Zaragoza

Portada
Ediciones Colihue SRL, 1984 - 228 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

Reseña de usuario - Marcar como inadecuado

Gabriel, con otros compañeros, se fuga de sus carceleros franceses cuando era llevado a Madrid y todos acuden a Zaragoza, donde se prepara la resistencia contra el invasor por segunda vez.
Allí
conoce, entre otros personajes curiosos, a don José de Montoria, y se hace íntimo amigo de su hijo, Agustín, que es de su edad. Los preparativos para la defensa de la ciudad, a cargo del general Palafox, discurren en un ambiente desenfadado, con continuos recuerdos al primer sitio, del que, unos meses antes, los zaragozanos salieron victoriosos.
La familia Montoria, una de las principales de Zaragoza, pretende que Agustín siga la carrera religiosa, para lo cual se está formando. Pero el joven corteja en secreto a María, la hija del tío Candiola, un usurero de la peor especie, muy odidado en toda la ciudad y enemigo declarado de José de Montoria. Agustín está decidido a abandonar la carrera religiosa para casarse con María, pero teme la reacción de su padre.
Muy pronto comienza el asedio, y la novela se centra principalmente en la descripción de las escaramuzas bélicas, dejando de lado las historias personales y sentimentales, que en este episodio tienen una importancia mucho menor que en los anteriores (por ejemplo, Inés, la amada de Gabriel, no aparece mencionada ni una sola vez). La situación en Zaragoza se va deteriorando con rapidez, debido a la falta de alimentos, la superioridad técnica y material de los franceses y una importuna epidemia de fiebre amarilla que diezma a la población.
El tono inicial de la novela, festivo y patriótico, va dando paso a otro más sombrío y tremendista, inédito hasta el momento en la serie, con descripciones terribles de la crueldad de la batalla y de la situación desesperada de Zaragoza.
El tío Candiola, que en todo momento ha reusado contribuir a la defensa de la ciudad y sólo se ha preocupado por salvaguardar sus intereses, se ve en la calle cuando los bombardeos franceses destruyen su casa, como la mayoría de las de la ciudad. Arruinado y amargado, despreciado por sus conciudadanos, termina por venderse a los franceses, indicándoles un pasadizo subterráneo secreto en una de sus posesiones que posibilita al ejército francés la toma del convento de San Francisco, un lugar estratégico para dominar la ciudad.
A esas altura, la batalla se ha convetido en una cruel lucha sin cuartel calle por calle, casa por casa, desconocida hasta entonces por el ejército francés. La caída de San Francisco marca el punto final de las sucesivas pérdidas de los defensores.
Acusado de traición, un consejo de guerra ordena la ejecución del tío Candiola, con tan mala fortuna que el pelotón de fusilamiento debe mandarlo Agustín de Montoria. Enterada del hecho, María le pide clemencia para su padre, e incluso llega a proponerle que ayude a huir al traidor. Agustín se niega, lo que le cuesta el odio de María, pero, asqueado, decide abandonar su puesto en el ejército de voluntarios. Es Gabriel el que, en una patética escena, termina mandando el pelotón de fusilamiento.
Al final, el 21 de febrero, tras dos meses de asedio, con Zaragoza reducida a un montón de ruinas y la población diezmada, la ciudad se rinde. El ejército francés toma los últimos reductos, espantados por lo que encuentran: "el ejército imperial, más que vencedor, se considera sepulturero". Gabriel y Agustín entierran a María, muerta en mitad de la calle.
Tras la rendición, Gabriel, enfermo y herido, abandona la ciudad ruinosa con lo poco que queda de la guarnición
 

Índice

Qué nos proponemos?
7
Un marco histórico para Zaragoza
23
Existe una concepción numerológica de Zaragoza?
30
La sociedad zaragozana
37
Palafox un caudillo?
44
El mundo de los sueños
51
Zaragoza símbolo de la unidad nacional
59
Capítulo II
65
Capítu XVI
132
Capítu XVII
138
Capítu XVIII
141
Capítu XIX
147
Capítu XX
152
Capítu XXI
155
Capítu XXII
161
Capítu XXIII
165

Capítulo III
71
Capítulo V
78
Capítulo VI
84
Capítulo VIII
93
Capítu IX
97
Capítu X
103
Capítu XI
107
Capítu XII
110
Capítu XIII
118
Capítu XIV
121
Capítu XV
125
Capítu XXIV
169
Capítu XXV
173
Capítu XXVI
181
Capítu XXVII
187
Capítu XXVIII
191
Capítu XXIX
196
Capítu XXX
205
Capítu XXXI
208
PROPUESTAS DE TRABAJO
213
BIBLIOGRAFÍA FUNDAMENTAL SOBRE LA OBRA Y EL AUTOR
221
Página de créditos

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Sobre el autor (1984)

Perez Galdos was Spain's outstanding nineteenth-century novelist. At a time when most Spanish novelists were limited by their regional backgrounds, Galdos possessed the intellect and vision to embrace the Spanish people as a nation. In 1873 he began the Episodios nacionales (National Episodes), a 46--volume series of historical novels in which he was concerned less with details and facts of history than with their impact on the lives of ordinary people. His works are sometimes divided into two periods: novels of the first period and contemporary Spanish novels. His early novels, Dona Perfecta (1876), Gloria (1877), Marianela (1878), and The Family of Leon Roch (1879), may be characterized as realistic with touches of romanticism. The novels are united by common characters and themes in the manner of Balzac's Human Comedy. Dona Perfecta is a denunciation of intolerance. Marianela explores the irony and tragedy of the destruction of love by scientific progress. Fortunata and Jacinta (1886-87), a four-volume masterpiece of the second period, contrasts two women - Jacinta, wife of the wealthy middle-class Juanito Santa Cruz, and Fortunata, his mistress. Both are admirable characters, but it is Fortunata who bears a son, demonstrating the vitality of the lower classes. The character of Maxi reveals Galdos's interest in mental illness and his naturalistic strain. Born and educated in the Canary Islands, Perez Galdos studied law briefly and spent most of his adult life in Madrid. His study of lower-class Spanish life and his attempts to improve it led him to the advocacy of more equal distribution of wealth and outspoken opposition to the Catholic church. While always popular with the people, he fared less well in literary circles. In 1889 he sought admission to the Royal Academy, an honor he was refused until 1897, and the Nobel Prize went to a contemporary, Jose Echegaray, a writer of considerably less talent. Galdos died poor and blind. Although the government refused him a state funeral, the entire Spanish nation mourned him. English translations of his novels now out of print are The Disinherited Lady (1881), Miau (1888), Compassion (1897), and Tristana.

Información bibliográfica