Memorias para la vida del Excmo. Señor D. Gaspar Melchor de Jove Llanos y notocias analíticas de sus obras

Portada
en la imprenta que fue de Fuentenebro, 1814 - 395 páginas
0 Reseñas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 339 - DESDE el oculto y venerable asilo do la virtud austera y penitente vive ignorada y, del liviano mundo huida, en santa soledad se esconde, el triste Fabio al venturoso Anfriso salud en versos flébiles envía. Salud le envía...
Página 341 - Conozco bien que, fuera de este asilo, sólo me guarda el mundo sinrazones, vanos deseos, duros desengaños, susto y dolor ; empero todavía a entrar en él no puedo resolverme. No puedo resolverme, y despechado sigo el impulso del fatal destino que a muy más dura esclavitud me guía.
Página 372 - Todo se precipita: el más humilde cieno fermenta y brota espíritus altivos que hasta los tronos del Olimpo se al[zan. ¿Qué importa? Venga denodada, venga la humilde plebe en irrupción y usurpe lustre, nobleza, títulos y honores. Sea todo infame behetría: no haya clases ni estados. Si la virtud sola les puede ser antemural y escudo, todo sin ella acabe y se confunda.
Página 384 - Autor , gira , y callado , horas hurtando á su existencia ingrata, á un desengaño súbito le acerca. Otro , del cielo descuidado , lee en el humilde polvo , y le analiza. Su microscopio empuña ; ármale, y cae sobre un átomo vil. Cuán necio triunfa , si allí le ofrece el mágico instrumento leve señal de movimiento y vida!
Página 375 - ... su pendon tremola , se hincha su corazon ; y hollando fiero cadáveres de hermanos y enemigos , un triunfo canta , que en secreto llora su alma horrorizada. Altivo menos , empero astuto mas , otro suspira por el inquieto y mal seguro mando ; y adula , y va solícito siguiendo el aura del favor : su orgullo esconde en vil adulacion : sirve , y se humilla para ensalzarse; y si á la cumbre toca, irgue altanero la ceñuda frente , y sueño , y gozo y interior sosiego al esplendor del mando sacrifica.
Página 340 - ... sus esclavos! ¡Ay del triste en cuyo oído suena con espanto, por esta oculta soledad rompiendo, de su señor el imperioso grito! Busco en estas moradas silenciosas el reposo y la paz que aquí se esconden, y sólo encuentro la inquietud funesta que mis sentidos y razón conturba.
Página 352 - Entra barriendo con la undosa falda La alfombra; aquí y allí cintas y plumas Del enorme tocado, siembra y sigue Con débil paso soñolienta y mustia, Yendo...
Página 388 - En el órden que siguen, en las leyes Que las conservan y unen , y en los fines De piedad y de amor que en todas brillan . Y la bondad de su Hacedor pregonan.
Página 372 - Y es este un noble , Arnesto ? ¿ aquí se cifran Los timbres y blasones ? ¿ De qué sirve La clase ilustre , una alta descendencia , Sin la virtud ? Los nombres venerandos De Laras , Tellos , Haros y Girones ¿Qué se hicieron? ¿qué genio ha deslucido La fama de sus triunfos? ¿Son sus nietos A quienes fia su defensa el trono? Es esta la nobleza de Castilla...
Página 305 - A las armas, valientes astures, Empuñadlas con nuevo vigor; Que otra vez el tirano de Europa El solar de Pelayo insultó. Ved que fieros sus viles esclavos Se adelantan del Sella al Nalon, Y otra vez sus pendones tremolan Sobre Torres, Narancoy Gozon.

Información bibliográfica