Eco y Narciso

Front Cover
Linkgua digital, Aug 31, 2010 - Drama - 142 pages
0 Reviews
En la mitología griega, Narciso es un hermoso joven, hijo del dios del río Cefiso y de la ninfa Liríope. Al nacer, sus padres consultaron al adivino Tiresias que dio el siguiente veredicto: «Vivirá hasta viejo si no se contempla a sí mismo». Todos se enamoraban de Narciso, pero él los rechazaba. Entre las jóvenes prendadas por él estaba la ninfa Eco, quien había disgustado a Hera y había condenada por ésta a repetir las últimas palabras de lo que se le dijera. Eco en consecuencia no podía hablarle a Narciso de su amor.
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Contents

I
10
II
44
III
92
Copyright

Other editions - View all

Common terms and phrases

About the author (2010)

Pedro Calderón de la Barca (Madrid, 16-1681) Calderón de la Barca nació el 17 de enero de 16, en Madrid, como segundo de cinco hermanos, en el seno de una familia de mediana hidalguía procedente de las montañas cántabras. Su padre fue escribano del Consejo y Contaduría Mayor de Hacienda. La madre murió en 161 y el padre en 1615. Al parecer, su padre había dejado como voluntad y requisito para que Pedro y sus hermanos heredaran el que siguieran las carreras que él había marcado; a Calderón le estaba destinada la de sacerdote. Al igual que Lope de Vega, Quevedo y otros literatos, Calderón cursó estudios en el madrileño colegio Imperial de los jesuitas (hasta 1613), y los continuó en las universidades de Alcalá de Henares y Salamanca (hasta 162), donde, quizá por la exigencia paterna, estudió teología, pero también lógica, retórica, historia y derecho natural y político. Su bagaje cultural era muy amplio, tocado por la escolástica y las ideas existencialistas agustinianas. Calderón vivió tres reinados (con Felipe III, Felipe IV y Carlos II) durante los cuales se fue desintegrando el poder español y el país quedó cada vez más aislado del escenario internacional, sobre todo a partir de la pérdida de Flandes por la paz de Westfalia, en 1648. Pero no fue tanto así en la creación literaria, ya que Calderón vivió de lleno el Siglo de Oro español, tan prolífico y rico en cuanto a las artes. Hacia 162, los hermanos Calderón debieron resolver un litigio relativo a la herencia con la segunda mujer de su padre. Ese mismo año, Calderón de la Barca abandonaría los estudios religiosos e iniciaría sus primeras tentativas literarias con la poesía. Así, participó como poeta en varios certámenes y justas, pero pronto descubriría su atracción por la «comedia nueva» de Lope de Vega, quien debió despertar su fascinación por el teatro. Calderón desarrollaría la mitad de su producción paralelamente al ascenso del valido conde-duque de Olivares (entre 1621 y 1643), protector de artistas y literatos. Su bautismo teatral se produce, en 1623, con la obra Amor, honor y poder. Calderón realizará algunos viajes por Flandes e Italia, entre 1623 y 1625, como secretario del duque de Frías. Después, será asiduo escritor de obras para la Corte y para los corrales de comedias. Su prestigio en la Corte fue aumentando, y Felipe IV le otorgó el ingreso como caballero de la orden de Santiago, hacia 1637. También debió vivir algunos episodios oscuros, como una acusación por violar, junto a su hermano, la clausura de un convento de trinitarias, tema del que no se sabe a ciencia cierta la verdad. Por otro lado, su buena relación con Lope de Vega debió enfriarse hacia 1629, aunque tampoco hay datos fiables sobre los motivos. Se habla de un extraño incidente: un hermano de Calderón fue agredido y, éste al perseguir al atacante, entró en un convento donde vivía como monja la hija de Lope. Con una monarquía en descomposición y con los sentimientos de rebelión en auge en Cataluña, Portugal, Aragón y Andalucía, Calderón participó como militar en la inicialmente frustrada campaña contra Cataluña entre 164 y 1642. En este conflicto, que duraría hasta 1652, perdió a su hermano José, militar de profesión, que fue herido de muerte en 1645; José se había encargado, en 1636, de publicar las primeras doce obras de Pedro. Otro de sus hermanos, Diego, moriría hacia 1647, quizá hacia las mismas fechas en que debió nacer el hijo natural de Calderón de la Barca, Pedro José, del que poco se sabe. La madre de Pedro José también fallecería pronto, cuando éste contaba con solo uno o dos años de edad. Desde 1642, el dramaturgo estuvo al servicio del duque de Alba, pero siguió escribiendo comedias y autos sacramentales, a pesar de que las representaciones públicas se interrumpieron por imperativo legal, entre 1644 y 1649, debido al nuevo signo moralista imperante en la política y la Iglesia. En 1651, siguiendo los pasos de su antes admirado Lope de Vega (y quizá también como solución a su sustento), Calderón se ordenó sacerdote, y fue nombrado capellán de la catedral de los Reyes Nuevos, en Toledo. Su producción dramática daría un giro desde los años del cierre de los teatros, concentrándose en obras más abstractas y oficialistas, casi exclusivamente para la representación en el palacio Real y en los fastos reales y religiosos callejeros. Posteriormente, convertido en capellán del rey Felipe IV (y, luego, de Carlos II), Calderón se instaló en Madrid desde 1663 hasta su muerte, acontecida en mayo de 1681, mientras acababa la composición de los autos destinados al Corpus de ese año.

Bibliographic information