Romancero e historia del muy valeroso caballero El Cid Ruy Díaz de Vibar: en lenguage antiguo, recopilado por Juan de Escobar; edición completa, añadida y adornada con una versión castellana de la historia de la vida del Cid

Front Cover
Imprenta de Broenner, 1828 - 364 pages
0 Reviews
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Selected pages

Contents

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page 12 - Ya se apeaba Rodrigo para al Rey besar la mano; al hincar de la rodilla el estoque se ha arrancado. Espantóse de esto el Rey, y dijo como turbado: — Quítate, Rodrigo, allá, quítateme allá, diablo, que tienes el gesto de hombre y los hechos de león bravo.
Page 83 - Vete de mis tierras, Cid, mal caballero probado, y no vengas más a ellas dende este día en un año. — Pláceme, dijo el buen Cid, pláceme, dijo, de grado, por ser la primera cosa que mandas en tu reinado; tú me destierras por uno, yo me destierro por cuatro.
Page 48 - Hablad con vuesos vasallos, Decid lo que el rey pedia, Y si ellos lo han por bien, Dadle al rey luego la villa ; Y si non les pareciere Facer lo que el rey pedia, Muramos todos en ella, Como manda la hidalguia.
Page 10 - Rodrigo a caballo; todos visten oro y seda, Rodrigo va bien armado; todos espadas ceñidas, Rodrigo estoque dorado; todos con sendas varicas, Rodrigo lanza en la mano; todos guantes olorosos, Rodrigo guante mallado; todos sombreros muy ricos, Rodrigo casco afilado, y encima del casco lleva un bonete colorado.
Page 30 - ... con los moros convecinos, non vos fago mucho agravio. A non vos tener en cinta, señora, el vueso velado, creyera de su dormir lo que me haberles contado: pero si os tiene señora, con el brial levantado, no se ha dormido en el lecho, si espera en vos mayorazgo.
Page 171 - Cuán lucida gente lleva ! Pues alegre el sol de vellos En las armas reverbera. Caminan por sus jornadas, Y á la vista de Requena Detuvo la rienda el Cid, Que no quiso entrar en ella.
Page 74 - Castilla, do esperándolos están. Al Rey le besan la mano, el Cid no quiere besar, sus parientes castellanos todos juntado se han. — Heredero sois, Alfonso, nadie os lo quiere negar ; pero si os place, señor, non vos debe de pesar que nos fagáis juramento cual vos lo quieren tomar, vos y doce de los vuesos, los que vos queráis nombrar, de que en la muerte del Rey non tenedes que culpar.
Page ii - ... enojado, fasta la cruz en mi pecho, te esconderé muy airado. Vamos al campo, que es hora de dar al conde Lozano el castigo que merece tan infame lengua y mano.
Page 156 - En el estío y calor, Las yerbas no se les sequen Con la helada y con el sol, Tus tiernos fijuelos veas Criados en bendicion, Y peines tus blancas canas Sin dolencia y sin lesion! Que desates nuestras manos, Pues que las tuyas non son Como las que nos ataron De malicia y de traicion.

Bibliographic information