Grammatik der Spanischen Sprache

Front Cover
F. A. Brockhaus, 1860 - Spanish language - 334 pages
0 Reviews
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page 323 - Adonde quiera que su luz aplican, hallan, Señor, mis ojos tu grandeza : si miran de los cielos la belleza, con voz eterna tu deidad publican ; si a la tierra se bajan, y se implican en tanta variedad, Naturaleza les muestra tu poder con la destreza que sus diversidades significan; si al mar, Señor, o al aire, meditando aves y peces, todo está diciendo que es Dios su autor, a quien está adorando.
Page 321 - Dulce vecino de la verde selva, Huésped eterno del abril florido, Vital aliento de la madre Venus, Céfiro blando: Si de mis ansias el amor supiste, Tú, que las quejas de mi voz llevaste, Oye, no temas ya mi ninfa dile, Dile que muero.
Page 321 - Pues me distes, madre, en tan tierna edad tan corto el placer, tan largo el pesar, y me cautivastes de quien hoy se va y lleva las llaves de mi libertad, dejadme llorar orillas del mar.
Page 117 - ... me doy a entender que este nuestro hablar tan de improviso cae debajo del número de aquellas cosas que llaman portentos, las cuales, cuando se muestran y parecen, tiene averiguado la experiencia que alguna calamidad grande amenaza a las gentes.
Page 223 - Y aun de mí, que desde que tuve fuerzas para roer un hueso, tuve deseo de hablar, para decir cosas que depositaba en la memoria, y allí, de antiguas y muchas, o se enmohecían, o se me olvidaban.
Page 81 - Érase que se era, el bien que viniere para todos sea, y el mal, para quien lo fuere a buscar...
Page 322 - ... confianza. No temeré por vos, ira encendida, si el amor no temiese; vos sois puerto al alma en peligroso mar perdida. Suspiros míos, que me tenéis muerto, ¿sueño yo aqueste bien?
Page 289 - ... ha de ser teólogo, para saber dar razón de la cristiana ley que profesa, clara y distintamente, adonde quiera que le fuere pedido; ha de ser médico, y principalmente herbolario, para conocer en mitad de los despoblados y desiertos las yerbas que tienen virtud de sanar las heridas; que no ha de andar el caballero andante a cada triquete...
Page 320 - Dulce madre mía, ¿ Quién no llorará aunque tenga el pecho como un pedernal, y no dará voces viendo marchitar los más verdes años de mi mocedad? Dejadme llorar orillas del mar.
Page 319 - El paso detiene entonces el buen Potro, y muy formal, en los términos siguientes respuesta a la Ardilla da: «Tantas idas y venidas, tantas vueltas y revueltas (quiero, amiga, que me diga), ¿son de alguna utilidad? Yo me afano, mas no en vano sé...

Bibliographic information