Un viaje á Bolivia

Front Cover
Impr. Barcelona, 1900 - Bolivia - 199 pages
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page 61 - Los cuarenta mancebos venían vestidos todos con coletas de ricos antes, bordados de oro y aljófar, sombreros ricos con cintillos de oro y diamantes, plumas encarnadas y azules, escudos y lanzas; los jaeces, bordados de oro y perlas; crines y colas de los caballos, con cintas verdes y azules.
Page 61 - Por la calle de los Mercaderes entró don Nicolás Esteban de Luna, criollo de Potosí, hijo de don Pedro de Luna, natural de Madrid, rico...
Page 58 - ... quitar; y con este cruel rencor he estado 20 años; sin que haya sido posible dejar mi venganza y apiadarme de mí mismo, hasta este punto, que es el último de mi vida, en el cual me arrepiento de lo hecho, y pido a Dios, muy de veras, que me perdone, y ruego a todos que le pidan así a 11G aquel Divino Señor, que perdonó a los que le crucificaron".
Page 61 - ... premios. Armaron la tienda; luego entró don Francisco Nicolás Arsans, mantenedor del juego; primeramente doce hombres arcabuceros, vestidos de fina escarlata; otros tantos mosqueteros, vestidos de paño de Holanda, guarnecidos con puntas blancas; tras de todos entró un carro triunfal de plata dorada, tirábanlo ocho caballos negros. En medio del carro estaba un tronco alto de plata y en él una silla de marfil sobre la cual estaba sentado el gallardo mancebo, y sobre las armas un riquísimo...
Page 58 - Dios me dio; por esto le quité la vida con infinitas puñaladas que le di, y después que le enterraron, tuve modo para entrar de noche en la Iglesia, abrir su sepultura, sacar su cuerpo, y con el puñal...
Page 58 - ... me habéis visto, y tomando la calavera en mis manos, con ella he andado 20 años sin apartarla de mi presencia, ni en la mesa, ni en la cama, teniéndome todos por...
Page 60 - Domingo después de la octava de Corpus para el juego de cañas y sortijas, que todos lo hicieron así y venido el plazo...
Page 62 - ... traía ceñido un laurel de preciosas esmeraldas; los plumajes, que volaban, eran verdes y encarnados; la cruz de su profesión, de vivos rubíes; tras el carro, venían doce hombres, vestidos de fondo verde, tirando de diestro doce caballos de diferentes colores, pero con iguales jaeces; pues todos eran bordados de oro y plata; los penachos, verdes y azules; los estribos, los pretales, las herraduras, todo era de fina plata; las crines y...
Page 61 - ... muchos penachos de plumas verdes, blancas y amarillas. La silla estaba bordada de oro y aljófar, estribos de plata dorados, y toda la crin del caballo con cadenas de perlas y unos mascarones de oro fino a trechos. Así también venía cubierta toda la anca del caballo; la cola entretejida de lazo de oro y perlas; el penacho de plumas blancas, azules y amarillas.

Bibliographic information