Page images
PDF
EPUB

fianzas que deben dar, se guarde la ley 6, litu. 7 .. LEY VII.
lo 15 de este libro.

El mismo alli á 21 de enero de 1594.
LEY II.

Que el vcedor lenga cuenta con todo lo que tocare a

naos de la urmadu, 9 procure que sean de buenas D. Felipe III alli á 21 de junio de 1617.

calidades. Que el veedor y contador tengan aposento en la El veedor debe tener cuenta con todo lonja, donde asistan.

que toca á la capitana , almiranta y las deinas Ordenamos á nuestro presidente de la casa

naos, caravelas, pataches, barcos, esquifes y de contratacion que señale dos aposentos decen.

otras cualesquier embarcaciones que fueren de tes y capaces, distintos, en la lonja de Sevilla,

armada o del servicio de ella, desde que se compara que el veedor y contador tengan su despa.

praren ó tomaren, asistiendo con los oficiales y cho con separacion, y los papeles necesarios y

otras personas que en esto intervinieren, y relas horas à que han de asistir por las mañanas

conociendo si son cuales convienen para el viaje, y tardes, de forına que los negociantes no ne

ó tan viejas que no le puedan hacer con seguricesiten de buscarlos en partes distantes.

dad, y si las que le han de hacer, si es posible,

son de segundo viaje, recias, bien fabricadas, veLEY III.

leras; de buen gobierno, estancas, y bien preve

nidas y aparejadas de lastre, velas y jarcia, y dos El mismo allí á 4 de abril de 1615.

timones por lo menos, de forma que tengan lo Que el veedor y contador respondan á los pliegos

necesario, segun las ordenanzas de la casa, y ha de los contadores de avería.

de hallarse presente á hacer los precios y afue. Mandamos al veedor y contador de la arma

ros, y procurar que sean justos y razonables, da y flotas de la carrera que respondan á los

y no haya exceso en ninguna cosa. pliegos de los contadores de averia al pie de

LEY VIII., ellos , les entreguen los papeles que pidieren y hubieren menester para comprobacion y justi.

El mismo allí. ficacion de las cuentas que fueren tomando ; y | Que el veedor sepa qué gente va en la armada y habiéndolos visto y reconocido los vuelvan lue tenga libro: pida que se hugan alardes, y se hallo go a la veeduría y contaduría

en ellos.

Mandamos que el veedor procure saber y LEY IV.

se pa qué soldados han de ir en la armada, ofi

ciales y gentiles-hombres, y tenga un libro en D. Felipe III allí á 25 de setiembre de 1600.

que los asiente todos, con las edades, señas y Que el primero entre contadores de avería y oficia

naturalezas de cada uno, y el sueldo que gana, les de la armada a quien se llevare el despacho tome y pida al general que haga reseñas y alardes en la razon.

las partes que se acostuinbra ; y cuando le paHabiendo duda y diferencia entre los con reciere que conviene ver y reconocer la gente tadores de avería y oficiales de la armada de la que falta, y si van todos armados y å punto de carrera de Indias sobre precedencia en tomar guerra como deben; y hallese presente a los pa. la razon de las libranzas y otros despachos: gamentos, y tome razon de todo en el dicho li. Mandamos que el primero a quien se llevaren

bro, asentando los que faltaren y las faltas que tome la razón de ellos.

cada uno hiciere, y donde hubiere comodidad

se ejercite la milicia en las cosas de la guerra, LEY V.

sobre que hará las instancias necesarias al ge

neral. El mismo allí á 10 de julio de 1617.

LEY IX. Que el veedor y contador en alistar y aclarar plazas à gente de mar y guerra guarden lo que se ordena. D. Felipe III en Madrid á 10 de julio de 1617.

Ordenainos que el contador de la armada ó Que las listas se formen segun la armada del flota no aliste ni aclare en las listas y libros de

Оссеапо. su oficio la gente de inor y guerra si no le cons Los veedores y contadores en alistar las platare que primero se han alistado y aclarado en ) zas de la gente de mar v

zas de la gente de mar y guerra guarden la ór. Jos del veedor; y mapdamos al presidente y

mos ar presidente, y | den que se observa en la arınada del mar jueces de la casa de Sevilla , y á los generales

Occéano. de la armada y flutas que asi lo hagan cumplir y ejecutar.

LEY X.

D. Felipe II, capítulo 4 de instruccion de veedores. LEY VI.

Que à la sulida de los puertos el veedor huga diliD. Felipe II en Madrid á 12 de febrero de 1594.

I g encia pura saber si falta algun soldado. Que en las plazas de criados de generales se guarden A la salida de la barra de Sanlúcar y los de. las órdenes del rey.

mas puertos , ha de ver y reconocer el veedor El contador no pace ninguna plaza mas de por su libro si faltau algunos soldados, oficiales las que por órdenes nuestras estuviereu permi- o gentiles-hombres; y si faltare alguno ó se tidas en criados de los generales.

quisiere quedar ó ausentarse, haga diligencia con

el general y con las justicias, para que se bus à su costa , administracion o encomienda , o de que y castigue al que fuere culpado.

los capitanes, maestres, pilotos, marineros,

soldados ó cualesquier personas de la armada y M: LEY XI... i

flota , visitando las naos, bajeles, vasos y em** Capitulo 5.

barcaciones todas las veces que le pareciere, pa. Que el veedor asiente los soldados que faltaren con

ra que ni al tiempo de recibir la carga en el licencia ó sin ella, para que tenga cuenta con las

rio ni despues, ni à la salida de la barra, ni en da !!! !!! raciones. . . . .

la bahía , ni navegando en mar ó puerto se in" Asentará el veedor en su libro los soldados,

troduzcan en los dichos bajeles mercaderias ni oficiales o gentiles-hombres que con licencia

otras cosas mas de lo registrado, y pasado por del général o sin ella se ausentären y faltaren,

la visita , y lo que fuece necesario para la proy cuántos dias, para que se tenga buena cuenta

vision y bastimentos de las naos, y cerca de escon las raciones que no se les hubieren dado y

to haga las diligencias necesarias con el geneque no se aprovechen de ella los maestres ni

ral, capitanes, maestres y pilotos, y con cuaötra ninguna persona ; y asimismo para que si

lesquier justicias y otras personas que les pare

ciere que conviene para que no se introduzcan; se ausentaren sin licencia del general no ganen

y si alguna cosa se hubiere introducido, de que sueldo por el tiempo de la ausencia.

no tenga noticia ó no pudiere excusar, en cual..^" LEY XII.

quier puerto donde llegare o arribare, o en las

Indias, pedirá al general ó á la justicia, ó á quien Capitulo 6.

deba conocer en lo que al general no tocare, que Que no se asienten marineros por soldados ni criados se condene por perdido, y se venda y beneficie,

de los que fueren, y procurese que lodos vuelvan. l y el procedido se traiga registrado a la casa de ... Ha de tener el veedor muy particular cui contratacion de Sevilla, con testimonio de todo dado de que no se reciban ni asienten marineros lo actuado, y la casa nos lo participará luego. por soldados, ni criados del general ni almirante, ni de otro ninguno que fuere embarcado ; y si

LEY XV. · algunos hubiere, no se les pague sueldo ni dé

Capítulo 9. : racion , dando noticia à nuestro consejo de In- Que el veedor visite las naos de merchante las veces

dias; y asimisino cuidará de que no vayan por que quisiere para el efecto que se declara. soldados los que se hubieren de quedar en las

Asimismo visite el veedor todas las naos Indias, puertos ó Islas; y todos los que fueren,

merchantas tudas veces que le pareciere, pasin excepcion de personas, hagan el viaje de

ra que se' guarde y cumpla todo lo ordenado, ida y vuelta, sobre que hará exactas diligencias.

y en ellas haga las diligencias necesarias, sin . LEY XIII.

faltar á ninguna que sea de nuestro real servi

cio, y procure que se guarde lo ordenado, y la Capítulo 7 de instrucciou de veedores. fidelidad de los registros, y que no se entren Que habiéndose de reclutar soldados por los que | eu las naos fuera de ellos ningunas mercaderías falburen, el veedor provea que sean de las calidades en puertos ó viaje.

necesarias,
Si algunos soldados , oficiales ó gentiles-

LEY XVI. hoinbres fallecieren en el viaje de las lodias ó

Capítulo 10 de instruccion. en ellas. ó se wedaren alla habiéndose de re. Que el vee.lor asista á la compra de los bastimentos cibir otros al sueldo en su lugar. hará el veedor que se introdujeren en lies naos, ir tenga libror diligencia con el general para que reciba y sus.

cilenta con cada muestre. tituya en su lugar otros que sean útiles para el

La misina asistencia tendrá el veedor á toministerio que han de ejercer, y que no sean

do lo que se comprare para provision, bastimerlos inismos de la armada, ni criados del gene to y matalotaje de la armada, viendo si lo que ral o de los maestres, ni de otra cualquier per se compra es cual conviene, y procurando que sona que en ella viniere ; y si algunos que vol. los precios sean razonables, advirtiendo que es. vieren en las flotas quisieren venir sirviendo de lo mismo se ha de introducir y cargar en las soldados ó por cualquiera de los que faltaren, naos , y teniendo particular atencion de que no pareciendo ser suficientes scan recibidos, com se suponga una cosa por otra: y tendrá libro que solamente se les dé el pasaje y racion, y no donde se asiente y ponga razon de todos los bas. el sueldo, en que hará el veedor todas las dili timentos, artillería , municiones y todas las gencias necesarias para que la armada yenga en demas cosas que se compraren y proveyeren; y defensa y bien prevenida de gente.

ha de formar cuenta especial y separada con

los maestres de cada navio de lo que recibieren LEY XIV.

asi en estos reinos como en las ludias y otras Allí, capítulo 8.

partes. Que el veedor visite las naos para lo que se llevare

LEY XVII. sin registro, y truiga testimonio de las diligencias.

Capítulo 11. Con muy especial cuidado procure ver el que el veedor se halle presente en las naos al tiempo veedor y entender qué cosas se introducen en

de recibir los bastimenlos. las naos y otros cualesquier bajeles y vasos en Luego que se comenzaren á conducir los géneros y mercaderias que sean del general, ó bastimentos, municiones, pertrechos y otras cosas ha le ir el veedor al puerto por su perso

og · LEY XXII. ... na , y entrarse en las naos para que no se reci

.''}" Capítulo 16. Hier...! ba ni introduzga en ellas otra cosa mas que los dichos bastimentos, pertrechos y municiones, y

Cómo se ha de haber el veedor en averiguar las lo demas necesario à la navegacion ; y provea

faltas de las pipas. y dispouga que vayan muy bien arrumados y Con muy particular cuidado barà el veedor acomodados, de forma que se guarden y con que al tiempo de abrir algunas pipas de vino y serven sin el daño y corrupcion que se ha ex vinagre para dar raciones se tome la medida de perimentado.

la cantidad que a cada una faltare; y esto se ha

ga ejecutar ante el escribano de raciones y des• LEY XVIII.

pensero de cada navio, hallándose presente Capítulo 12.

con los susodichos, y pasando de una pao en Que las pipas de vino, vinagre y aceite se marquen

otra cuando se haga ; y averiguará lo que realy abran ante el escribano de raciones.

mente faltare en la pipa , y firmen todos en la

razon que el dicho escribano diere, para el desHaga el veedor que todas las pipas de vino

cargo del maestre: y el veedor lo pondrá en su y vinagre que se compraren para la arınada se

libro por cuenta a parte, para que conste de las marquen en ambas cabezas con una marca de

mermas y corrupciones que hubiere en cada fuego , de suerte que no se puedan trocar ni hacer fraude en ellas, para que al tiempo que

nao en todo el viaje, y por qué causa : y para

que asi se haga y cumpla , ordenará el veedor se habieren de abrir y dar las raciones ponga

á los escribanos de raciones que no abran ninel escribano de ellas por fé que son de la ave

gunas pipas sin su intervencion; y en las que ría ó provision: y al tiempo que se cargaren las hubiere mermas notables mas que las ordinavisite el veedor con el inismo escribano, para

rias liará diligencia con el tonelero y con los que que se asiente y conste que yan marcadas y bien

hubiere, para que se vea y entienda si ha sido acondicionadas: y en las vasijas donde se lleva

por falta de la madera , ó si se ha hurtado, y re el aceite se haga la misma diligencia , seña

averigüe á cuyo cargo fue la falta, para que la lándolas en la forma posible.

pague, de que tomará testimonio, y lo notará LEY XIX.

en su libro, Capítulo 13.

LEY XXIII. Que cada cuatro á cinco dias, el veedor visite las s oos Capítulo 17. tan t s pipas que fueren en la armada para ver y remediar Que el veedor tenga cuidado de que se den a todos el daño.

las raciones enteras no habiendo necesidad, Cada cuatro ó cinco dias visitará el veedor

Cuide el veedor que a todos se den sus ralas pipas que se llevaren en la armada, pasan

ciones enteras, sin faltar cosa alguna, si no fuedo de un navio en otro para ver si tienen algun

| re en tiempo de necesidad, cuando con paredaño, y ordene que se remedie y cesen las mer

cer y acuerdo de los capitanes y ministros de mas y corrupciones que los maestres suelen po la armada lo ordenare el general. ner en cuenta. LEY XX.

diren Ö LEY XXIV. Capítulo 14 de instruccion,

Capítulo 18. Véase la ley 34 de este titulo. Que el veedor se halle presente al tiempo de envasar

Que las armadas vayan proveidas de lo necesario los bastimentos.

excepto de carne, y habiéndose de comprar en las

32 V 31 Indias sea como se ordena. 95 Al tiempo que se recibe y enyasa el aceite en las botijas, se ha de hallar presente el vee

Advierta el veedor que la armada vaya bien dor para que no intervenga fraude, echando

proveida de todos los bastimentos necesarios. agua y otras cosas en lugar del aceite , como se

para el viaje , ida , estada y vuelta, excepto de ha hecho algunas veces : y la misma diligencia

carne, de la cual se ha de comprar en las Indias se ha de hacer en la haba, garbanzo, arroz, que.

lo que faltare y fuere necesario, hallese presos, bastimentos y otras cosas em pacadas y en

sente a las compras que se hicieren; y para que

con mas utilidad se hagan, trate con el general vasadas, para que cese todo fraude y haya la buena cuenta y razon que se requiere.

que se pregone públicainente, que todos los

que quisieren vender la provision de carne ne. LEY XXI.

cesaria para la armada parezcan ante el geneCapítulo 15.

ral, hallàndose presente el veedor, y por ante

escribano bagan las posturas y bajas que quisieQue el veedor en desocupándose pipa de vino ó vi. nagre lu haga llenar de agua del mar.

ren, y el remate sea en el que mas baja hicie

re, y de él se torne lo que fuere menester: y Tenga el veedor à su cuidado mandar a los procure que la carue sea buena y salada á buen maestres y oficiales de la arınada que luego en tiempo y sazon, de forma que no se corromvaciándose cualquier pipa de vino, vinagre ó ! pa : û la misma diligencia tenga en todas las agua se llene de agua del mar para que se con- | demas cosas que de necesidad se hubieren de serve y no se estrague y desbarate', y pueda comprar en las Indias y en cualquier parte ó servir en otra ocasion o armada, y asi lo haga puerto, y de todo traiga testimonio en pública ejecutar con efecto.

forina.

[graphic]

LEY XXV.

| re racion de enfermo, se le ha de quitar la que Capítulo 18 de instruccion de veedores. Segunda | tenia de sano, conforme se ordena por la ley 52, parte,

título 15 de este libro. Que el veedor visite los bastimentos, y advierta los que se comenzaren a corromper para que se gaster

LEY XXIX. primero.

Capítulo 22. El veedor tenga cuidado de visitar los bas- Que si se salvaren mercaderias de nao perdida ponga timentos en el viaje de ida, estada y vuelta, y

cobro el veedor con orden del general. procure que estén en buenos lugares, limpios I Ha sucedido perderse algunos navios mer. y bien acondicionados; y si algun género de chantes y por falta de personas que lleven las ellos se comenzare á corromper y estuviere en | mercaderias á su cuidado ó tengan poder de este peligro, adviertalo al general para que se los dueños para administrar, recibir y ponerlas gaste, aunque sea fuera de la instruccion dán en cobro, se introducen las justicias de los pue. dolo al respecto de ella, de forma que la ave. blos inas cercanos, poniendo en deposito las ria é caudal de que se previniere, se aproveche que se salvan en personas que no han dado buey no se pierdan por falta de prevencion. na cuenta, y por ser en partes remotas se han LEY XXVI.

distraido y consumido: Para evitar este daño

en cuanto luere posible, ordenamos y mandaCapítulo 19.

mos, que el veedor ordene que la mercadería Que el veedor procure que los soldados y gente de que se salvare y saliere bien acondicionada, guerra tengan prestas sus armas, y los maestres la

se pase y hondee en las otras naos, repartiendo artilleria.

en ellas lo que cada una buenamente pueda lle. Asimisino cuide el veedor por su parte y

var, con orden y parecer del general, y pidiénlo advierta al general, que los soldados y gen

dole que lo mande proveer asi; y tendrá cuente de guerra tengan limpios sus arcabuces y

ta y razon de lo que en cada nao se introduce, todas las demas arınas de que han de usar eu

I y de las marcas y señas; asentándolo todo, por la ocasion, y que los maestres de naos de ar ante el escribano de la armada y hallándose premada y merchantas, tengan siempre à punto sente el escribano del navío que se perdiere, en la artilleria y todas las cosas necesarias à la

el libro de sobordo, de lo que en cada bajel guerra.

se cargo: y lo que no se pudiere cargar en las LEY XXVII.

dichas naos, se saque á tierra y ponga en la

persona, que solo al veedor pareciere, y alli se Capítulo 20.

venda lo posible, y el procedido se envie reQue el veedor cuide que la cámara de la pólvora sea gistrado a la casa de contratacion con la razon en parle acomodada, y la ministre persona experta.

de todo, para que se acuda con ello á cuyo Hase experimentado que la mala preven

fuere; y lo que no se pudiere vender, quede cion y poco recato en guardar la pólvora de las alli depositado en la persona ó personas que al naos y ministrala personas que no tienen ex

veedor pareciere con su marca, cuenta y raperiencia, ha ocasionado quemarse algunos ba

zon, para que lo vendav segun dicho es. Tojeles y mercaderías y peligrar la gente, á que

do lo cual se ha de hacer por orden y admidebe atender mucho el veedor, y tener parti | nistracion del veedor, con inventario muy cular cuidado de procurar y advertir al gene

cumplido y fiel, y se traerá testimonio bastanral, que la cámara y pañol donde se ha delle

te para que se dé á sus dueños razon, y se provar la pólvora sea en la parte mas acomodada,

vea que en la armada ó flota siguiente se en-' segura y sin peligro de accidentes, y la perso

vie lo procedido de lo que hubiere quedado na á cuyo cargo fuere, de experiencia y buen

por vender: y esto ha de ser a cargo del veerecaudo: y no consienta que se abra la parte

dor el cual ha de solicitar que en la primera y pañol donde se guardare; y cuando fuere

armada o flota y en las demas que sucedieren necesario abrir, no entren ni se acerquen mu

tenga efecto, en tal forma, que en todo haya el chachos ni otra geole con lumbre ni otro genero de luz, y el veedor visitará muchas veces

buen recaudo que conviene. la cámara donde estuviere la pólvora, y advier.

LEY XXX. la al general que procure lo mismo en las naos Capítulo 23 de iustruccion de veedores. merchanlas y el lo prevenga por su oticio y ! Que el veedor cuide de que se envien barcos de aviso cargo.

en llegando a los puertos de las Indias. LEY XXVIII.

Luego que llegaren la armada ó flota á

Purtobelo ó á la Veracruz, cuide el veedor Capítulo 21 de instruccion.

que los generales envien el barco de aviso y no Que el veedor tenga cuenta de los enfermos y medio le detengan mas tiempo de lo ordenado, porcinas, y las con parecer de los médicos, ý al que que asi importa á nuestro real servicio; y si el diere racion de enfermo se quite la de sano.

general fuere remiso requiérale el veedor y Porque se debe cuidar mucho de los enfer | lomelo por testimonio. mos y darles sus medicinas, aves y dietas, tendrá el veedor particular cuenta y cuidado de

LEY XXXI. ellos, visitándolos y pasando para esto de una

Capítulo 24 de instruccion. nao en otra, haciéndolas repartir y las deinas Que el veedor haga nolorias sus instrucciones de los cosas necesarias á su salud, con parecer del mé

generales, capitanes y maestres. dico y cirujano de la armada; y cuando se die. 1 Cuando comenzare el veedor á usar su ofiTOMO III.

67

cio, haga notorias las instrucciones que llevare timentos y otras cosas, libre el general en uno á los generales, capitanes, maestres y oficiales, dos ó mas de los maestres, que vinieren en las para que tengan noticia de ellas y le dén el aos de armada, para que de la hacienda de favor y ayuda que fuere necesario, conforme avería ó nuestra, segun tocare y trajeren en á lo ordenado.

su poder, lo paguen, tomando razon de las di

chas libranzas el veedor y escribano mayor caLEY XXXII.

da uno separadamente, en libro a parte; y por Capítulo 25.

excusar la dilacion que podria haber en tomar Que el veedor se halle i las visitas, y haga en todo la razon de las libranzas, la tomarán en tres lo que conviniere al bien de la armada, y avise al libros escribiendo á un mismo tiempo y los consejo y casa de Sevilla de lo que no pudiere remediar.

dos de los dichos libros se traerán à estos rei

nos, uno en la capitana y otro en la almiranta, El veedor se ha de hallar presente à todas

y el registru quedará en las Indias eu poder las visitas, para declarar los excesos y faltas que de nuestros oficiales o justicias de los puertos hubiere, y en todo la de hacer lo conveniente

|ó partes donde se hicieren las compras, para al bien de las armadas y flotas, y no consentir

que si se perdieren las naos, se pueda enviar cosa en contrario; y de lo que no se pudiere testimonio de las libranzas, tomar la cuenta y rernediar y quedare sin castigo, nos avise y dé entender el dinero que se ha librado en los noticia, y tambien la dé al presidente y jueces

maestres; y si no hubiere hacienda nuestra ó de la casa de contratacion de Sevilla, y asi lo de averia, sobre que librar en ellos, se hará en hará cumplir, pena de que será castigado con

| la de mercaderes y particulares, pena de que todo rigor.

si en otra forına se compraren, no se recibirá LEY XXXIII.

ni pasará en cuenta al general y veedor y se Capítulo 26 de instruccion de veedores, en la adicion

les hará cargo en sus visitas ó residencias. del consejo, hasta lin de ésta.

LEY XXXV. Que el vecdor no reciba maravedis ningunos para

Capítulo 28. compras, y se halle presente con los que se ordena.

| Que los bastimentos se compren á como compraren Porque se han reconocido los inconvenien los muestres y dueños de naos merchantas y siendo tes que resultan de entregarse a los veedores

mas caros, no se pasen en cuenta, en las Indias los dineros para compras de bas I Los bastimentos y olras cosas que se comtimentos, y otras cosas necesarias á la provision

I praren, sean a los precios mas baratos y segun de las armadas y flotas, siendo contra la natu I en aquella ocasion concertaren y compraren raleza de este cargo y lo que está ordenado y los maestres y dueños de las naos merchantas, mandado, á cuya causa los gastos y costas que y aun mas aventajadamente, en beneficio de se hacen á la averia y caudal de donde se debe la avería ó hacienda de que se hicieren las proproveer son muy excesivos: Mandamos que por

visiones, porque comprando mas cantidad han ninguna causa ni razon, reciba el veedor ni

de ser los precios mas acomodados; y mandaentren en su poder ningunos maravedis para mos que si se averiguare haber comprado el compras de bastimentos ni otras provisiones

general y veedor á mas precio que los maesde armadas y flotas; y conforme a lo contenido

tres y dueños de naos en el mismo tiernpo.y en estas leyes, se halle presente el veedor á

lugar, se les reciba en cuenta al precio mas verlo concertar y comprar con el general ó al

bajo y do mas, en que hubieren coin prado los mirante, en presencia del escribano mayor de

| inaestres y dueños de naos. la armada ó escribano público del lugar donde se hicieren las provisiones y gastos, de que ha

LEY XXXVI. de dar fé y de los precios en que se concerta

Capítulo 29 de instruccion. ren, pena de que si el veedor se introdujere á que el veedor vea entregar los bastimentos dentro recibir o hacerse cargo de algunos dineros ó á de las naos, y se haga cargo a los maestres. pagarlos, sea castigado con mucho rigor y por

Para que los bastimentos se entreguen enel mismo hecho incurra en pena del cuatro tanto.

teramente a los maestres, ordenamos y man

damos, que el veedor los vea entregar dentro LEY XXXIV.

de las naos de armada y las dernas cosas que Capítulo 27 de instruccion.

se compraren , y haga cargo à los maestres, Que el general, almirante y veedor acuerden lo que

y personas que los recibieren, hallándose prese debe comprar en las Indias, y tengan libros; go

sente asimisino con el veedor el general ò alno habiendo hacienda del rey o aver íu, se libre en la mirante, con el escribano mayor de la armade particulares.

ó otro, público é real en su ausencia, el cual Mandamos que habiéndose juntado el gene

dé fé como en presencia de todos los sudichos ral, almirante y veedor y hecho acuerdo ante

los recibió el maestre y quedó todo dentro de el escribano mayor de lo que fuere necesario

| la nao. comprar, hagan todos tres ó los clos de ellos,

LEY XXXVII. siendo el uno el veedor, las coinpras, igualas y conciertos en presencia del dicho escribano ó

Capítulo 30. de utro público, precediendo pregones y re

Que el veedor procure que no se dañen los bastimates, conforme se dispone por la ley 24 de

mentos, y sea i su cargo la culpa que en esto tuviere. este titulo; y lo que montaren los dichos bas- Està ordenado por la ley 17 de este titulo

« PreviousContinue »