Cantos del nuevo mundo

Front Cover
A. Díaz, 1907 - 144 pages
0 Reviews
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page 105 - HEROICA Otros, talaron las selvas y escalaron las montañas, otros, cavaron las minas y roturaron el suelo, otros, forjaron metales y conquistaron naciones, otros, vencieron los monstruos y exploraron los océanos. Nosotros, talamos mitos y escalamos tradiciones, minamos hondos prejuicios, roturamos privilegios, forjamos revoluciones y conquistamos enigmas, vencemos monstruosidades y exploramos Mundos Nuevos. Otros, se armaron un tiempo, para sangrientas batallas, otros, soplaron clarines, con delirantes...
Page 26 - ... te admire hacia el sublime porvenir en marcha, antes que el tiempo en sus cabellos nieve, y la deidad de la suprema Inercia rompa el cordaje laudator de su arpa! Torre de los vigías de la Idea, torre de radiográficas alarmas, torre de fulgurantes reflectores, torre refugio de las grandes almas. Colmenar de novísimas ciudades, las más fuertes, artísticas y alegres, las más ricas, fecundas y magnánimas; pléyade de comunas familiares cuyo tesoro espiritual irradia más luz y poesía que...
Page 27 - Mecas arábigas! Nebulosa civil en formación, archipiélago de "urbes" libertarias, pléyade de comunas familiares, sociales vías lácteas; ¡Oh ciudades! — Líricas, originales y plásticas; paganamente llenas del espíritu santo de la Vida, cuya embriaguez, maravillosa y rauda, — ritmo inefable, medular zig zag, trémolo, fuga, maremoto anímico, ímpetu, fiebre, creadora dádiva, loco derroche, aurisolar eclipse de la potencia y la conciencia avaras — cruza, en las noches del destino humano,...
Page 43 - ... en medallones de inmortales versos. Y apoyo la cabeza iluminada en tu plumón de florecidas hierbas, tierra del litoral inspiradora, regazo agreste de la patria nuestra. Abarcan mis pupilas lo infinito; divago en los fenómenos eternos de la vida, del orbe y de los astros. El numen de los búdicos nirvanas baña en su miel el corazón enfermo; una ternura primordial me expande en suspiros, en ímpetus, en gestos; y un himno sin palabras, sin ideas, un himno de ansiedades inefables, todo emoción,...
Page 73 - Única estrella que en la mazorquera noche argentina de la tiranía, dabas tu luz en inmortal ofrenda para encender la fe de los proscriptos. Única estrella en la brumal barbarie que trazabas un nimbo en cada frente, y tenías un rayo y un escudo para cada rebelde. Pía es la sombra austera de tus templos, no arraiga en ti la mala fe hebraica; la sapiencia civil tienes de Roma, fundida en los crisoles de la Francia. Los tesoros del mundo a ti convergen para multiplicarse en tus empresas, al sudor...
Page 76 - ... relieve de tu gloria Temis se eleva. Proclamo que no existe sobre el Orbe origen más excelso que tu origen, grandeza superior a tu grandeza, orgullo más fecundo. II Como en los rudos milenarios tiempos magna, rampante, la infeliz Especie, labra la historia cuya miel dorada gustan los menos . . . La excesiva labor más que las guerras, diezma las castas, sin emanciparlas; y el excesivo ociar, con sus hastíos pudre las " élites ". Cada ciudad es un volcán que irradia, rojo fanal, sus flámulas...
Page 24 - obrera la más joven de la tierra, "obrera la más rica, la más sabia", si perseveras, te dirán un día, las laudatorias lenguas de los pueblos en numerosas inmortales hablas. Granero de la Especie, tienda de las piadosas ambulancias abierta...
Page 21 - tierra prometida"! Miríficos oasis del desierto, grandiosos panoramas; valles elíseos, formidables ríos, de soñolientas o nerviosas aguas; selvas pomposas, milenarias selvas, que nunca hollaron temerarios pióners ni oyeron nunca la canción del hacha; arduas Babeles, cordilleras mudas de emocionante arquitección fantástica; lagos serenos como piedras finas, — líquidos cielos en el cielo aéreo — como escondidos...
Page 72 - ... resplandores propios. Baluarte del antiguo virreinato, ardua palestra de mundiales héroes, que vió surgir la aurisolar silueta pura y flamígera de Garibaldi. ínclita emerges junto al mar sonante flora purpúrea de la hispana gente; custódiante los númenes de Atlántida, y el sol de la Defensa. Ara Votiva del progreso; ara del porvenir, que el ideal realiza; ara que al fuego del valor naciste, y que agiganta el fuego del ingenio.

Bibliographic information