La leyenda del abad Don Juan de Montemayor, Volume 2

Front Cover
Gesellschaft für romanische literatur, 1903 - 63 pages
0 Reviews
Reviews aren't verified, but Google checks for and removes fake content when it's identified
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page lii - ... el campo de Mondego; y el castillo que delante los ojos tenían era la luz de nuestra España ; y que este nombre le convenía más que el suyo...
Page l - Acá en Castilla (dice Yepes) la historia del abad D. Juan está tan mal recebida, que se tiene por más fabulosa que la del conde Roldan y Paladines y por tan verdadera como la que escribió el arzobispo Turpin; pero también entiendo que, como de Roldan y de Bernardo del Carpió, cuyas hazañas fueron grandes, por haberlas querido engrandecer y dilatar, se han mezclado muchas burlas entre pocas Verdades y han ahogado la historia...
Page 10 - Çulema el renegado. El qual salía los más días del real de los moros a conbatir e fazer mal e daño al castillo de Montemayor, diziendo muchas palabras de grand sobervia e de denuestos contra nuestra santa ley e contra el abad don Johan, su señor, que lo crió. E un día llegó el dicho don Culema con un tropel de cavalleros al castillo, e dixo :
Page 6 - Comino fue criado e fecho mangebo, monjes e moradores de allí, que sedieron amólo mucho e partió con él de lo suyo. e púsolo en estado de cavallero ; e por lo más honrrar, enbiólo al dicho rey don Ramiro de León, el qual lo armó cavallero e le fizo mucha honrra, por respecto del dicho abad don Johan, que gelo enbió a comendar. Después que fue armado cavallero, llamáronle don García ; el qual se tornó para su señor, el abad don Johan, a Montemayor.
Page 6 - ... por que entendía que hera mejor ley la de los moros que non de los cristianos. E aquellos a quien lo fabló conformáronse con él, e enbiólo dezir por su carta secretamente al rey Almonzor a Córdova; e plógole mucho dello, e concertó de se ir para él con los más que pudiese.
Page 16 - Johan ea los que con él estavan e se avían acaescldo en aquel vengimiento de los moros, que todos los que mataran en Montemayor heran bivos e sanos commo heran antes que los matasen, por que avían resucitado. Quando esto oyó el abad don Johan, decendió de su cavallo e fincóse de rodillas en tierra ; e fizo su oración muy devotamente en su...
Page li - ... Yepes) la historia del abad D. Juan está tan mal recebida, que se tiene por más fabulosa que la del conde Roldan y Paladines y por tan verdadera como la que escribió el arzobispo Turpin; pero también entiendo que, como de Roldan y de Bernardo del Carpió, cuyas hazañas fueron grandes, por haberlas querido engrandecer y dilatar, se han mezclado muchas burlas entre pocas Verdades y han ahogado la historia de aquellos caballeros, de manera que ya se tiene por fabulosa; asi tengo por cierto...
Page 13 - E en tanto que las dos azes dieron en el real, en el qiial fizieron grand rebato, e mucho mal e dapño en los moros, la otra haz non fizo sinon robar e tomar quanta vianda fallaron e pudieron levar ; en esto los moros, armáronse, e salieron del real a pelear con los cristianos ; en esto los cristianos retraxéronse al castillo. E destos rebatos davan...
Page 12 - ... en mí fezistes, que non fue fecha en buen punto ». Desque esto le oyó dezir así el abad don Johan, dixo : « ¡Ya traidor!, vete de aquí, que mucho me pesa por la tregua que te he dado. Mas pues que te alabas que entrarás al castillo, yo te digo que non cerrarán las puertas por miedo tuyo, por que yo fio en Dios que lo f ara mejor que lo tú dizes...
Page 15 - ... armas, matavan a sus padres, los muy viejos, que eso mismo de vejez tomar ni excitar non las podían ; e el abad don Juan mató a su hermana ea sus cinco fijos, sus sobrinos. E desta manera que lo acordaron se fizo. Esto fecho, allegaron quanto aver, e plata, e joyas e ropa, que algo valiese, que allí tenían, e quemáronlo todo. Entonce dixo el abad don Johan : «Amigos, aquí non ay de que vos dolgades ; que los fijos e las mugeres son muertos, e ellos son todos idos a tomar posadas a paraíso...

Bibliographic information