seda, que no las gané holgando, ni bebiendo en la taberna, gánelas en las batallas con mi lanza y mi bandera.
Page 33 - Alonso, namorado se había de ella, dice: — Si es hija de rey que se casaría con ella, y si es hija de duque serviría por manceba. — Allí hablara el buen Cid, estas palabras dijera: — Vuestra hermana es, señor, vuestra hermana es aquella. — Si mi hermana es, dijo el rey, fuego malo encienda en ella! llámenme mis ballesteros; tírenle sendas saetas, y á aquel que la errare que le corten la cabeza.
Page 29 - Bellido, maldiciendo al caballero que sin espuelas ha ido. No sospecha tal desastre, cuida ser otro el delito ; que si lo que era creyera, bien defendiera el postigo hasta vengar bien la muerte del Rey Don Sancho, el querido.
Page 28 - La causa de la corrida— le demandaba Rodrigo, el cual dicen de Vivar:— el malo no ha respondido. El Cid apriesa cabalga;— sin espuelas lo ha seguido: nunca le pudo alcanzar,— que en la ciudad se ha metido. Que le metan en prisión— doña Urraca ha proveido: guárdale Arias Gonzalo— para cuando sea pedido.
Page 33 - En su caballo Babieca, Muy gruesa lanza traía: Va buscando al moro Abdalla, Que enojado le...
Page 87 - ¡Ay Dios, qué buen caballero — el Maestre de Calatrava! ¡Oh cuán bien corre los moros — por la vega de Granada con trescientos caballeros, — todos con cruz colorada, desde la puerta del Pino — hasta la Sierra-Nevada!

Bibliographic information