Alma triunfante. El automovil. La noche del sabado

Front Cover
F. Fé, 1904
0 Reviews
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Selected pages

Contents

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page 250 - En aquellas, no; pero entre las horas de la vida más apacible hay para todos una noche del sábado en que nuestras almas brujas vuelan a su aquelarre. Vivimos muchas horas indiferentes por una hora que nos interesa. Vuelan las almas brujas, unas hacia sus sueños, otras hacia sus vicios, otras hacia sus amores : hacia lo que está lejos de nuestra vida y es nuestra vida verdadera.
Page 292 - DONINA. — ¡Mira qué hermosas rosas de todos colores!... Tráelas aquí, Nunú... Las hemos cortado todas... ¿Qué importa? Mañana estarán otra vez cuajados de ellas los rosales. IMPERIA. — No hay flores más hermosas. LEONARDO. — Ni que más hablen de la vida. Todos los colores de la carne son sus colores : rojas, • como sangre, como labios encendidos ; rosadas, como carnes de niño ; ambarinas, con suave caricia de carmín, como desnudos del Ticiano ; estas, opulentas de vida, como...
Page 212 - PRÍNCIPE MIGUEL. — Vos sí que sois insustituible. SiGNORE. — ¿Verdad que sí? Insustituible. Quisiera yo ver esta torre de Babel-, donde todo parece tranquilo, amable, en manos de cualquiera... Porque lo difícil de mi cargo no es enterarse de lo que conviene, sino dejar de enterarse de lo que no conviene.
Page 198 - En vez de una llamarada de inspiración en una sola obra gigantesca, una chispa de gracia artística en cada juguete de esos; en vez del monumento que inmortaliza un hecho heroico y habla al alma -de todo un pueblo, el bibelot que sostiene una lámpara eléctrica ó sirve de pisapapeles...
Page 308 - Para realizar algo grande en la vida hay que •destruir la realidad; apartar sus fantasmas que nos cierran el paso; seguir, como única realidad, el camino de nuestros sueños hacia lo ideal, donde vuelan las almas en su noche del sábado, unas hacia el mal, para perderse en él como espíritus de las tinieblas; otras hacia el bien, para vivir eternamente como espíritu de luz y de amor.
Page 187 - ... todas las criaturas saludaba con su canción de amor ardiente : hermano sol, hermana agua, hermanos pajarillos, hermano lobo... ¡Todos hermanos! Y aquí, en este pedazo de tierra encantado por la Naturaleza, ved ahora, son los hombres. Es la estación invernal a la moda ; han elegido bien su terrenal paraíso... Pudiera serlo, pero huyen del frío y traen el frío de su vida; huyen de su vida y su vida los sigue...
Page 187 - ... idilios de Teócrito, églogas de Virgilio, tu propia poesía; y si un espíritu de nuestro tiempo triste ennoblece en ti su tristeza, sea el de Shelley, divino poeta, creyente en la eterna armonía de la Verdad, el Bien y la Belleza...
Page 198 - Pero un gran ideal, sólo desmenuzado en migajas puede lograrse. Ya lo veis, de aquel bloque mismo de Carrara en que debí esculpir mi obra soñada labré esas mil figurillas que habéis visto en exposiciones y en escaparates primero, después en saloncitos y boudoirs elegantes; lindas, graciosas; el público las celebra, y se venden muy bien.
Page 292 - Nunú.,. Las hemos cortado todas... ¿Qué importa? Mañana estarán otra vez cuajados de ellas los rosales. IMPERIA No hay flores más hermosas. LEONARDO Ni que más hablen de la vida. Todos los colores de la carne son sus colores; rojas como sangre, como labios encendidos; rosadas como carnes de niño; ambarinas con suave caricia de carmín, como desnudos del Ticiano; éstas, opulentas de vida, como diosas de Rubens... éstas, exangües, pálidas, como manos de virgen...

Bibliographic information